Política

Pedro Sánchez intenta frenar el motín de ministros contra Podemos: "Si nos rompemos, perdemos el Gobierno"

El Consejo de Ministros se encuentra dividido en dos bloques con Ábalos como mediador. Un pacto con Ciudadanos puede reducir el peso de Iglesias y dar fuerza a los sectores socialistas anti-Podemos

Pedro Sánchez en el Congreso con la vicepresidenta Nadia Calviño
Pedro Sánchez en el Congreso con la vicepresidenta Nadia Calviño Europa Press

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, intenta frenar la protesta de varios ministros contra Podemos en un momento delicado de la negociación presupuestaria. Sánchez ha trasladado a varios ministros su petición para que rebajen la tensión, advirtiéndoles de que los equilibrios del Ejecutivo son muy frágiles y que, con la crisis de la pandemia, ciertos desencuentros pueden facilitar a la oposición argumentos para su maniobra de forzar una crisis de Gobierno.

“Si nos rompemos, perdemos el Gobierno”. Este es el mensaje que Sánchez ha trasladado a algunos de sus colaboradores y ministros, según revelan fuentes del Gobierno y sindicales, que hablan de confrontación “sin cuartel” en el Ejecutivo, con dos bandos enfrentados y el ministro José Luis Ábalos intentado apaciguar los ánimos. 

Los bloques se definen, por un lado, por los ministros técnicos, que en Podemos califican de “ortodoxos”. Se trata de Nadia Calviño (Economía) y José Luis Escrivá (Seguridad Social), considerados los más beligerantes contra el partido de Pablo Iglesias. Personas de su entorno sostienen que los morados trabajan mal, carecen de preparación y solo se dedican a la comunicación política. Además, creen que algunos anuncios, como el de la puesta en marcha de una ley para intervenir el mercado de la vivienda dificultan la negociación de España con los expertos de la Unión Europea para recibir las ayudas de la covid.

El "área de Calviño" 

Las fuentes consultadas incluyen dentro del “área de Calviño” también a la ministra de Defensa, Margarita Robles, así como la de Industria, Reyes Maroto, e incluso la de Trabajo, Yolanda Díaz. En Podemos, de hecho, lo tienen claro: “Yolanda juega para ella. No es de Unidas Podemos y aunque tenga una relación excelente con Iglesias, busca tener un perfil propio y su relación con Calviño es buena”.

La socialista Maroto, por su parte, ha hecho un “voto de silencio” para evitar que suba la tensión, afirman en el Gobierno. Aun así, su lejanía de Iglesias es conocida. En su ministerio, además, ha crecido el malestar porque en los últimos acuerdos sociales el papel de la responsable del área que tiene que lidiar con las grandes empresas ha sido escaso. "La han ninguneado", lamentan miembros del Gobierno. 

Calviño se está centrando en sacar adelante las medidas que considera esenciales para la recuperación. Tiene la mirada puesta en la UE, y de momento se ha limitado a comentar que los presupuestos para 2021 representan un pequeño avance de cara a todas las reformas que deberá abordar el país. Entre ellas, Calviño quiere acometer una reforma tributaria que considera una asignatura troncal para sanar las finanzas públicas de España. 

La ministra de Economía, además, no participó en la presentación del Presupuesto General del Estado del pasado martes. Ese hecho ha sorprendido a algunos observadores, puesto que se trata de una anomalía con respecto a otras presentaciones. El departamento de Calviño mantiene una relación mejorable con el de Hacienda de María Jesús Montero, que lideró la negociación con Podemos y que responde únicamente a Sánchez.  

José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social, durante su comparecencia este miércoles
José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social, durante su comparecencia este miércoles

Bronca entre Iglesias y Escrivá

A lo largo de las últimas horas, el enfrentamiento interno entre Podemos y los ministros moderados se ha escenificado en el debate sobre el Ingreso Mínimo Vital. El líder morado reprochó que la ejecución del IMV es mejorable, y pidió a Escrivá pisar el acelerador. Reiteró esa misma idea en una entrevista en la Cadena Ser, pero Escrivá ha lamentado que los morados evitan debatir internamente la cuestión, y se limitan a elevar sus quejas a la esfera pública. El propio ministro contraatacó el miércoles, achacando a Iglesias y su vicepresidencia los problemas en la gestión del IMV.

El bloque de afines a Calviño se posiciona al lado de Escrivá. Acusan a Iglesias de desconocer muchas de las actividades del Gobierno. Y creen que las peticiones sobre el IMV de Podemos carecen de sentido. “Son peticiones vacías --argumentan fuentes de estos ministerios económicos--. Solo hace falta que pase algo de tiempo para comprobar que el Ingreso Mínimo Vital funciona a la perfección”.

Ábalos y la presión de los barones del PSOE

En esa confrontación interna destaca el papel de Ábalos. El ministro de Transportes y líder de Ferraz se posiciona al lado de Sánchez, aunque mantiene ciertos enfrentamientos con los morados. Por ejemplo, sobre la ley que regula el precio del alquiler. Ábalos no quiere aplicar dicha normativa que considera lesiva para el mercado, pero ha tenido que aceptar las exigencias de los morados. Aunque ha logrado que se condicione a un plazo de cuatro meses para ganar tiempo

Ábalos es esencial en los equilibrios del Gobierno porque ejerce una importante tarea diplomática en el propio PSOE. Así lo resume un dirigente socialista: “La ofensiva de Sánchez en los territorios fue muy fuerte, pero vino el covid. Entonces tuvo que parar y lo que ha conseguido es que los secretarios regionales se han rearmado y no quieren a Podemos. Por eso Ábalos está conteniendo el partido. Si el partido se le escapa, Sánchez puede tener un problema en el Gobierno, porque los barones van a apretar contra Podemos. Más aún con el acercamiento de Arrimadas”. Otra fuente socialista comenta: “Los territorios están en rebeldía. Desde Castilla-La Mancha y Aragón hasta Extremadura, Valencia e incluso parte de Andalucía”.

Pedro Sánchez e Inés Arrimadas en una imagen de archivo.
Pedro Sánchez e Inés Arrimadas en una imagen de archivo. Pedro Ruiz (Cs)

Ciudadanos y el nuevo ciclo político

El próximo choque llegará con la votación de los presupuestos en el Congreso. Iglesias insiste en buscar el respaldo de ERC. Pero los ministros económicos lo tienen claro: hay que seguir la “vía Ciudadanos”.Moncloa está de su parte, como desveló este diario. Creen que esta fórmula tranquiliza a la Unión Europea, cada día más atenta a la evolución política en España, y reduce el peso de Podemos en el Consejo de Ministros.

Si Ciudadanos se suma a la mayoría del Gobierno, ERC y los independentistas se alejarán. Acto seguido, se abrirá un nuevo ciclo político. “Contábamos con un cambio de agenda en septiembre y se ha retrasado. Pero en un mes va a llegar sí o sí”, cuentan desde los ministerios económicos. Pero, ¿qué significa eso? “Que el debate político se centrará en la economía y menos en la comunicación política”, y que todas las miradas tanto dentro como fuera del Ejecutivo se dirigirán hacia la capacidad del Estado de enfrentarse a una crisis de enorme envergadura, sostienen. 

En el trasfondo de esos movimientos se encuentra la posible remodelación del Gobierno. Para los ministros económicos esta circunstancia representa una oportunidad para reforzar el ala técnica frente a la ideologizada, representada por Podemos. Y en esa confrontación cada ministro juega sus cartas, buscando el amparo de Iglesias o de Calviño. Sánchez, mientras tanto, intenta apagar el incendio y reitera: “Si nos rompemos, perdemos el Gobierno”.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba