Ciudadanía frente al populismo

“En el siglo XXI no hace falta llevar un fusil para dar un golpe de Estado”

El filósofo Fernando Savater desmonta la estrategia populista del independentismo en una mesa redonda junto a la eurodiputada Maite Pagazaurtundúa y el expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra

Fernando Savater junto a Maite Pagazaurtundúa
Fernando Savater junto a Maite Pagazaurtundúa

“Populismo es todo aquello que pone la democracia por encima de las instituciones”. El diagnóstico se encargó de fijarlo el filósofo Fernando Savater ante una sala que se llenó ayer en Madrid para escucharle a él, a la eurodiputada Maite Pagazaurtundúa y al exdirigente socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Compartieron un recetario contra el populismo imperante, en España y en el mundo. Alertaron de los golpes de Estado sin militares, como el de Cataluña, y abogaron por educar en ciudadanía desde los colegios.

Dos vascos y un extremeño con algo en común más allá de la socialdemocracia, moderados por la periodista catalana Anna Grau, charlaron durante una hora bajo el título de ‘Ciudadanía frente a los populismos’. Hubo diagnóstico, pero también propuestas en unas intervenciones que volvieron sus pasos sobre el fundador de la UE, Altiero Spinelli, J.K. Galbraith y su “Cultura de la satisfacción” o pensadores como Ortega y Gasset, Camus y hasta Sartre. También firmas más recientes como Timothy Snyder, crítico con la “democratura” de Vladimir Putin en Rusia.

“En mi juventud, entre la sociedad y los políticos había referentes como estos. Hoy hemos cambiado los filósofos por tertulianos de televisión”, advirtió Ibarra. Pero la moderadora miró al futuro casi como aviso a los oradores de que “los éxitos del pasado no justifican las carencias del presente”. Así se pusieron manos a la obra. “¿Qué hacer?”, se preguntó Savater, con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina. “Estamos en vísperas de algo muy peligroso, pero aún se puede atajar”.

Descripción del populista

Pagaza completó la descripción inicial del filósofo desnudando al populista como aquel que falsifica la Historia, adopta el victimismo, reivindica una única forma de comunidad y convierte el lenguaje político en sentimientos. “Para esto no es necesario leer ningún libro, basta haberlo vivido como nosotros en el País Vasco”, dijo la hermana de Joseba, asesinado por ETA. Luego entre todos les pusieron nombres y apellidos. Por ahí desfilaron las “leyes optativas” de Ada Colau, el chalet de Pablo Iglesias y sus referentes Chávez y Maduro “sobre los que ya no habla”, el kirchnerismo argentino, VOX, Orbán el húngaro, el Gobierno polaco o Bolsonaro, previsiblemente, el próximo presidente de Brasil.   

Maite Pagazaurtundúa
Maite Pagazaurtundúa

“A mi lo que me preocupa es el apoyo de la gente. No es que Iglesias sea más populista que Abascal, el problema es que uno tiene muchos votos”, bajó a la arena Savater. Pagaza alertó en especial contra el populismo con capacidad de desestabilizar y ahí se fijó en Cataluña, donde “el año pasado las instituciones al final aguantaron, pero se estuvo al borde de la catástrofe”. “Lo que esconden los populistas es que están jugando a tomar el poder y les interesa el caos, que los problemas se pudran en el barro. Frente a eso, hay que bajar al barro y quitarlo”, arengó.

Savater insistió en que "primero vino la separación de poderes y después la democracia, no al revés". Y desde ese punto de partida hizo una defensa cerrada de las instituciones. “No hay democracia sin legalismos”, zanjó.   

Nacionalpopulismo catalán

No tardó mucho en salir lo que bautizaron como el nacionalpopulismo, que a su juicio representa el independentismo catalán. “Estamos en el siglo XXI, ya no hace falta llevar un fusil para hacer un golpe de Estado”, apuntó Pagaza. “Lo que está pasando en Cataluña evidentemente es un golpe de Estado”, secundó Savater. En la misma línea se sumó Ibarra con una pregunta retórica: “¿Si mañana un Gobierno anula las elecciones democráticas, sería un golpe de Estado?”.

El expresidente de Extremadura abogó por que la gente se haga responsable de sus actos y de sus votos antes de que Savater esbozase otra definición: “Democracia es el régimen donde los culpables de las cosas que pasan las tienen los ciudadanos”. Hubo consenso en que hay que mejorar la reglas del juego. Pagaza planteó, por ejemplo, que en la Unión Europea se deje de buscar acuerdos unánimes y opte por mayorías cualificadas: “Como haya uno o dos países que te quieran reventar el juego, se acabó”. También pidió organismos que en fase electoral puedan verificar que son realizables las medidas que se prometen en el programa electoral.

No hubo acuerdo, en cambio, a la hora de añorar o juzgar el bipartidismo en España. El socialista Ibarra lo defendió como garantía de estabilidad y Pagaza, que abandonó el PSE para unirse a UPyD, replicó que los sistemas "también se desgastan", sobre todo cuando se cometen "abusos". Tampoco hubo consenso a la hora de valorar el papel del presidente Pedro Sánchez, “la marca blanca de Podemos”, según Savater . “Si la moción de censura no hubiese prosperado, también se podría decir que Rajoy seguiría siendo presidente gracias al apoyo de los independentistas”, terció Ibarra.

Juan Carlos Rodríguez Ibarra
Juan Carlos Rodríguez Ibarra

Las élites conservadoras

A juicio del extremeño, el futuro dependerá del paso que den las élites conservadoras.”Siempre han sido ellos quienes han elegido los actores. En el periodo entreguerras se aliaron con el fascismo y después de la segunda guerra mundial colaboraron con la socialdemocracia”. Pagaza puso el acento en que en el siglo XXI han cambiado las reglas del juego, en parte a causa de la revolución digital, que ha transformado la sociedad, incluso psicológicamente

Savater recordó cuando alumbraron una asignatura de ética ciudadana que luego se dio en llamar Educación para la Ciudadanía. “Lo comparaban con la formación del espíritu nacional, pero yo prefiero hasta la formación del espíritu nacional a la nada. Así supe yo lo que era un sindicato y un Parlamento, que eran cosas de las que no se hablaban”, bromeó el filósofo. Volvieron por tanto a su frente común contra el populismo en el que embarcaron a los medios de comunicación y a una sociedad civil reforzada. Pagaza puso el broche a este recetario antipopulista con un símil gastronómico: deseó “que el guiso tenga el punto justo en todos sus ingredientes”.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba