Política

Sánchez dice que reaccionó desde el primer día y niega que el 8-M fuese una imprudencia

El presidente del Gobierno dice que la prórroga del estado de alarma es para “ganar tiempo” y sólo ofrece el “aislamiento social” para hacer frente al coronavirus. Plantea a la oposición que la Comisión de Sanidad se reúna una vez a la semana y comparta los datos de cada día en la lucha contra la pandemia

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados Europa Press

Y el debate se caldeó cuando nadie se lo esperaba. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, esperó a la réplica a los grupos sobre la ampliación del estado de alarma, ya de madrugada, para rebatir las críticas de la oposición por su tardanza en reaccionar y subrayar que las manifestaciones del Día de la Mujer del 8-M no fueron imprudentes. Para ello, argumentó que se celebraron en otras muchas ciudades europeas.

Hay que ser humildes, todos los países han sido invadidos sorpresivamente”, dijo Sánchez en tono desafiante. "Intervención tardía del Gobierno… ¿tardía en comparación con que?”, se preguntó Sánchez, quien dejó claro que España ha sido “uno de los primeros países en actuar”.

Además, insistió en que “no se sabía la amplitud de esta tragedia, ni el día que iba a comenzar”, como tampoco se sabe “qué día concluirá esta epidemia”. En opinión del jefe del Ejecutivo, la lucha contra el coronavirus “acabará antes si luchamos unidos”, de ahí que les insistiese en la “unidad y lealtad”.

En este sentido, el presidente incidió en que las CCAA tuvieron información puntual con respecto a la evolución del coronavirus desde los primeros días en que echó a andar el nuevo Gobierno de coalición. Además, advirtió que se convocó la primera reunión de coordinación en materia sanitaria el 24 de enero y que el primer encuentro con la presencia de los consejeros autonómicos de Sanidad fue el 5 de febrero, un mes antes de que se produjera la primera víctima mortal en el país.

"Qué duda cabe que si vivimos esta situación es que no hemos sido capaces de frenarla", admitió Sánchez, quien precisó que se trataba de "un juicio a posteriori". "Con lo que hoy sabemos habríamos actuado de otra manera", reconoció a renglón seguido.

Sánchez se sinceró también ante la bancada de la oposición para decirles que la situación en las UCIs en la Comunidad de Madrid está “al borde del colapso”. Una situación ante la que el Gobierno garantizará “la equidad y la solidaridad” de otros sitios de España con esta región.

"Entonces, me defenderé"

“Les aseguro que cuando salgamos de esta tendrán muchos tiempo para hacer oposición. Entonces, me defenderé”, les advirtió a PP y Vox, a quienes añadió que no gastará “ni un gramo de energía” para enfrentarse a ellos. “El enemigo es el virus y espero que todos lo entendamos”, sentenció.

Además, recordó en concreto al PP que hasta el 13 de marzo, día de la entrada en vigor del estado de alarma, la capacidad de las consejerías autonómicas era "plena" a la hora de adquirir material sanitario. "¿Cuando empezamos a saber que faltaban? A partir del 14 de marzo. Ese día muchos vieron claro los que antes no lo veían", les acusó a los populares.

Tras ello, lamentó que Vox nunca haya defendido lo público y caiga de forma recurrente en el "realismo mágico" pidiendo privatizar la Seguridad Social o la Sanidad. "Nunca han gestionado nada, no es un reproche sino una constatación", le espetó a Santiago Abascal.

Casado le exigió en la contraréplica "un poco de autocrítica y humildad" pues las decisiones que el Ejecutivo de coalición ha tomado, "han sido tardías o insuficientes". Asimismo, defendió que "la petición de unidad no puede acallar a la oposición", tal y como pretende Sánchez. "¿Usted cree que tan bien ha hecho todo para tener el segundo país del mundo en número de muertes?", le preguntó.

El Congreso aprobó a las 02:00 de la madrugada la prórroga por 15 días del estado de alarma para hacer frente al coronavirus, pero esta vez sin el apoyo de los partidos independentistas"

Mientras, Abascal negó que su partido defiende la privatización de la sanidad o de la Seguridad Social, una afirmación que tildó de "falsa". Y no se quedó ahí. "Por la privatización de la Seguridad Social está usted, que le ha dado un cachito al PNV", denunció.

Al igual que Casado, el líder de Vox señaló a Sánchez que "la lealtad no es callar", al tiempo que hizo hincapié en que la gestión del Ejecutivo lo único que ha conseguido es que España sea el país del mundo "con más velocidad de contagio".

