Política

El giro migratorio de Sánchez: de 'salvar' al Aquarius a ignorar al Open Arms

Italia y Malta se niegan a abrir sus puertos sin un compromiso para repartir entre los estados miembros de la Unión a los migrantes rescatados en el Mediterráneo. Ahora, Sánchez rechaza llevar la iniciativa

Imagen del barco.
Imagen del barco. EUROPA PRESS

Hace apenas un año que el Gobierno socialista de Pedro Sánchez abrías las puertas al buque Aquarius, al que Italia y Malta negaban el permiso para atracar en sus puertos con cientos de inmigrantes a bordo. Con un 'gesto' muy criticado desde la oposición, el Ejecutivo español recién llegado a La Moncloa se jactaba de haber colocado en la agenda europea el debate de una situación que, a día de hoy, se sigue repitiendo cada vez que las ONG salen al Mediterráneo para rescatar migrantes que navegan a la deriva.

Pero apenas doce meses después, la posición del Ejecutivo español ha dado un giro de 180 grados. "España cumple, rescata, salva vidas permanentemente, y no podemos permitir que en el ámbito europeo se afinque el concepto de que solo España puede rescatar, solo España salva vidas y solo España recepciona", sentenciaba este viernes la ministra portavoz Isabel Celaá al ser preguntada por la situación en la que se encuentra el barco de bandera española Open Arms, con 121 inmigrantes a bordo y que este sábado salvaba a 39 más frente a las costas de Túnez.

"Es obligación de todo capitán de buque que ve que hay un riesgo en su tripulación conducirlo al puerto seguro más cercano", se limitó a señalar la también ministra de Educación. Todo, a sabiendas de que tanto Italia como Malta ya han denegado el permiso para el desembarco al buque de la ONG española, que lleva diez días esperando a que algún país le permita desembarcar en un puerto seguro. 

Lo que quieren ambos países -que han sufrido en primera persona la presión migratoria- es un compromiso por parte de las instituciones comunitarias para repartir a los migrantes entre los distintos estados antes de abrir sus puertos. Pero para que la Comisión Europea active el mecanismo que permitiría esa futura distribución, es necesario que al menos uno de los Estados lo solicite formalmente. Y, de momento, España ha evitado tomar la iniciativa. "No, no tenemos que hacerlo", llegó a decir la vicepresidenta Carmen Calvo.

Salvini pide llevarlos a Ibiza

El Ejecutivo socialista -ahora en funciones- ha evitado hacer cualquier gestión en Bruselas para que el barco de la ONG española pueda atracar en algún puerto seguro, mientras que el ultraderechista ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, decía este viernes en Twitter que es España quien debería hacerse cargo de estos migrantes. Este sábado llegaba a proponer en tono irónico llevarlos a Ibiza para que "se diviertan". 

Aunque la intención de la ONG no es atracar en nuestro país, sino que España haga las gestiones en las instituciones para poder desembarcar. El propio Gobierno español prohibió en su día al barco salir de nuevo a realizar tareas de salvamento en altamar. Pero tras pasar seis meses bloqueado en el puerto de Barcelona, el barco de la ONG zarpó sin permiso de las autoridades españolas. Así que si regresa a algún puerto español, podría ser inmovilizado y se enfrentaría a una multa económica. 

El propio Gobierno español prohibió en su día al barco salir de nuevo a realizar tareas de salvamento en altamar

A la espera de encontrar una solución para el Open Arms que ya reclaman incluso desde el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el Presidente del Parlamento Europeo remitió una carta a la Comisión pidiendo medidas urgentes. Pero la portavoz comunitaria Annika Breidthardt explicó que la CE no ha iniciado la coordinación del desembarco porque no tiene competencias para designar un puerto y no ha recibido todavía la petición de ningún Estado miembro para hacerlo.

Lejos queda ahora la presión que España dijo ejercer para buscar una solución al desembarco del Aquarius en agosto del pasado año. Entonces, el Gobierno se arrogaba el mérito de haber negociado junto a Francia para conseguir que el buque atracase en La Valeta (Malta). Sánchez llegó a presumir de haber sido el "coordinador de un acuerdo pionero" para distribuir la acogida de los rescatados en el Mediterráneo. Pero un año después, el problema sigue vivo y sin acuerdo en una Unión Europea que acaba de renovar por completo a los miembros de sus principales instituciones.

"Parece que la estrategia en las políticas que aplica el Gobierno, también en las políticas de inmigración, está basada en las necesidades de propaganda del señor Sánchez en un momento determinado, más que en la aplicación de los compromisos que tiene España con la UE o con los derechos humanos", criticaba este jueves el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba