Política

Un chivatazo en el Congreso mete en un lío a Felipe VI

Un comentario de un diputado en los pasillos del Congreso abonó la tesis de un posible retraso en la decisión del Rey de nombrar o no candidato a la investidura.

El rey Felipe VI
El rey Felipe VI EFE

La mañana de comentarios y pasilleos en el Congreso de los Diputados, a propósito de las horas definitivas para desbloquear la situación política o ir a nuevas elecciones, ha salpicado este martes al Rey Felipe horas antes del inicio de su ronda de consultas. Un comentario de un diputado en los clásicos corrillos con los periodistas corrió como la pólvora: según explicaba, Felipe VI estaba barajando la posibilidad de retrasar su decisión unos días, hasta jueves o viernes, para dar tiempo a la posibilidad de encontrar una salida al bloqueo. 

Según recogió después un teletipo de la agencia Efe, Felipe VI barajaba aplazar unos días su decisión sobre la investidura ante la situación de incertidumbre política, las conversaciones de última hora entre los diferentes partidos y la posibilidad de que se pudiera cerrar un acuerdo en los próximos días que evitara la repetición electoral. Pero la Casa Real salió rápido al paso para desvincularse de la información: "Eso sale del Congreso", apuntaban.

Las fuentes consultadas explicaban que el monarca no desea tomar una decisión apresurada ya que todavía queda tiempo hasta el próximo lunes, 23 de septiembre, para que un candidato sea elegido en el Congreso antes de la convocatoria automática de elecciones.

Lo previsto era que el Rey optara este martes entre dos opciones: o designar un candidato a la investidura -con toda probabilidad Pedro Sánchez- o que, por contra, constatara la imposibilidad de acuerdo, de modo que se convocaran automáticamente los comicios.

Sin embargo, la oferta de abstención lanzada por Ciudadanos así como las conversaciones de última hora entre Pedro Sánchez y los líderes del PP, Cs y Podemos han empujado al monarca a examinar la posibilidad de aplazar cualquier decisión hasta que el panorama político se despeje.

Según las fuentes, Felipe VI es partidario de evitar una nueva investidura fallida, como la del mes de julio, y por eso baraja ahora dejar pasar un tiempo para que los responsables políticos puedan ponerse de acuerdo.

No obstante, el plazo límite para tomar una decisión sería este jueves o como mucho el viernes para que diera tiempo a que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, convoque el pleno del Congreso para el fin de semana.

En el caso prácticamente asegurado de que fueran necesarias dos votaciones -primero con mayoría absoluta y después con simple- habría que dejar 48 horas entre ambas, lo que ajusta aún más los plazos.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba