Política

El procés y el Barça: del 'Más que un club' al divorcio con la afición

El F.C Barcelona no ha dudado en adherirse al proceso soberanista desde la presidencia de Joan Laporta hasta el actual mandato de Josep Bartomeu. Siempre con cuidado de no traspasar la legalidad, su apuesta por politizar el club ha provocado la 'huida' de muchos aficionados no independentistas

Esteladas en el Camp Nou
Esteladas en el Camp Nou EFE

En cifras, nadie duda de que el F.C Barcelona es 'Més que un club'. El problema es que esta frase que reza su himno conlleva también una gran responsabilidad social, y el 'procés' independentista en Cataluña empieza a erosionar a su más grande entidad deportiva.

Sobre el papel, las cifras demuestran que el F.C Barcelona sigue gozando de una salud de hierro. Cuenta con 152.593 peñistas en las 1.246 peñas oficiales del club repartidas por todo el mundo. En el año 2013, antes de acelerarse el proceso independentista, el club contaba con 138.454 peñistas, una cifra que aquel año supuso todo un récord en la historia del Barça y que no ha dejado de aumentar en plena deriva soberanista.

La erosión, sin embargo, empieza a notarse en el día a día de muchos aficionados que, descontentos con la gestión que ha hecho el club del 'procés', han comenzado a alejarse de su equipo. "Realmente es el club el que se ha alejado de nosotros", nos cuenta Víctor, socio blaugrana en Madrid. "Un club como el Barcelona no puede pronunciarse tan abiertamente a favor de la independencia. Somos miles los que no somos catalanes y estamos unidos al Barça por un sentimiento futbolístico, pero quieren que ese sentimiento lo extendamos a la política ", lamenta. Añade que él sigue manteniendo su carné de socio, pero que ya son varios los miembros de su peña que han dicho adiós al club. 

Y como él, miles de aficionados si nos fijamos en los datos. El Camp Nou es el estadio más grande de la Liga con 98.772 asientos. En enero de este año, tres meses después de la celebración del referéndum ilegal, la asistencia al campo había caído casi un 17%, situando el porcentaje de asientos ocupados en el 62,7%. 

El Barça, referencia en el independentismo

A nadie se le escapa que el F.C Barcelona es una institución clave en Cataluña y, por ende, en todo el proceso soberanista. Ya en el año 2014, en plena ebullición, la revista Interviú desveló que Moncloa manejaba un informe sobre la influencia del club en el procés. “Una posición radical del Barcelona a favor de la independencia influiría en entre un 30 y un 40 por ciento de los votantes”, explicó uno de los autores del dosier.

Parecida proyección manejaba la Generalitat, entonces gobernada por Artur Mas, que consideraba al Barcelona herramienta clave para la secesión. Pero no sin coste. Asesores jurídicos advirtieron al president de que el club blaugrana sería una de las entidades catalanas más golpeadas por las consecuencias de la ruptura, pues la Ley del Deporte impide competir a clubes extranjeros, salvo los de Andorra.

Entre este informe y la actualidad, pasando por el 1-O del que se cumple un año, el Barça ha seguido bailando entre dos aguas. Apoyo y respeto al proceso independentista, pero sin 'mojarse' demasiado desde la oficialidad. Cuando se produjo la declaración unilateral de independencia, el Barcelona dejó claro que no tenía intención de pronunciarse de manera oficial al respecto. Sirva como ejemplo el comunicado con el que el club se adhirió al proceso para la celebración del referéndum en Cataluña. Un párrafo de tres líneas para sumarse al 'procés':

El Club se adhiere a la campaña de adhesiones para recoger el apoyo de instituciones, entidades, electos, y particulares, de dentro y de fuera de Catalunya, para la celebración de un referéndum sobre el futuro político de Catalunya.

El propio presidente del club, Josep Maria Bartomeu, dejó claro el posicionamiento del F.C Barcelona durante la Asamblea de socios celebrada en octubre de 2017: El club está de lado de las instituciones catalanas, en contra de la aplicación del artículo 155 y a favor del derecho a decidir y del diálogo. Es decir, el barça se posiciona con la postura de la Generalitat pero sin que desde las oficinas del club salga un apoyo expreso a una ilegalidad como la declaración unilateral de independencia. Otra cosa es lo que hagan otros miembros destacados del club como Gerard Piqué o 'embajadores' blaugranas como Hristo Stoichkov o Josep Guardiola.

'Un crit valent'

Ocurre cada minuto 17.14. En el Camp Nou se escucha, jornada tras jornada, un grito por la independencia. Estas voces, junto a las banderas esteladas independentistas, son ya una realidad con la que convive la afición del Barça -independentistas y no independentistas; catalanes y no catalanes; españoles y extranjeros- desde hace ya años. 

Volvemos a Víctor. "Eso es lo que me molesta. No se trata de los gritos en sí, sino de que estas voces parezcan la opinión unánime del estadio cuando no es así", lamenta. "Pasa lo mismo con las esteladas. Ahora parece que son obligatorias. Yo nunca llevo banderas más allá de mi bufanda del equipo, pero he vivido momentos de tensión con compañeros que llevaban la bandera de España y han tenido que guardarla en una bolsa porque les han increpado". "Te puedo garantizar que eso antes no pasaba", añade este aficionado que reconoce que ha dejado de visitar el Camp Nou con la frecuencia de antes. "Lo que hace años era un viaje de placer se ha convertido en algo incómodo", asegura. 

Contra esto surgen movimientos como 'Soy culé y español', una plataforma que denuncia "que se mezcle con deporte". Sus responsables lamentan "que el club al que admiramos por su juego, títulos y jugadores lo utilicen para hacer propaganda de intereses políticos"."Queremos que el Nou Camp deje de ser un foro político, y sea lo que realmente debe ser, un lugar para disfrutar del fútbol y de nuestros jugadores", demandan.

No entiendo que los gritos de 30.000 tengan que imponerse a los del resto y encima tenga un coste para todos

"En el Camp Nou caben unas 100.000 personas, no entiendo que los gritos de 30.000 tengan que imponerse a los del resto y encima tenga un coste para todos", añade Víctor en referencia a las sanciones que ha sufrido el club en los últimos años de proceso soberanista; como la multa de 30.000 euros por las banderas independentistas que los aficionados independentistas mostraron durante la final de la Champions League de 2015 en el Estadio Olímpico de Berlín.

O la situación insólita que se vivió en la jornada del referéndum ilegal del 1-O. Ese día, el Barcelona quiso no celebrar el partido de la Liga que le enfrentaba a Las Palmas "por la excepcionalidad" -alegó la directiva Blaugrana- de lo que había ocurrido en Cataluña. Ante la negativa de la Federación, el Barcelona decidió unilateralmente cerrar las puertas del Camp Nou y dejar sin fútbol a los aficionados de uno y otro equipo. “Hemos decidido jugar con el estadio vacío para que el mundo vea cómo estamos sufriendo en Cataluña”, dijo el presidente del club, Josep Maria Bartomeu. Una vez más, el F.C Barcelona intentó abanderar un sentimiento independentista que no toda su afición comparte.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba