Juicio del 'procés' Trapero confirma que avisaron a Puigdemont, Junqueras y Forn del riesgo de violencia el 1-O

La Fiscalía burla la prohibición de Marchena de preguntar por la reunión de los Mossos con la Generalitat tres días antes del referéndum

Oriol Junqueras.
Oriol Junqueras. EFE

El ex jefe de los Mossos d’Esquadra José Luis Trapero ha confirmado lo que ya avanzaron dos subordinados en sesiones anteriores de que informaron a los responsables de la Generalitat que el 1-O podría haber incidentes violentos. Ha contestado a esta pregunta después de que el fiscal Javier Zaragoza burlase la prohibición del juez Manuel Marchena de preguntar por las reuniones mantenidas entre la cúpula de la policía autonómica y el Govern.

“Se expone con carácter general que había muchas posibilidades de encontrar dos millones de personas con intención de hacer algo y que 15.000 policías iban en sentido contrario y que eso iba a provocar problemas de orden público y seguridad ciudadana", ha dicho el mando, quien ha citado que en el encuentro mantenido el 28 de septiembre -apenas tres días antes del referéndum- en la sede de la Generalitat estaban el expresidente Carles Puigdemont, el exconsellerJoaquim Forn y el exvicepresidente Oriol Junqueras, estos dos últimos sentados en el banquillo de los acusados del Tribunal Supremo.

Este punto del interrogatorio ha generado un enfrentamiento en la sala entre el juez, el fiscal y el abogado de Forn. Antes de la suspensión para comer, la Fiscalía ya había intentado preguntar por esa cita del día 28, lo que generó la protesta del letrado del exconseller. Su argumento es que Trapero ha sido citado como testigo por VOX y, en ese sentido, el Ministerio Público no puede por ley preguntar por cuestiones que no haya abordado antes la parte solicitante del testimonio.

La argucia del fiscal

VOX no lo había hecho y por esa razón el tribunal que dirige Manuel Marchena había decidido por unanimidad impedir al fiscal Zaragoza preguntar por ello. Pero minutos después y en el marco de otra pregunta, el fiscal aprovechó para colar -a modo de matiz- por la reunión con la Generalitat. Lejos de eludir la cuestión, Trapero se ha extendido en la respuesta, lo que ha motivado la queja del abogado de Forn: "Se ha ido por la puerta y ha entrado por la ventana". Marchena ha insistido en su prohibición y no ha habido más preguntas sobre este punto en concreto por parte del fiscal.   

En su turno de preguntas, Melero trató de evidenciar que Forn nunca dio instrucciones concretas a los Mossos para que incumplieron los mandatos de la juez. Trapero ha confirmado que en esa cita de la Generalitat no le dio ninguna directriz en ese sentido y le dijeron que hiciese su trabajo. Melero sí podía preguntar por la reunión al haber solicitado el testimonio de Trapero como testigo. 

Antes de esa cita el día 28 en la Generalitat, la Comisaría general de Información de los Mossos d'Esquadra elaboró un informe sobre posibles escenarios violentos e incidentes el día de la consulta declarada ilegal por el Tribunal Constitucional. Trapero ha ratificado aquel documento y ha añadido que su opinión: "con carácter general, la valoración es que había algunas zonas, barrios donde estaban grupos que habían participado en concentraciones que habían pasado de lo reivindicativo y que en algunas zonas era previsible que esa resistencia activa tuviera un tono más…".

"No se qué calificativo poner", ha remachado el mando, quien ha opinado que aquel temor no iban tanto por los CDR (Comités de Defensa del Referéndum)" sino por otros grupos que habían participado en reuniones. Esta declaración, como la hace días del responsables de Información de Mossos, Manuel Castellví, es clave para las acusaciones ya que, en el marco del delito de rebelión que defiende la Fiscalía, acusan a la Generalitat de asumir la violencia como una herramienta para lograr el objetivo de la independencia

"Transmitimos varios mensajes. Les trasladamos nuestra preocupación por posibles conflictos graves de orden público y seguridad ciudadana. Que iba a haber dos millones de personas en la calle y 15.000 policías y eso iba a provocar conflictos graves de orden público. Les emplazamos al cumplimiento de la legalidad, de las órdenes judiciales, y les dijimos que íbamos a cumplirlas. Que el cuerpo de Mossos no iba a quebrar con la legalidad y la Constitución, que no acompañábamos el proyecto independentista", ha resumido Trapero en su última intervención en el juicio por el proceso independentista en Cataluña.

Pidió que fuese Forcadell

El mayor ha explicado que fue él mismo el que pidió a Forn la celebración de ese encuentro con los exdirigentes del Govern y que también solicitó que estuviera también la entonces presidenta del Parlament Carme Forcadell porque su preocupación iba "más allá del tema del referéndum".

El exjefe de la policía autonómica ha podido finalmente explayarse en la explicación sobre lo ocurrido en esta reunión con los exdirigentes de la Generalitat debido a que, después de las preguntas de acusaciones y defensas, ha sido el presidente del tribunal, el magistrado Manuel Marchena, el que ha tomado la palabra para preguntarle "qué mensaje querían transmitir" los mandos de la policía autonómica.

Marchena ha hecho así uso por primera vez en el juicio de la prerrogativa que le concede para este fin el artículo 708 del la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) y con el objetivo de "depurar los hechos".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba