Juicio al 'procés' El jefe de la Policía el 1-O enmarca las agresiones a agentes en un plan “perfectamente organizado”

Agentes de Información desplegados en los colegios desde primera hora avisaron de que el despliegue de Trapero era ineficaz

Policía Nacional
Policía Nacional Europa Press

Ciudadanos "cabreados", "enrabietados", de reacciones "violentas". Esta es la imagen que tiene del 1-O el que fuera jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía en Cataluña durante la jornada del referéndum ilegal. Sebastián Trapote ha declarado este jueves como testigo en el juicio del procés, donde ha denunciado que la resistencia de los partidarios de la consulta a las unidades policiales en los centros de votación aquel día estaba “perfectamente organizada”.

“Principalmente había una serie de individuos que su agresividad era de alta virulencia. Eso estaba todo perfectamente organizado. Sabían cómo tenían que hacer la resistencia, había llamamientos por redes sociales, nos agredían, nos empujaban”, ha descrito este mando policial, ya jubilado.

La versión de Trapote choca con el relato de los acusados, que describen una consulta "cívica" y "pacífica" en los colegios electorales. El responsable de los policías en Cataluña ha hecho especial hincapié en un centro educativo Fedac, en el barrio de Horta, Barcelona. 

"A veces era más complicado salir que entrar en los colegios. Los ciudadanos que estaban fuera estaban mucho más cabreados, enrabietados y las reacciones eran más violentas y las unidades se tenían que emplear de una manera más fuerte que a la entrada, no podíamos consentir que nos rodearan y nos bloquearan y no nos dejaran salir", ha dicho. Dichas actitudes les llevaron a retirarse y no poder actuar en este colegio.

A preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, ha declarado que días antes de la consulta la Brigada de Información hizo un informe basado en "fuentes abiertas" en el que se constataba que "había habido un llamamiento de los miembros del Govern y de asociaciones independentistas para que el día 1 acudieran el personal de una manera masiva a los colegios para bloquear la entrada e impedir el acceso de las fuerzas de seguridad". "Todos los responsables de seguridad eramos conscientes de que ese día iba a ser muy complicado", ha a apuntado.

Preguntado por una de las defensas sobre el uso de la fuerza ejercida por los agentes de la Policía aquel 1 de octubre, Trapote ha asegurado que se trató de una intervención "congruente" y "racional". Ha insistido en que se utilizó la fuerza cuando "no quedaba más remedio", que no se trató de una acción "gratuita".

65 policías heridos

Respecto al número de policías heridos, el mando policial cifró, según las actas, 65 policías repartidos de la siguiente manera: 24 en Barcelona, 20 en Lleida, siete en Girona, siete en Tarragona, seis en Sabadell y uno en Hospitalet. Esa cifra -inferior a la que han ofrecido otros responsables de Interior en lo que va de juicio- incluye sólo a miembros de la Policía Nacional.

Trapote ha refrendado buena parte de la declaración que este martes realizó el coronelDiego Pérez de los Cobos respecto de la actuación de los Mossos el día de la consulta que calificó como una “estafa”. Según ha dicho, desde primera hora dispusieron agentes de Información, que avisaron del plan “ineficaz” de los Mossos para abortar el referéndum.

“A primera hora nosotros dispusimos un dispositivo de Información en los centros. Nos dicen que hay gente en los alrededores y que los efectivos que hay de Mossos son prácticamente los de unas elecciones normales, que no son de unidades antidisturbios. Patrullas, dos tres policías, no había muchos mossos”, ha relatado. Asimismo, también ha confirmado las reticencias del major de los Mossos d'Esquadra, José Luis Trapero, mostró su rechazo a ser coordinado por un mando del Ministerio, en referencia a Pérez de los Cobos.

Preguntado en concreto por VOX si cree que ese plan de los Mossos estaba enfocado a incumplir la orden judicial de evitar el referéndum, Trapote ha contestado hicieron "un dispositivo enfocado a salvaguardar la seguridad colectiva y con esos efectivos era imposible". "La actitud era más bien pasiva", ha remachado.

Contradicción

En el marco de su interrogatorio sí se evidenció una contradicción con respecto a lo declarado días antes tanto por el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, como el coronel Pérez de los Cobos. Trapote afirmó que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) les citó el 27 de septiembre, cuando faltaban apenas unos días para la celebración del referéndum, para entregarles el auto en el que se ordenaba impedir la consulta.

Tanto Nieto como Pérez de los Cobos aseguraron que sólo se les notificó la parte dispositiva del citado auto, es decir, donde se ordenaba abortar la consulta. En cambio Trapote ha dicho que sí tenía todo el auto. Esta contradicción tiene importancia para las defensas de los acusados porque en los fundamentos jurídicos del documento la juez pedía a las fuerzas de seguridad respetar la “normal convivencia”. En eso se basan para defender que los Mossos, que si conocían esa parte del documento, actuaron conforme a la Ley al no usar la fuerza el 1-O.     



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba