Política

El retraso de la investidura deja a España con medio año más de parón legislativo

La anterior legislatura concluyó como una de las menos productivas con sólo 11 leyes orgánicas y apenas 28 ordinarias en tres años. El pleno podría retrasarse hasta el mes de julio, con las cámaras sin actividad

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa en La Moncloa.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa en La Moncloa. EFE/Ballesteros

La dilación de los plazos para la formación del nuevo Gobierno alargará la parálisis legislativa que sufre España desde que las urnas enterraron el bipartidismo en 2015. A la espera de concretar los pactos para la formación de ayuntamientos y gobiernos autonómicos, la sesión de investidura de Pedro Sánchez no parece que vaya a llegar antes del mes de julio, por lo que el trabajo legislativo no echará a andar -como mínimo- hasta septiembre. 

La Cámara que ahora preside Meritxell Batet aprobó su última ley orgánica en el mes de marzo, antes de la disolución de las Cortes consecuencia del adelanto electoral. Desde entonces, se prolonga el parón legislativo que ha caracterizado los tres años de legislatura en la que, el trabajo puramente parlamentario sí ha marcado un verdadero repunte respecto a anteriores mandatos.

La irrupción de Podemos y Ciudadanos incrementó de forma notable la actividad diaria de la Cámara Baja con la creación récord de siete comisiones de investigación (sólo dos arrojaron conclusiones) o con el aumento de las peticiones de comparecencia. Pero todo ello no se tradujo en normas aprobadas. Si el 2016 se pasó en balde por la legislatura fallida (2 leyes orgánicas y ninguna ordinaria), en 2017 apenas salieron adelante una ley orgánica y 12 ordinarias. En 2018, sólo emanaron del Congreso cinco de carácter orgánico y 11 ordinarias. 

Fue precisamente el Poder Ejecutivo quien acaparó la función legislativa a través de los reales decretos a los que la Cámara Baja sólo tiene que dar el visto bueno en el plazo de un mes desde su publicación en el BOE. Ejecutivos echaron mano de esta herramienta que la Constitución reserva para situaciones de "extrema y urgente necesidad". Durante los tres años de legislatura en la que populares y socialistas se han alternado en La Moncloa se aprobaron 68 reales decretos, de los que sólo dos (alquileres y estiba) fueron rechazados. 

Hace una década (en 2010), salieron del Congreso nueve leyes orgánicas y 44 ordinarias. En 1999, 15 y 55, respectivamente

En el año previo a los comicios que dieron entrada al multipartidismo se aprobaron 16 leyes orgánicas, 48 leyes ordinarias y 12 reales decretos. El contraste con las cifras de hace una década se hace patente, sobre todo en las leyes ordinarias. En 2010 salieron del Congreso 44 ordinarias, mientras que en 1999 alcanzaban las 55. Las orgánicas eran nueve y 15, respectivamente.  

Bloqueo en la Mesa

La falta de mayorías y consenso político no ha sido la única razón que explica el parón legislativo vivido por España a nivel estatal en los últimos años. El PP y Ciudadanos emplearon su mayoría en la Mesa para mantener congeladas durante meses o impedir directamente el debate de toma en consideración de más de cincuenta leyes presentadas por la oposición cuando Mariano Rajoy ocupaba La Moncloa. También cuando la abandonó por la moción de censura. El Tribunal Constitucionalse ha pronunciado varias veces en contra de esos vetos del órgano de gobierno de la Cámara. 

Las elecciones generales del 28 de abril cambiaron las tornas y ahora PSOE y Unidas Podemos suman cinco de los nueve puestos en la Mesa, por lo que el atasco de la anterior legislatura no debería repetirse. Eso sí, está por ver hasta qué punto Pedro Sánchez podrá armar mayorías para aprobar iniciativas parlamentarias u opta por recurrir de nuevo a la tan criticada práctica de legislar por decreto que ya había puesto en marcha su predecesor incluso cuando gozaba de mayoría absoluta en la X Legislatura.

En principio, si las negociaciones para formar Gobierno llegasen a buen puerto y los socialistas trabajasen junto a los de Pablo Iglesias, sumarían 165 escaños. Con los quince diputados de Esquerra Republicana (ERC) superarían la mayoría absoluta. Para no depender de los independentistas catalanes para impulsar sus leyes, debería armar una mayoría con el PNV (6), Compromís (1), el diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y con EH Bildu (4). 

Ronda de conversaciones

Pero antes de todo está por ver que Sánchez consiga recabar los apoyos necesarios para seguir en La Moncloa otros cuatro años. Si la investidura no saliese adelante, se abriría un plazo de dos meses más para intentar formar Gobierno. Si ni siquiera así consiguiera recabar los diputados suficientes para una mayoría simple, España se vería abocada a celebrar unas nuevas elecciones en noviembre. 

De momento, el jefe del Ejecutivo en funciones iniciará este martes la ronda de conversaciones con Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado tras recibir la semana pasada el encargo del Rey de intentar formar Gobierno. Ese mismo día, Batet ha convocado a la Mesa y a la Junta de Portavoces del Congreso. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba