Política

Sánchez pondrá en juego la unidad del PSOE en 2021 con los indultos y el congreso federal

Las elecciones en Cataluña, los indultos a los presos del 'procés' y las batallas internas en territorios como Andalucía y Madrid pondrán a prueba la resistencia del PSOE este año 

Ejecutiva del PSOE
Ejecutiva del PSOE EFE

Pedro Sánchez pondrá en juego la unidad del PSOE en 2021. El partido vivirá dos momentos decisivos este año. Por un lado, el posible indulto a los presos del procés separatista catalán amenaza con fracturar el socialismo. Y, por otro, el congreso federal del PSOE, en el que la gran duda es saber hasta donde llega el poder orgánico de Iván Redondo sin ser afiliado y cómo se posiciona Ferraz ante batallas regionales como la de Andalucía.

El PSOE afronta un año complejo, a pesar de tener asegurada La Moncloa para la legislatura. El primer gran reto del partido está en Cataluña. El PSC dice salir a ganar las elecciones autonómicas del 14 de febrero tras cambiar de candidato. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha reemplazado a Miquel Iceta. El socialismo aspira a liderar un nuevo Gobierno de la Generalitat con un pacto que todavía no está claro y que sin duda provocará más de seísmo interno si es un nuevo tripartito con ERC y Podemos.

La composición de ese nuevo Govern puede ser determinante para resolver el entuerto político de los indultos. Sánchez ha dejado entrever que el perdón a los líderes condenados por los sucesos de octubre del 2017 en Cataluña es casi una obligación para cerrar heridas. El demoledor informe de la Fiscalía en contra de los indultos, que secundará el Tribunal Supremo casi con toda seguridad, dejan toda la carga de responsabilidad en Sánchez. 

Los indultos abren el PSOE en canal

El indulto amenaza con abrir el PSOE en canal. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, aseguró que el partido se enfrenta a un "ridículo histórico" si se conceden. Pero las declaraciones de Sánchez o su vicepresidenta Carmen Calvo apuntan al indulto, y por lo tanto a un clima de tensión en el seno del partido.

Al margen de Cataluña, el PSOE celebrará su congreso federal en 2021, probablemente antes del verano. Sánchez no tendrá rival y revalidará la secretaría general sin mayores complicaciones. Pero hay dudas sobre los cambios que introducirá en su comisión ejecutiva federal. La actual cúpula del PSOE es una herencia de la guerra fratricida de las primarias del 2017 con algunos nombres en cargos de responsabilidad que ya no pintan nada. Es el caso, por ejemplo, del supuesto portavoz nacional del partido, Óscar Puente

La remodelación de la ejecutiva y los nombres que la integren a partir del congreso ofrecerá algunas pistas de la capacidad de Redondo de influir en Ferraz. La injerencia del director de Gabinete en algunos asuntos de partido molesta a una parte del PSOE cercana a Sánchez, que reniega del poder que amasa una figura que es ajena a la organización. La continuidad de José Luis Ábalos en la secretaría de Organización será clave en ese eterno pulso que Gobierno y partido mantienen siempre que el PSOE gobierna el país.

El congreso nacional dará paso a los congresos regionales en la segunda mitad del año. Y de entre todos los territorios en los que se espera algún tipo de batalla destaca sobre todo Andalucía. Susana Díaz busca la reelección como secretaria general después de que el PSOE perdiera el Gobierno de la Junta por primera vez en democracia.

Andalucía, Madrid y La Rioja

Díaz se enfrenta a varias sectores críticos que tratan de aunar fuerzas entorno a un solo candidato que se mida a ella en las primarias. El diputado nacional por Jaén Felipe Sicilia y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, suenan en las quinielas de posibles aspirantes.

Otras comunidades también esperan batallas orgánicas por el liderazgo en las que la posición de Ferraz puede ser decisiva. Es el caso de la Comunidad de Madrid, que lidera José Manuel Franco. Pero en la que movimientos como los de José Cepeda y Rafael Simancas, entre otros, auguran problemas. Sánchez es afiliado del PSOE de Madrid, que es la federación con más poder en La Moncloa.

En La Rioja, la presidenta del Gobierno regional, Concha Andreu, cesó a Francisco Ocón, secretario general de los socialistas riojanos, que ocupaba la consejería de Gobernanza Pública. Andreu quiere más peso en el partido y no está claro si habrá enfrentamiento entre ambos por controlar la dirección de partido. 

En los territorios donde gobierna el PSOE no se espera que haya problemas para que barones como Emiliano García Page, Ximo Puig, Guillermo Fernández Vara, Francina Armengol y Javier Lambán revaliden la secretaría general de sus respectivas comunidades.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba