Juicio al procés Madrugón para ver el juicio del procés en primera fila: “Voy a venir todos los días”

Decenas de personas han asistido al Tribunal Supremo con la intención de conseguir una silla como público para presenciar en directo la vista oral con los líderes independentistas

Medidas de seguridad instaladas en el Tribunal Supremo
Medidas de seguridad instaladas en el Tribunal Supremo EFE

Madrid. Plaza Villa de París. 6.30 horas. Luis llega temprano a los alrededores del Tribunal Supremo. No es magistrado, ni prensa, ni familiar de los acusados, pero quiere ver el juicio del procés en primera fila. Espera ser una de las 50 personas que podrá asistir como público a la vista oral.

Aún no ha amanecido, pero los reflectores de las cámaras de televisión ya iluminan el parque de la zona. Las barandas ya marcan el perímetro de seguridad. Y el movimiento de gente ya es mayor que el de un día cualquiera. El termómetro marca un grado bajo cero, pero la fila para acreditarse solo crece y crece.

Desde este martes, el Supremo acogerá el histórico juicio contra los responsables del proceso soberanista. Lo que suceda en la sala condicionará políticamente la legislatura, también en Cataluña. Siete jueces, 12 acusados, tres acusaciones distintas -cada una con un relato diferente- protagonizarán la respuesta del Estado al desafío soberanista durante los próximos meses. 

A las ocho de la mañana, los agentes de la Policía Nacional abren la puerta de acceso. Los primeros en pasar son los periodistas. El proceso es lento. Entran de tres en tres. Pasan el punto de seguridad, se identifican y reciben a cambio un número de acreditación, un usuario y una contraseña para usar el internet.

Periodistas y público acceden al Tribunal Supremo.
Periodistas y público acceden al Tribunal Supremo. EFE

Mientras, a las afueras, persiste la fila. Se adelantan -escoltados por policías- abogados y familiares de los doce líderes independentistas procesados. Se ven llegar dos furgones de la Guardia Civil; media hora después, un autobús. Con el paso de cada vehículo, se escuchan cánticos a favor del secesionismo.

Luis consigue entrar al Supremo pasadas las nueve de la mañana. Camina por los pasillos. Espera entre familiares y periodistas. Mientras conversa con otras personas del público, un policía acompaña a Carles Mundó, uno de los procesados en libertad provisional, a la Sala donde tendrá lugar la vista oral. Ve pasar también al presidente de la Generalitat, Quim Torra.

- “Usted es prensa. Pregunte lo que quiera”, dice.

Poco hay que preguntarle. Admite que es militante de Vox -que ejerce de acusación popular- y cuenta sin problemas su periplo para hacerse con una silla en el juicio. “Ha habido gente que se ha tenido que ir a las 7”, señala.

Aunque es consciente de que el proceso será transmitido en directo, dice que quiere asistir todos los días. Es un juicio al que acudirán en calidad de testigos personas como el expresidente de Gobierno Mariano Rajoy y la que fuera su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. En total, son más de 500 los que integran la lista de citados; casi 200 son agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado -uno de ellos, el único testigo protegido del 'procés'-.

Luis sabe que el haber entrado hoy no le garantiza repetir; tiene que seguir madrugando. 

- ¿Por qué ha venido?

- “Para ver que hay una Justicia que funciona. Eso de cara al mundo es importante”.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba