El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se plantea no ir a La Zarzuela el próximo domingo y comunicar por teléfono a Felipe VI la composición del nuevo Gobierno antes de anunciarlo en rueda de prensa en La Moncloa, según ha sabido Vozpópuli en fuentes solventes.

Esta comunicación oficial es preceptiva para que el Rey firme los nombramientos de los nuevos ministros y aparezcan en el BOE del día siguiente, pero en ningún sitio se indica si esta comunicación tiene que ser presencial o de otra manera. Eso sí, todos los predecesores de Sánchez en el período democrático han ido a La Zarzuela para este trámite cuando se ha iniciado una legislatura y se ha tenido que nombrar un nuevo Ejecutivo. Otro caso han sido algunas crisis de gobierno por una dimisión o cese de un ministro, en las que el jefe del Ejecutivo ha comunicado el sustituto al Rey por teléfono.