Política

Nerviosismo en Ciudadanos ante un posible 'golpe de mano' de Albert Rivera

La repentina convocatoria del máximo órgano político, fechada para el 29 de julio, ha hecho despertar las alarmas entre los críticos del partido naranja

Albert Rivera.
Albert Rivera. EFE

Los críticos de Ciudadanos temen un golpe de mano del presidente de la formación, Albert Rivera, en la próxima reunión extraordinaria del Consejo General, máximo órgano de dirección entra congresos del partido.

La repentina convocatoria, fechada para el 29 de julio, ha hecho despertar las alarmas entre el partido naranja, según ha publicado La Vanguardia este sábado, que apunta a que se puedan modificar los estatutos de Ciudadanos como único punto del día.

El portavoz de Cs en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha sido el primer dirigente en confirmar que habrá cónclave naranja dentro de 15 días, aunque dijo desconocer el contenido del orden del día. "No sé el contenido de esa posible reforma y tampoco, incluso, el orden del día porque nos ha llegado hace unas horas esa convocatoria. Ya lo iremos viendo", indicó en rueda de prensa.

Aguado subrayó que que esos consejos generales han servido en el pasado para "ratificar las decisiones, las estrategias, la presentación de Ciudadanos a las distintas citas electorales y, sobre todo, ir construyendo un partido que suponga y se erija como una alternativa real a Sánchez, a los populistas y a los nacionalistas". Por ello, dijo estar convencido de que el lunes 29 de julio, "todo lo que hagamos, seguirá en esa linea".

Las especulaciones dentro del partido se han desatado tras el malestar que dejó el enfrentamiento entre Rivera y algunos críticos como Luis Garicano o Javier Nart en la reunión de la ejecutiva el 24 de junio, tras la dimisión de Toni Roldán.

Los dirigentes liberales consultados por el medio del Grupo Godó apuntan a que una modificación en los estatutos buscaría blindar a Rivera y a los suyos frente a nuevos movimientos disidentes.

Reforzar al "núcleo duro catalán"

Se trata de reforzar al grupo de generales más fieles, el bautizado internamente como el “núcleo duro catalán”, entre los que destacan José Manuel Villegas, Fernando de Páramo, Fran Hervías, Inés Arrimadas, Juan Carlos Girauta y José María Espejo; también a algunos de los nuevos fichajes, como el exdirectivo de Coca-Cola Marcos de Quinto, cuya voz cuenta cada vez más en Cs, y el abogado del Estado Edmundo Bal.

Al mismo tiempo buscaría debilitar a los críticos con la salida de Fernando Maura, Francisco Igea, Marta Martín e incluso de Luis Garicano, a quien su liderazgo del grupo parlamentario europeo le otorga cierta protección. Otra dirigente que se abstuvo en la votación del 24 de junio, Orlena de Miguel, no tiene ningún cargo en la Ejecutiva y en el transcurso de la semana se conoció la dimisión de Xavier Pericay de los órganos del partido. Por último, ayer se supo que Francisco de la Torrese plantea dejar el partido por la estrategia de Rivera.

Otra posibilidad es la de ampliar la Ejecutiva y, sin expulsar a nadie, diluir el peso de los críticos. La dirección del partido negó tras la crisis desatada por Roldán que se vaya a cambiar la ejecutiva. En este sentido, después de la convocatoria ahora de los consejos generales, miembros del partido no dan por hecho que detrás haya la voluntad de Rivera de dar un golpe de mano.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba