PSOE Los sindicatos piden a Sánchez que el PSOE no vuelva a ningunearles en pactos con el PP

El Gobierno todavía no ha llamado al equipo de Ferraz que negociará el objetivo de déficit para 2018 y algunos sectores socialistas sospechan que quiere llegar antes a un acuerdo en el Consejo de Política Fiscal y Financiero con los barones críticos.

El secretario general del PSOE y los líderes de UGT y CCOO en Ferraz
El secretario general del PSOE y los líderes de UGT y CCOO en Ferraz Flickr PSOE

Un antes y un después en las relaciones entre los socialistas y los sindicatos. De esta manera tan solemne se calificó ayer a la reunión de las tres Ejecutivas del PSOE, UGT y CCOO en Ferraz, la primera que celebra Pedro Sánchez con las organizaciones sindicales desde que volvió a la Secretaría General y en un formato inédito. Y aunque no sirvió para poner encima de la mesa iniciativas concretas, sí acabó con un compromiso de mantener una interlocución que garantice que "no vuelva a ocurrir" lo que pasó el pasado mes de diciembre, cuando el PSOE pactó con el Gobierno y "de espaldas a los dos sindicatos" una subida del salario mínimo.

Han pasado seis meses pero los sindicatos siguen dolidos por aquel acuerdo que alcanzó la Gestora dirigida por Javier Fernández con el Ejecutivo del PP a cambio del apoyo al techo de gasto para 2017 y que criticaron duramente por considerarlo una intromisión al diálogo social: el PSOE cerró ese pacto cuando el Gobierno mantenía la mesa de negociación abierta con las organizaciones sociales.

Pero ahora creen que, con Pedro Sánchez a los mandos del PSOE, no hay riesgo de que eso pase y con esa tranquilidad de que "eso no va a repetirse" se marcharon de Ferraz las delegaciones de UGT y CCOO, después de que el responsable de Economía de la nueva Ejecutiva, Manuel Escudero, así se lo garantizara. Además, según explicó la vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, el economista les dijo que no negociarán una subida puntual del SMI, porque coinciden con los sindicatos en que la estrategia no es aprobar un aumento para un año concreto -aunque admiten que aquel 8% fue "muy llamativo"- sino en la perspectiva de 2020 y el objetivo de los 1.000 euros.

Con carácter general, en esta nueva etapa, el compromiso es trabajar con una mayor comunicación entre organizaciones, con "un respeto escrupuloso", eso sí. "Ni nosotros les hemos pedido que no firmen nada ni ellos nos han pedido que no firmemos nada", aclaró el portavoz de CCOO, Fernando Lezcano, que se mostró convencido de que este tipo de prevenciones no son necesarias porque la idea es que exista esa interlocución. 

Ahora, de cara a la negociación del nuevo techo de gasto no hay nada previsto y, por lo que aseguraron ayer en Ferraz, los sindicatos no le han trasladado al PSOE una petición para que exija una nueva subida del SMI. Según fuentes socialistas consultadas por este periódico, esta posibilidad tampoco la tienen encima de la mesa, aunque aún no han fijado una posición en este sentido.

El PSOE no ha recibido todavía la llamada del Gobierno para hablar del techo de gasto

De hecho aún no se han sentado a negociar con el Gobierno. Si el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sigue sin llamar a Pedro Sánchez, tampoco ha habido contactos entre Moncloa y el PSOE para hablar del techo de gasto que aprobará el Consejo de Ministros el próximo lunes 3 de julio. Hace seis meses las negociaciones las llevaron el exministro Valeriano Gómez y el portavoz de Economía en el Congreso, Pedro Saura; ahora esos contactos corresponderán a este diputado murciano y Escudero.

El PSOE no ha dicho que vaya a negociar con el Gobierno, pero así lo dejó entrever el secretario de Organización, José Luis Ábalos, cuando hace unos días dijo que tienen "una propuesta", de la que todavía no han dado ningún detalle. Antes de acabar 2016, el PSOE pactó con el Gobierno, además de la subida del SMI, elevar las cotizaciones más altas para tapar el agujero de la Seguridad Social, un paquete fiscal para cuadrar las cuentas y un poco más de margen para que las comunidades autónomas reduzcan su déficit.

Algunas fuentes socialistas temen que el Gobierno intente cerrar con los 'barones críticos' con Pedro Sánchez, esto es, con Susana Díaz, Ximo Puig, Jabier Lambán, Javier Fernández, Guillermo Fernández Vara y Emiliano García Page, un acuerdo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera de este jueves.

El objetivo sería poner más complicado al líder socialista abstenerse o decir no en el objetivo de déficit que marque el Gobierno en el Consejo de Ministros del lunes 3 de julio. Se trataría, según estas fuentes, de una jugada para dejarle sin margen de maniobra.      

Antes de Iglesias, foto de "la izquierda" con los sindicatos

El nuevo secretario general del PSOE quiso recibir a los sindicatos antes de empezar su ronda de contactos políticos para buscar mayorías alternativas al PP en el Congreso. Y, en vísperas de su encuentro con Pablo Iglesias, le sirvió para mandarle un mensaje a Podemos: su sintonía con los sindicatos y su foto con Toxo y Fernández, bajo el nuevo lema del partido, 'Somos la izquierda'. 

Sánchez ya cuidó la relación con los sindicatos en su primer mandato, pero en esta nueva etapa quiere potenciarla y para ello será clave su nuevo secretario de Empleo, el que fuera 'número dos' de UGT con Cándido Méndez, Toni Ferrer. Su objetivo es tejer esa "alianza de progreso" que llevó a su programa para las primarias y en la que inicialmente contaba con Podemos. Después descabalgó al partido de Pablo Iglesias, una vez constató que su militancia no aprueba esa vinculación con el partido morado.

Y parece que cuenta con el apoyo de los sindicatos, que este lunes constataron "un cambio en las relaciones" entre las tres organizaciones, en palabras de la 'número dos' de UGT, o "un antes y un después", según dijo el portavoz de CCOO. No es que no hayan tenido interlocución en el pasado, sino que ahora han constatado una "gran sintonía" después de que el nuevo proyecto del PSOE, aprobado en el 39 Congreso, se haya acercado más a sus postulados. No obstante, Antoñanzas ha pedido prudencia y esperar a un año para comprobar si UGT y el PSOE vuelven a ser organizaciones hermanas.

Por lo pronto, en su agenda tienen algunos asuntos encima de la mesa en los que van a seguir trabajando, como el Pacto de Toledo y las pensiones; un plan para jóvenes; la derogación de las reformas laborales; igualdad de género; y la iniciativa legislativa popular sobre la Renta Mínima. No hay todavía ninguna propuesta concreta, tampoco en el 'rescate juvenil', pese a que es una de las grandes apuestas de Sánchez en su vuelta.

El objetivo es ir hablando en nuevas reuniones concretas, aunque se han cuidado mucho de hablar de "mecanismos" permanentes de trabajo, que, según ha dicho Lezcano, no quieren que se hable de que "el PSOE monta un frente popular con los sindicatos" 

De estos y otros asuntos hablará el líder del PSOE en sus reuniones de esta semana con Pablo Iglesias primero, y después con Albert Rivera, reuniones ante las que los sindicatos sólo han trasladado su respeto. No tendrán nada que objetar tampoco a un posible acuerdo con Ciudadanos, dice, si este partido asume las 20 medidas urgentes que plantearon hace un año, antes de las elecciones del 26 de junio. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba