Elecciones 10-N El PSOE se impone en el Senado pero pierde la mayoría absoluta

El PSOE pierde la mayoría en la Cámara Alta y necesitará apoyo de los separatistas. Los populares recuperan fuerza trasel batacazo de abril y Ciudadanos pierde sus 4 representantes electos

Resultados del Senado en las elecciones generales
Resultados del Senado en las elecciones generales Clara Rodríguez

El PSOE consigue ganar de nuevo en el Senado tras las elecciones generales de este domingo pero pierde la mayoría absoluta que obtuvo tras los comicios del 28 de abril. Los socialistas de Pedro Sánchez logran 92 senadores, 27 menos que en la anterior cita con las urnas. El PP, por su parte, se anota un incremento de 29 senadores, hasta los 83 parlamentarios, aunque no le sirve para alcanzar la presidencia ni sumando los representantes designados por las Comunidades Autónomas.

A Sánchez tampoco le sirven estos para alcanzar los 133 senadores en los que se sitúa la mayoría absoluta. Por eso, necesitará buscar el apoyo de al menos otras dos fuerzas si quiere revalidar la presidencia de la Cámara. El tercer puesto es para los independentistas de Esquerra Republicana, con once puestos y el PNV se coloca como cuarta fuerza, con nueve. 

Junts per Catalunya y Navarra Suma, por su parte, logran tres senadores cada uno. Entre las fuerzas minoritarias, entran Teruel Existe y Vox con dos parlamentarios cada uno. Bildu, Coalición por Melilla (CpM) y la Agrupación Socialista Gomera (ASG) logran un acta cada uno. Los que se quedan fuera son Unidas Podemos y Ciudadanos, que en abril logró cuatro senadores. Aunque los de Albert Rivera mantendrán los ocho senadores autonómicos por Andalucía, Cataluña, Madrid y Murcia.

En los comicios de este domingo los españoles elegían a 208 de los 265 parlamentarios que forman la Cámara Alta. El particular sistema de votación de listas abiertas permite elegir tres parlamentarios de los cuatro que se escogen en cada provincia. Tradicionalmente, los dos grandes partidos se repartían los escaños en la mayoría de circunscripciones llevándose tres la fuerza más votada y uno la otra formación. 

Pero en los pasados comicios del 28 de abril se dio la particularidad de que en siete provincias las papeletas se distribuyeron de manera distinta después de una campaña anónima que pedía marcar sólo un candidato por cada formación (PP, Cs y Vox). Esto terminó dividiendo los apoyos del bloque de la derecha y debilitando sobremanera la fuerza del PP, que vio esfumarse el 'rodillo' del que disfrutaba en la anterior legislatura. Así, sus representantes electos cayeron hasta 55.

En la sede de Génova confiaban en achicar la brecha y poder arrebatar la presidencia que hasta ahora ostenta el filósofo Manuel Cruz. Para ello necesitaban prácticamente duplicar los 55 senadores obtenidos en abril y sumar los 14 autonómicos con los que cuentan y el de Navarra Suma. Finalmente, los números no lo permitirán.

Torpedear al Gobierno y el 155

El hecho que la Cámara Alta se fragmente como el Congreso sin una mayoría clara de ningún bloque puede suponer problemas importantes en caso de que Pedro Sánchez logre formar gobierno. A pesar de su fama de Cámara de poca utilidad, desde el Senado se puede torpedear la acción del Ejecutivo cuando no domina la fuerza que ocupa el Palacio de La Moncloa

Así, la Cámara Alta puede ralentizar la aprobación de la senda de déficit que debe elaborarse antes de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Algo que ya ocurrió el pasado año, cuando los socialistas querían elevar el objetivo del 1,3% del PIB al 1,8% para tener un colchón extra de 6.000 millones euros de gasto público. La maniobra supuso un choque institucional que los socialistas intentaron sortear sin éxito introduciendo una reforma exprés a través de otra norma. 

Un sobre con papeleta del Senado.
Un sobre con papeleta del Senado. EFE

Los de Santiago Abascal optaron en estos comicios por hacer un 'gesto' de dudosa utilidad hacia los populares y presentar sólo un candidato en cada provincia, en lugar de los tres posibles. Pero la única forma efectiva de haber conseguido un vuelco para la derecha sería haber formado la alianza España Suma que no prosperó. 

La razón de la estrategia de Abascal es que la otra función clave del Senado es la aprobación del artículo 155 de la Constitución, que ya se activó en 2017 tras la declaración de independencia por parte de las autoridades catalanas. Eso sí, para ponerlo en marcha hace falta primero que el Gobierno envíe un requerimiento previo al presidente de la Comunidad Autónoma para pedirle que se atenga a la legalidad vigente. Después, el Ejecutivo debe enviar un proyecto de aplicación del precepto al que debe dar luz verde por mayoría absoluta la Cámara Alta.  

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba