Carles Puigdemont, expresidente de Cataluña, formará parte esta legislatura de la comisión de Comercio Internacional y de la de Transportes en el Parlamento Europeo, de acuerdo al reparto de tareas acordado por los no inscritos, que coloca a sus exconsellers Clara Ponsatí y Toni Comín en las de Industria y Desarrollo, respectivamente.

De este modo, ninguno de los tres eurodiputados huidos de la Justicia española formarán parte de las comisiones europarlamentarias dedicadas a Interior (LIBE) --en la que se debatirá la reforma de la euroorden si finalmente la Comisión Europea decide impulsar una-- ni a Asuntos Jurídicos (JURI). En la práctica esto no les impide intervenir en los debates de estas comisiones pero sí votar en su toma de posiciones.

La asignación de una comisión supone, a priori, que el eurodiputado va a centrar su trabajo parlamentario en ese ámbito, por ejemplo fijando como prioritarios los asuntos relacionados con esa área o dedicando a esas cuestiones sus intervenciones en sesión plenaria.

En el caso de Puigdemont, además de figurar como titular en la comisión de Comercio Internacional será suplente en la de Transportes, mientras que Comín figura como titular en Desarrollo y como suplente en la de Medio Ambiente y Salud. Ponsatí, que ocupará por primera vez esta semana su escaño de eurodiputada, es titular de la comisión de Industria, Investigación y Energía (ITRE) y suplente en la de Economía (ECON) y de Mercado Interior y Consumo (IMCO).

Los tres eurodiputados de JxCat ocupan sus respectivos escaños como no inscritos después de fracasar en su intento por integrarse en el grupo de Los Verdes/ALE. La Eurocámara les ha reconocido como eurodiputados como consecuencia de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre el alcance de la inmunidad europarlamentaria del líder de ERC, Oriol Junqueras.