Política

Sociedad Civil Catalana se independiza de los partidos constitucionalistas

La organización afronta su peor crisis por la destitución de su presidente José Rosiñol, que pone de manifiesto las discrepancias entre Ciudadanos, el PSC y PP sobre cómo combatir el separatismo

José Rosiño (i), presidente saliente de SCC, y Álex Ramos, presidente provisional.
José Rosiño (i), presidente saliente de SCC, y Álex Ramos, presidente provisional.

Sociedad Civil Catalana (SCC) se enfrenta a la peor crisis de su corta historia por la destitución de su presidente José Rosiñol y parte de su junta directiva en las últimas horas. Rosiñol ha sido apartado oficialmente por deficiencias en su gestión.

El argumento, que según varias fuentes consultadas es real, esconde en su trasfondo el abismo que existe ahora mismo entre Ciudadanos, el PSC y el PP sobre cómo combatir al separatismo en Cataluña. El coste de salvaguardar la unidad de ese espacio en torno a las siglas de SCC ha sido demasiado alto para algunos de los principales benefactores de la organización, que quieren recorrer su propio camino sin mirar tanto a los posicionamientos políticos de los partidos.

SCC, que nació en 2014, es la némesis de las plataformas independentistas ANC y Omnium Cultural. En su haber está la organización de las dos manifestaciones a favor de la unidad de España más multitudinarias que se recuerdan en Cataluña los días 8 y 29 de octubre del 2017.

El peor momento

"El momento no puede ser peor para andar con líos internos". Si en algo coinciden todos en SCC es que la crisis, con la convivencia en Cataluña en riesgo, es muy inoportuna. Rosiñol fue forzado a dejar el cargo por ser supuestamente incapaz de justificar algunos gastos a petición de varios miembros de su propia junta.

Álex Ramos, hasta ahora vicepresidente, será el presidente interino hasta la celebración de una Asamblea a mediados de enero, en la que los socios elegirán un nuevo equipo directivo. Vozpópuli ha tratado de recabar sin éxito el parecer de Rosiñol, elegido hace poco más de un año, que tiene previsto defender su gestión y el cargo en esta Asamblea.

Los más críticos acusan a Rosiñol y al resto de destituidos de "autoritarismo". "Son malos gestores y han ido al trabajo fácil, no al meollo del asunto que es combatir al independentismo", dicen fuentes de SCC consultadas por Vozpópuli.

Otros achacan lo ocurrido a un pulso entre el PSC y el PP por el control de la cúpula de la plataforma. Ciudadanos se ha situado al margen. El enfrentamiento en el espacio constitucionalista es manifiesto. La apuesta por Manuel Valls como candidato a la alcaldía de Barcelona, bendecida por SCC, es el mejor ejemplo de la distancia sideral que separa a los tres partidos, incapaces de agruparse en torno al ex primer ministro de Francia.

El PSC defiende el diálogo con la Generalitat de Torra, una España federal y una reforma estatutaria que dé más autogobierno a Cataluña. Ciudadanos pide un nuevo 155 y el PP lucha por su supervivencia en Cataluña amenazado por el partido naranja y la irrupción de Vox.

Los equilibrios de Rosiñol

Los equilibrios de Rosiñol para que cualquier acto de Sociedad Civil contase siempre con el apoyo de los tres partidos no han gustado a buena parte de los socios de SCC. Algunos le reprochan su escaso o nulo apoyo a los movimientos ciudadanos que retiran lazos amarillos de las calles o su negativa a organizar alguna gran manifestación.

La última movilización de SCC, bajo el lema "Ahora más que nunca, seny", se produjo en Barcelona en marzo. Rosiñol era un firme convencido de que la organización debía jugar un papel diferente al de hace un año y que lo que correspondía ahora era bajar el tono. Trató de reunirse con ANC y Omnium en un intento por calmar los ánimos. No lo consiguió. 

El ex presidente también se ha mantenido al margen de fenómenos como Tabarnia, que cuenta con una estructura más grande de lo que pueda parecer tratándose de una sátira.

En octubre, se creó la plataforma S'ha acabat como una escisión de SCC. Su fundador José Lago defendió el activismo en las calles. Lago, que fue coordinador de los jóvenes a SCC, consideró que "la línea estratégica de SCC dejó de ser la que creemos más adecuada y decidimos crear este proyecto". Hace unos días fueron noticia durante una concentración en la Universidad Autónoma de Barcelona en la que fueron increpados

"Quiero una SCC guerrera y transversal que sume nuevos socios y que esté en contacto con la calle", dice un veterano de la asociación. "El grupo destituido se ha acobardado mucho y siempre estaba esperando la bendición de los partidos para mover cualquier ficha".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba