PGE

El sector duro del PNV presiona para impedir el apoyo a los Presupuestos de Rajoy

El presidente del partido en Guipúzcoa, Joseba Egíbar, vuelve a la carga contra la posibilidad de apoyar las cuentas públicas si no amaina el conflicto catalán: "Hoy por hoy, ni como mera hipótesis"

Joseba Egibar, presidente del PNV en Guipúzcoa
Joseba Egibar, presidente del PNV en Guipúzcoa EUROPA PRESS

Bajan revueltas las aguas en el PNV a cuenta del proceso independentista catalán. No es ningún secreto que el sector más abertzale, el que representa el presidente del partido en Guipúzcoa, Joseba Egíbar, lleva semanas con mucho protagonismo como adalid del rechazo al PP, por más que los populares hagan continuos gestos de aproximación, que van desde la aprobación de las cuentas del Gobierno Vasco hasta desatascar la liquidación del cupo hasta 2021.

Egíbar, partidario en este asunto de ir de la mano de los sindicatos ELA-STV, el más afín al partido, y de LAB, cree que, aun cuando no haya elecciones vascas a la vista, ese apoyo parlamentario en Madrid puede pasarles factura porque la parte más nacionalistas de la sociedad contempla irritada la "agresión" del Estado desde el referéndum del 1 de octubre.  

No en vano, la manifestación que convocó la plataforma Gure esku dago en Bilbao el 4 de noviembre bajo el lema "155 no. Derecho a decidir", estuvo protagonizada por Bildu y su sindicato, LAB, con el sindicato peneuvista ELA en un papel también muy activo, y sin un PNV que se precia de controlar la calle. Tal fue la irritación producida en los jeltzales que dos días más tarde su responsable de Política Institucional, Koldo Mediavilla, llegó a asegurar que aquello "se convirtió en una marcha contra el PNV".

El sector más moderado del partido cree que Egíbar está poniendo en riesgo un posible acuerdo presupuestario en 2018 que sería muy ventajoso para el País Vasco

Mediavilla es un pata negra de Vizcaya, la provinciacon más peso en el PNV, al que también pertenece el presidente, Andoni Ortúzar, y el lendakari, Íñigo Urkullu; no van a virar de manera inmediata el rechazo al PP hoy por hoy, pero, al igual que Mariano Rajoy, han optado por un perfil bajo en la esperanza de que la tormenta catalana amaine y eso permita retomar en 2018 el pacto presupuestario que alcanzaron en 2017. Un acuerdo que reporta al País Vasco 5.000 millones de euros entre cupo, AVE y otras inversiones.

Por eso, en Sabin Etxea (la sede central de Bilbao), aseguran diversas fuentes consultadas por Vozpópuli, no gustan las frecuentes apariciones de Egíbar poniendo aún más difícil ese apoyo presupuestario en las Cortes; como ayer en Onda Vasca, criticando el "juego" que realiza el Ejecutivo central: "desestabilizar la política en Cataluña a través del 155" y solicitar después los votos del PNV para "estabilizar" su propia posición en España.

"¿Esto de qué va?. Es absolutamente demencial. No tiene una equivalencia", se pregunta Egibar, para quien "en estas condiciones, hoy por hoy ni como mera hipótesis" se puede pensar que el PNV acabe apoyando los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

El dirigente guipuzcoano, que estuvo personalmente en las manifestaciones de octubre pasado en Barcelona, ya dijo hace semanas que el PNV es "parte" del conflicto, no un "mediador", en una clara alusión contra el papel jugado por Urkullu en las horas previas a la intervención de la Generalitat por la vía del artículo 155 de la Constitución el 27 de octubre pasado.

Urkullu intenta salirse ahora de un escenario catalán en el que llegó a ser mediador entre Rajoy y Puigdemont, pero el enconamiento político tras las elecciones del 21-D se lo impide

El lendakari, que había recibido dos días antes a una delegación de empresarios catalanes que le pidieron que mediara, acabó intercediendo en esas hora ante Carles Puigdemont para que convocara elecciones evitando así más desgarro social.

Y el presidente de la Generalitat accedió inicialmente aunque luego se desdijera, obligando al Estado a intervenir. Entonces, la posición del lendakari pasó de inmejorable por el éxito que había logrado a "complicada", dicen algunas fuentes peneuvistas, en la medida en que el conflicto se ha enconado políticamente y a él le ha pillado en medio aunque intente salirse.

Por eso, aunque el 31 de diciembre eludió el asunto en su discurso televisado de fin de año, tras la confirmación de la prisión para Oriol Junqueras, el 4 de enero, comentó en redes sociales que el futuro de Cataluña se debe abordar por "vías políticas", no por procedimientos "judiciales ni penales". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba