El líder de Vox, Santiago Abascal, ha acudido este miércoles junto a otros dirigentes del partido a la concentración del sector agrario ante el Ministerio de Agricultura.

Su presencia ha dividido a los manifestantes allí concentrados. Algunos de ellos le han espetado que no era "el momento ni las formas para apoyar su causa" y que se les puede apoyar de "muchas formas".

Algunos de los asistentes le han espetado que no era "el momento ni las formas para apoyar su causa"

Abascal, que estaba acompañado por la presidenta de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, y el portavoz de su partido en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, entre otros diputados, ha asegurado comprender las críticas.  Finalmente ha decidido irse.

"Hay muchos pareceres, hay mucho nerviosismo en el campo. Hay personas que están contentas de que vengamos y otras que no. Pero no hemos venido a hablar, hemos venido a escuchar", ha intentado zanjar el líder de Vox. 

Ante las preguntas de los periodistas, Abascal ha afirmado que desde las asociaciones organizadoras de la protesta no les han pedido que vayan, pero que han acudido a "apoyar" y a mostrar "todos mis respetos". "Nosotros nos vamos cuando queremos. Hemos venido a dar testimonio y ya lo hemos hecho", ha señalado antes de irse y preguntado por si le habían echado.

Los convocan tes piden que no se instrumentalice

Fuentes de UPA, uno de los sindicatos agrícolas detrás del movimiento 'Agricultores al límite', defienden que no han pedido a los políticos que no vayan a las manifestaciones, pero sí les piden que respeten las movilizaciones y no las traten de instrumentalizar. "El lugar donde deben apoyarnos los políticos de todo signo es el Parlamento. Allí deben promover las modificaciones legislativas que estamos reclamando", aseguran.

Desde Asaja, otra de las asociaciones que promueve las protestas de agricultores y ganaderos, explican a este medio que no se ha hablado con ningún político "ni para que vayan, ni para que dejen de ir".