Política

Reforma laboral, CIE, Sareb: las renuncias de Iglesias para sellar su pacto con Sánchez

Iglesias decidió renunciar a varias de sus propuestas que planteó tras el triunfo de la moción de censura para dar su apoyo al Ejecutivo hasta 2020

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. EFE/ Zipi

Podemos acudió sin líneas rojas a la negociación del pacto de Presupuestos, pero necesitaba arrancar un paquete de medidas suficiente para compensar todas las renuncias que ha hecho. El secretario general del partido morado, Pablo Iglesias, presentó tras el triunfo de la moción de censura una lista de veinte peticiones a cambio de su apoyo al Gobierno hasta el final natural de legislatura en 2020. 

A finales de agosto, el partido morado envió otra batería de propuestas al Gobierno como carta de negociación para el apoyo a la senda de déficit y al techo de gasto. Algo que, ante el bloqueo de PP y Ciudadanos al cambio de la ley de Estabilidad, terminó convertido en una negociación presupuestaria que culminó este jueves con el acuerdo sellado por Pedro Sánchez en La Moncloa.

A falta de tres semanas para que el Ejecutivo enviase a Bruselas el borrador de las cuentas públicas de 2019, Podemos remitió un tercer documento al Gobierno con otros diecisiete puntos para la negociación presupuestaria. El balance que hace el partido es positivo, pues han logrado arrancar medidas como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros; un incremento del 22,3% será el mayor desde 1980. 

Por el camino se han quedado -al menos de momento- varias de sus reivindicaciones capitales como el impuesto a la banca que el propio PSOE propuso en su día. Sí consiguieron elevar al 18% del impuesto de sociedades a la entidades financieras y crear un tasa a las transacciones. Asimismo, el acuerdo no recoge el compromiso para derogar el factor de sostenibilidad de las pensiones.

El pacto tampoco menciona el cierre de los centros de internamiento de extranjeros (CIE), la nacionalización de la SAREB o hacer que la Iglesia pague el IBI. Los morados asumieron también la negativa de Sánchez a derogar las dos reformas laborales, aunque consiguieron el compromiso para eliminar algunos de los puntos que consideran más "lesivos" y avances en materia laboral y para los autónomos. 

El pacto tampoco consiguió colmar las expectativas en dependencia, pues de los 2.300 millones que reclamaban los morados para sacar del limbo a 300.000 personas que la tienen reconocida y no la cobran, finalmente Sánchez sólo ha comprometido algo más de 500. No han conseguido tampoco eliminar la regla de gasto de los ayuntamientos, aunque sí han logrado que se flexibilice y que estos puedan reinvertir parte de su superávit en escuelas infantiles de 0 a 3 años. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba