Política

Las cinco salidas de tono más polémicas de Gabriel Rufián en el Congreso

La última trifulca del diputado de ERC ha sido este martes en el Congreso con el ministro de Exteriores Josep Borrell

El diputado de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, es conocido ya por sus salidas de tono. Ha protagonizado gestos y frases muy polémicas en sus numerosas trifulcas con otros políticos. Este mismo martes, Rufián ha sido expulsado la sesión de control al Gobierno en el Congreso por sus insultos al ministro de Exteriores Josep Borrell.

Rufián ha acusado al ministro de ser el "más indigno de la historia de la democracia española" y le llamado "hooligan", "racista" y "fascista", por lo que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, se ha visto obligada a echarle del hemiciclo después de pedirle, sin éxito, que se sentara y respetara el turno. Este ha sido el último de los muchos enfrentamientos provocados por el político independentista.

El guiño de ojo a Escudero

El pasado 9 de octubre, en medio de la comisión para interrogar al exvicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez-Cascos, llamó a la vicepresidenta de la comisión y diputada del PP, Beatriz Escudero, "palmera"por su supuesto respaldo al interrogado. En esa ocasión fue Escudero la que abandonó el hemiciclo ante su indignación: "Ya está bien", decía la diputada, después de que Rufián le guiñara un ojo

Horas más tarde, el PP pedía amparo a la Mesa del Congreso y, por ende, a su presidenta, Ana Pastor, por el comportamiento "machista" de Rufián, que retiró la palabra "palmera" al término de la comparecencia pero no pidió disculpas a su adversaria política.

La boda de la hija de Aznar

Una semana después, el contrincante era el expresidente José María Aznar, también durante la comisión de investigación del Congreso sobre la presunta financiación irregular del PP. Un 'cara a cara' plagado de reproches y acusaciones mutuas, que obligó a intervenir en numerosas ocasiones al presidente del órgano parlamentario, Pedro Quevedo (Nueva Canarias). 

Los dardos volaron en las dos direcciones. Mientras Rufián acusaba a Aznar de formar parte de un partido "corrupto", éste culpaba al primero de pertenecer a un grupo "golpista". Aunque el revés más duro llegó cuando se refirió a la boda de la hija del expresidente en El Escorial, a la que asistieron políticos implicados en casos de corrupción y los propios cabecillas de la trama Gürtel, comenzando por Francisco Correa.

"Rato, Aceves, Bárcenas, El Bigotes, Camps, López-Viejo, Alejandro Agag... ¿Sabe qué comparte toda esta gente? Se lo digo yo: fueron a la boda de su hija, que parecía un cártel", decía Rufián."La boda de su hija me la trae al pairo, pero fue pagada con mordidas", añadió. 

Satisfecho con la "rajada" de Crespo

Más suave estuvo el diputado de ERC con el 'número dos' de la trama GürtelPablo Crespo, en la misma comisión el pasado 13 de noviembre. "Creía que no iba a hablar y está rajando de lo lindo, estoy sorprendido", decía Rufián. 

Lejos de ser una intervención polémica o tensa entre el dirigente de Esquerra y el exsecretario general del PP en Galicia y ex diputado del partido, Rufián aseguró que el hecho de que Crespo hubiera "hablado tanto" cambió la dirección que iban a tomar sus preguntas. Que haya "rajado de lo lindo", para Rufián, se ha plasmado en que no ha habido "aplausos de sus compañeros del PP".

Una camiseta de Rato en la cárcel

Otro de los momentos más destacados de Rufián en el Congreso fue el pasado 31 de octubre, también durante la comisión de investigación del Congreso de los Diputados que investiga la supuesta financiación irregular del PP.

Aprovechando la entrada en prisión días antes del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato por las tarjetas black,el de ERC acudía con una camiseta con su imagen entrando en la cárcel y la frase "es el mercado, amigo". En ese pleno tuvo también un rifirrafe con Celia Villalobos, quien le acusó de haberle "amenazado" diciéndole "esté usted tranquila que le queda poco".

La impresora "republicana"

Conocido también es el momento en el que Rufián sacó de su escaño unaimpresora "Samsung republicana". Con ella en la mano, acusaba al Gobierno de "estar persiguiendo el cuerpo del delito", en alusión a las operaciones de la Guardia Civil contra las empresas catalanas que habrían estado imprimiendo la papeletas del referéndum secesionista del 1-O.

"Esta impresora no imprime billetes de 500; dejen de hacer el ridículo y dejen de perseguir imprentas e impresoras y persigan a corruptos y ladrones. Tengo la papeleta. Nos vemos en las urnas", decía el diputado de Esquerra.

Al despacho por las esposas de Rajoy

Según las reglas del juego ningún diputado tiene barra libre para insultar, pero insultan y, de acuerdo a fuentes parlamentarias, varias han sido las veces que tanto el PP como del PSOE y Ciudadanos reclaman a puerta cerrada más contundencia con el diputado de ERC, entre otros, para evitar "que siga haciendo lo que le da la gana".

De hecho, en noviembre de 2017 Pastor dio un paso al frente y llamó al republicano a su despacho para apercibirle después de que en el Pleno durante una pregunta al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, mostrase unas esposas para reprocharle el encarcelamiento de los exconsellers. "Ojalá algún día Mariano Rajoy acabe con una de éstas", pidió desde su escaño.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba