Pedro Antonio Sánchez no dimite. El presidente de la Región de Murcia le ha comunicado personalmente este jueves a Ciudadanos, partido que apoyó su investidura y que sostiene a su Gobierno, que seguirá en el cargo pese a que la Justicia le investiga por presuntos delitos de prevaricación, malversación, fraude y falsedad documental en el marco del caso Auditorio. El barón declarará el lunes por este asunto ante el Tribunal Superior de Justicia de Murcia, proceso que a juicio del partido naranja es incompatible con el ejercicio del poder.

Así figura, además, en el pacto de investidura que PP y Cs firmaron en 2015 y en la Ley de Transparencia autonómica: los cargos públicos imputados deberán apartarse hasta la resolución del proceso judicial. Sin embargo, ahora Sánchez se niega a marcharse antes de que se le abra juicio oral y así se lo ha transmitido personalmente al líder de Ciudadanos en Murcia, Miguel Sánchez. Ambos mandatarios se han reunido en el Palacio Aguirre de Cartagena por espacio de una hora, sin llegar a ningún entendimiento.

"El Partido Popular ha roto el pacto de investidura. Los cuatro escaños de Ciudanos en la Región no estamos dispuestos a permitir esta situación", ha indicado el cargo naranja al término de la reunión. A su juicio, el barón