Política

El PSOE teme la "mandíbula de cristal" de Borrell

El apoyo de Pedro Sánchez y el resto de partido a la continuidad del hoy ministro de Exteriores y en mayo cabeza de lista europeo es "total", pero hay quien cree que puede no aguantar la presión   

Borrell junto a Pedro Sánchez
Borrell junto a Pedro Sánchez EFE

"Ni caso. Respaldo total del presidente a Pepe Borrell", se escucha en el entorno de Pedro Sánchez para desmentir los rumores de que el presidente del Gobierno vaya a cesarle por la multa de 30.000 euros impuesta por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o que el ministro se esté planteando dimitir por propia iniciativa, hastiado de la política. "Pepe está en lo mismo", zanjan las fuentes consultadas por Vozpópuli.

El run-run interno nace del apodo con que es conocido Borrell en entre la vieja guardia socialista, "mandíbula de cristal", que le puso Felipe González allá por 1998: el exministro renunció a ser cartel electoral del PSOE -tras ganar en primarias a Joaquín Almunia- a las primeras de cambio nada más estallar el escándalo de dos de sus colaboradores en su etapa de secretario de Estado de Hacienda, los inspectores Josep Maria Huguet y Ernesto Aguiar.    

Desde este martes por la mañana, tras conocerse la sanción al hoy ministro de Exteriores por uso de información privilegiada en la venta de acciones de Abengoa un día antes de su quiebra -era miembro del consejo de administración-, todo el Gobierno Sánchez se ha confabulado para arroparle: "Su continuidad está fuera de toda duda (...) La valoración de la tarea de Gobierno del ministro Borrell es impecable y por supuesto que tiene plenas capacidades para continuar desarrollando su trabajo", resumió la ministra Meritxell Batet.

Ábalos también salió en defensa del ministro este sábado, pero guardó un significativo silencio cuando los periodistas le preguntaron si eso significa que Borrell no vaya a dimitir

Solo el ministro de Fomento y secretario de Organización, José Ábalos, dio pábulo a las dudas sobre la fragilidad de su mandíbula política. Ábalos sorprendió a los periodistas con un silencio más que valorativo cuando le preguntaron si no habrá dimisión porque "sabe que dentro del partido ha sentado muy mal lo de la sanción y peor los hechos que la justifican", dice una fuente.

Que el PP y Podemos intenten hacer sangre con la historia, particularmente los populares pidiendo la comparecencia urgente del presidente de la CNMV, Sebastián Albella, para que explique la sanción y no descartando una comisión de investigación parlamentaria, no ayuda a la tranquilidad del veterano político catalán.

José Borrell caba de contraer matrimonio con la que es su pareja desde hace veinte años, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona y, según algunas fuentes, el 'caso Abengoa' unido al hartazgo de ser el pepito grillo contra el independentismo catalanista, que no desaprovecha ocasión para atacarle, pueden hacer que se replantee su continuidad. Algo que La Moncloa niega por activa y por pasiva.

En todo caso, nada se va a mover hasta que pasen las elecciones autonómicas en Andalucía este domingo. Ya de por sí, la sanción de la CNMV ha caído como una bomba de relojería en la campaña de Susana Díaz por lo que negativo entre las bases y el votante socialista del uso de información privilegiada por parte de un consejero de una empresa que ha dejado cientos de parados en esa comunidad.

De hecho, la corporación Abengoa ha reducido en tres años de crisis interna su plantilla a la mitad; en el  primer trimestre de 2018 era de 12.890 empleados, de los cuales 2.796 trabajan en las factorías españolas, la mayoría en Andalucía. 

En riesgo su candidatura europea

Para Pedro Sánchez sería un golpe letal no solo porque su presencia en el gabinete es vista por amplios sectores del PSOE, no digamos del PP y Ciudadanos -ojo, que Albert Rivera no ha pedido su marcha-, como el único dique de contención frente a la tentación de ceder a los secesionistas. El presidente del Gobierno quiere, además que encabece la lista del PSOE al Parlamento Europeo en las elecciones del próximo 26 de mayo como paso previo.

Luego, el jefe del Ejecutivo piensa en él como la baza de España para la composición de la nueva Comisión Europea, que tendrá que negociar en verano con Ángela Merkel, Emmanuel Macron y los demás socios, y que entrará en funciones una vez que concluya el mandato de la actual, el 31 de octubre de 2019.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba