Política

Rivas-Vaciamadrid, la cuna política de Iglesias que Errejón quiere teñir de turquesa

El 'ex número dos' de Podemos quiere escenificar su cambio de ciclo en el pueblo madrileño donde Izquierda Unida tiene una de sus fortalezas

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, en la sede de Podemos.
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, en la sede de Podemos. EFE

Los temas de herencia pueden convertirse en un rompecabezas para los hermanos. Y en el caso de la política, en un enfrentamiento abierto. Esto es lo que puede ocurrir el próximo 26 de mayo entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en Rivas-Vaciamadrid, pueblo que se ubica a tan solo 15 kilómetros de la plaza de la Puerta del Sol, donde los dos políticos se convirtieron en estrellas, y que es conocido como el feudo rojo de una región gobernada por el Partido Popular desde hace dos décadas.

Rivas-Vaciamadrid será uno de los escenarios clave del gran combate entre el líder de Podemos y el ex número dos de los morados. Este municipio fue donde Iglesias dio sus primeros pasos políticos, concretamente en el grupo de IU, donde según algunos ex compañeros “le hacía de chófer a Alberto Garzón”.

En ese municipio la población roza los 86.000 habitantes y la edad media no supera los 37 años. En Rivas gobierna la izquierda desde 1987, con el PSOE, e Izquierda Unida desde 1991. Es casi una cantera de dirigentes de IU, y ahora de Podemos: crecieron en esa localidad Rafa Mayoral e Irene Montero, además de Tania Sánchez, que era considerada la estrella y más prometedora dirigente en su época.

Relación con Tania Sánchez

Sánchez era, además, la compañera sentimental de Iglesias, con quien convivió en Rivas durante años. Hasta que nació Podemos. Entonces Sánchez maniobró para aniquilar a la vieja dirigencia de IU y captó a esos jóvenes deseosos de protagonismo en el proyecto nacido en la ola de protesta del 15-M. Ahora que Sánchez y Errejón han abandonado Podemos, queda por ver quién se queda con la herencia de Rivas.

Podemos propone a Vanessa Millán como alcaldesa, aunque es Errejón quien de momento goza de cierta ventaja por el fichaje del alcalde Pedro Del Cura, de IU, en la candidatura de Más Madrid: la fotografía de ambos en un sofá publicada en las redes cuando Podemos aún estaba encajando el golpe de Errejón sonó a bombazo en los círculos morados. Pareció el comienzo del fin. Pero luego Pedro Sánchez convocó elecciones anticipadas, y Podemos pudo respirar.

Silencio de Errejón sobre Amancio Ortega

El pasado lunes la cúpula de Podemos desembarcó en Rivas para respaldar a su candidata. Acudieron la número dos Irene Montero e Isa Serra, flamante cabeza de lista de Podemos en la Comunidad, que se ha hecho famosa por su crítica a las donaciones de Amancio Ortega. “La democracia es tal cuando todos y todas tenemos las mismas oportunidades, y esto se garantiza solamente con servicios públicos, no privatizándolos y haciéndolos depender de las donaciones de un magnate de las finanzas", afirmó Montero durante el encuentro para calentar una polémica en la que Errejón y Manuela Carmena, los promotores de Más Madrid, se ponen de perfil.

Íñigo Errejón y el alcalde de Rivas, Pedro del Cura
Íñigo Errejón y el alcalde de Rivas, Pedro del Cura Más Madrid

Las expectativas no son muy malas para Podemos. En las generales el PSOE rozó el 30% de votos, pero Unidas Podemos estuvo tan solo un millar de sufragios por debajo. El PP cayó e irrumpió Vox. El repunte socialista, alimentado por el efecto Sánchez y el miedo a Vox, podría mantenerse en la localidad el 26 de mayo, así como en el resto de la región, según todas las encuestas. Pero la sensación es que para Podemos y Más Madrid poco importa el resultado del PSOE. Su conflicto es familiar y se juega en casa.

Más España

Para Errejón es esencial entrar en la Asamblea de Madrid (hacen falta más del 5% de votos) y que la suma con Podemos y el PSOE le permita entrar en el Ejecutivo. Su apuesta por una candidatura regional es esencial para dar el salto nacional, aseguran varias fuentes de Más Madrid. Y lograr la alcaldía de Rivas, además de otras en la región es importante para sentar las bases de su organización.

Sin embargo, quedarse en la oposición con un grupo reducido de diputados frenaría sus ambiciones. Por su parte, Podemos intentará frenar la embestida y tiene el sueño de quedar por delante del ex secretario de análisis estratégico.

De momento, el primer round en Rivas lo ha ganado Errejón, con el fichaje del actual alcalde. Pero el resultado final del encuentro se conocerá el próximo domingo por la noche. Ese día veremos si el feudo rojo se tiñe de morado o de turquesa, el color elegido por Errejón para su nuevo partido.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba