Política

Serrano mantiene su crítica a la sentencia de La Manada tras ser desautorizado por Vox

"¿Se imaginan las reacciones que hubiera habido, si la sentencia absuelve o hubiera mantenido la condena por abuso sexual?", dice el líder de Vox en Andalucía

El presidente de Vox en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano.
El presidente de Vox en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano. EP

El presidente de Vox en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano, mantiene su crítica a la sentencia dictada por el Tribunal Supremo contra los miembros de 'la manada'. Todo a pesar de que la dirección del partido de Santiago Abascal decidió este sábado desautorizar unas palabras expresadas "a título personal". 

Así lo manifestado el propio Serrano en un nuevo comunicado difundido este domingo, después de la polémica suscitada por asegurar que la condena a 15 años de prisión por violación está "cargada de condicionantes mediáticos y políticos" y acabará ante el Tribunal Constitucional. "Hasta un gatillazo o no haber estado a la altura de lo esperado por la mujer podría terminar con el impotente en prisión. Esto es gravísimo. Es un torpedo directo contra la heterosexualidad", sostenía en un texto que ha borrado de sus redes sociales. 

El portavoz parlamentario de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, trató de distanciar al partido de las palabras de Serrano y enfatizó su "máximo respeto por las resoluciones de los Juzgados y Tribunales". Este domingo, Serrano ha borrado esas palabras, pero abunda en su crítica jurídica al Supremo e insiste en que la sentencia fue dictada "bajo la presión mediática de grupos que poder que quieren imponer sus prejuicios frente a las garantías del proceso".

"¿Se imaginan las reacciones que hubiera habido, si la sentencia absuelve o hubiera mantenido la condena por abuso sexual?", añade. "Al final no serán los tribunales los que juzguen en libertad, sino la presión de la calle dirigida por los lobbies de poder", ha lamentado. El juez en excedencia dice que "en ningún momento ha defendido a los miembros de La Manada" porque son "unos machistas con los que de forma maliciosa se ha querido identificar a la población masculina heterosexual española".

"¿Se imaginan las reacciones que hubiera habido, si la sentencia absuelve o hubiera mantenido la condena por abuso sexual?"

Y dice basar su crítica en una circular de la propia Fiscalía General del Estado, la Circular 1/2018, sobre cuestiones que suscita la nueva regulación de segunda instancia en materia penal". "Agravar la pena o condenar a un absuelto en primera instancia, va en contra del principio de inmediación en la apreciación de la prueba". Por eso, sostiene, "hubiera sido necesario repetir el juicio ante el Supremo, o la práctica de toda la prueba y la audiencia de los acusados", remata. 

"Puedo hablar con propiedad"

En este sentido, dice que puede "hablar con propiedad sobre la materia", pues por esa causa el Tribunal Constittucional anuló su condena por prevaricación dolosa ante el Tribunal Supremo. Serrano dice haber "querido advertir de las graves consecuencias que una interpretación literal de esta sentencia puede conllevar de futuro para la relaciones entre hombres y mujeres", aunque reconoce que lo ha hecho "de forma quizás inapropiada y no comprendida". 

El magistrado defiende que violadores y maltratadores sean juzgados "con todas las garantías" e incluso se muestra partidario de "agravar las condenas e imponer la pena de prisión permanente revisable" en algunos casos. En este sentido, Serrano defiende el derecho a "poder criticar y manifestar las expresión de pensamiento, aún cuando no comulgue con la dictadura de lo políticamente correcto". Y hace énfasis en que las sentencias anteriores fueron criticadas "con virulencia, recibiendo algunos de los magistrados que las dictaron, duros insultos y hasta amenazas que necesitaron escolta policial, por su decisión contraria a la sentencia popular, que ya había dictado de antemano el feminismosupremacista".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Volver arriba