El Congreso aprobó a las 02:00 de la madrugada la prórroga por 15 días del estado de alarma que decretó el Gobierno para hacer frente al coronavirus, pero esta vez sin el apoyo de los partidos independentistas. En una sesión plenaria con poco más de cuarenta diputados presentes y 306 votos telemáticos, la ampliación del estado de alerta hasta el 11 de abril fue respaldada en primer lugar por los dos partidos que conforman el Gobierno de la oposición, el PSOE y Unidas Podemos.

También se unieron PP, Vox, Ciudadanos, el PNV, Más País, Compromís, UPN, CC-NC, Foro Asturias, PRC y Teruel Existe. En cambio, las formaciones independentistas de ERC, Junts, Bildu y CUP optaron por abstenerse al considerar que las medidas del Gobierno son insuficientes.

Énfasis en el "aislamiento social"

Previamente, Sánchez exigió en el inicio de la sesión a los grupos parlamentarios del Congreso "unidad y lealtad" en la ampliación durante 15 días del estado de alarma, aunque sólo pudo ofrecer en estos momentos el “aislamiento social” como “única opción” contra el coronavirus.

Sánchez admitió que el virus “avanza” y que es “abrumador” el número de contagiados y fallecidos en nuestro país. Y que transcurridos 11 días del inicio del estado de alarma, debe continuar “la decisión de encerrarnos” con la esperanza de que la “pesadilla” concluirá “pronto”.

La regla del aislamiento social contiene algunas "excepciones", aclaró el presidente, como salir a comprar productos o poder ir a por medicamentos a las farmacias en un “equilibrio muy difícil” con el fin de ganar al virus “sin dejar a nadie atrás”.

Solicito una prórroga para ganar tiempo”, subrayó el jefe del Ejecutivo en el hemiciclo. "Nos hemos encerrado para ganar tiempo pues su arma de difusión son nuestros contactos sociales", dijo refiriéndose al Covid-19.

"Sacrificio" ante una "pesadilla"

El "sacrificio" del confinamiento es para todos sin distinción y "extremo" para aquellos ciudadanos que no se imaginaban esta "pesadilla". En concreto, mencionó las mujeres maltratadas por sus parejas, las personas que viven en "infraviviendas" y aquellos que sufren "problemas psicológicos".

En este sentido, el presidente del Gobierno dejó claro en que es necesario "aplanar la curva en el menor tiempo posible" con el fin de adelantarse a "futuras olas y amenazas" de otras futuas pandemias. Además, defendió el trabajo realizado hasta ahora subrayando que "no ha habido un sólo día, una sola hora que hayan dejado de actuar".

Tras ello, ofreció a los grupos que la Comisión de Sanidad se convierta en la comisión de seguimiento de la lucha contra el coronavirus y que se reúna una vez a la semana en sede parlamentaria. También se comprometió a compartir a diario con los grupos de la Cámara toda la información que llega al comité técnico creado por el Ejecutivo.

Turno de la oposición

En el turno de réplica, el presidente del PP, Pablo Casado, garantizó el apoyo del PP a la prórroga del estado de alarma, pero se mostró crítico con varias de las actuaciones del Ejecutivo, en especial la falta de suministro sanitario. "Esto es imperdonable, porque cada hora de retraso, son enfermos sin respiradores y médicos expuestos al contagio", reprochó a Sánchez.

El jefe de la oposición acusó al presidente de dejar abandonados “a su suerte” a los sanitarios, que están trabajando sin mascarillas ni equipos de protección. “No podemos estar cada noche pendientes del móvil para saber su parte de bajas”, señaló.

Asimismo, estimó que España "no está para más mítines, ni para manuales de resistencia ni de autoayuda" pues los españoles "necesitan soluciones, no promesas. Certezas, no soflamas" en un momento en el que España está de duelo. "Y esto, señor Sánchez, no va bien", dijo parafraseando a José María Aznar.

Casado propuso, a cambio de que el PP no haya presentado enmiendas a la ampliación del estado de alarma, que las banderas oficiales ondeen a media asta mientras dure la pandemia “porque todas las víctimas merecen el respeto de la Nación”, así como un funeral de Estado cuando el coronavirus haya pasado.

"Les pido que no ofendan a los que están en el frente de esta batalla anunciando que hoy, 10 días después de reconocer por fin la alerta sanitaria, han comprado material que llegará entre abril y junio. Le hemos dado todo lo que nos ha pedido. Pero el problema es que con estos poderes máximos, la eficacia del gobierno está siendo mínima. Y esto no puede ser. Estoy siendo el jefe de la oposición que usted no fue”, concluyó Casado.

Por su parte, el presidente de Vox, Santiago Abascal, acusó al Gobierno de "sectarismo, incapacidad y falta de previsión" en la gestión del coronavirus y amenazó al jefe del Ejecutivo con llevarle ante los tribunales si no toma las medidas adecuadas para frenar el avance de la pandemia.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba