Desafío soberanista

Cinco preguntas clave ante un decisivo pleno en el Parlamento catalán

Aunque se celebre, si finalmente no se vota un candidato a la Presidencia de la Generalitat, no empezarán a correr todavía los dos meses de plazo antes de que haya que convocar nuevas elecciones

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Copenhague.
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Copenhague. EFE/Ricardo Ramirez

Una vez que el Tribunal Constitucional (TC) ha decidido que la investidura de Carles Puigdemont solo es posible con él en el hemiciclo -nada de investiduras telemáticas-, y que antes tendría que entregarse a la Justicia y pedir autorización para salir de la cárcel al magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, la incógnita es qué hará el presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent. Cinco cuestiones planean sobre esa sesión: 

¿Suspenderá el pleno antes de las 15.00?

Ayer, lunes, se especulaba con esta opción como la más probable, toda vez que se adjudica a Torrent y, sobre todo, a su partido, ERC, la necesidad de "ganar tiempo" para convencer a Puigdemont y a Junts pel Cat (JpCat) de que desista. No es una tarea fácil porque no menos de quince de la treintena de diputados de la formación del expresident son fieles al huido y peligra la mayoría soberanista, por más que destacados republicanos como los diputados al Congreso Joan Tardá y Gabriel Rufián le hayan dicho a Puigdemont que igual tiene que sacrificarse.

Aunque el político huido a Bruselas lo hiciera, hoy es muy pronto para fraguar una nueva candidatura en torno a Elsa Artadi o a cualquier otro diputado de JxCat, y que la CUP lo acepte. Además, Torrent tiene la excusa de que el TC ha dado un plazo de diez días a las partes para que aleguen antes de decidir si admite a trámite el recurso del Gobierno.

¿Abrirá la sesión y luego la suspenderá?

Es una opción, pero tendrá que dejar claro desde el inicio que el Pleno NO es para investir a Puigdemont, so pena de incurrir en desobediencia al alto tribunal. Además, según algunas de las interpretaciones jurídicas, Torrent estaría así poniendo en marcha el plazo de dos meses tras el cual, si no se logra constituir gobierno, Mariano Rajoy se verá obligado a convocar elecciones.

Aunque a Puigdemont le interesa esa repetición de los comicios, ERC no quiere ni oír hablar de ello por miedo a perder frente a Junts pel Cat por una cifra de diputados aún más abultada que la actual. Al Gobierno no le interesa repetir urnas pero sí poner el cronómetro de dos meses en marcha porque se ha marcado la última semana de marzo o la primera de abril para presentar al Congreso el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado 2018. Más tarde ya será muy complicado, ya que se solaparían con el trámite de las cuentas públicas para 2019.

¿Se atreverá Torrent a desobedecer al Constitucional?

Esta opción parece casi descartada porque el presidente del Parlamento catalán ha dado señales desde su toma de posesión de que está en contra de la "vía unilateral" para desafiar al Estado. De hecho, la CUP, el tercer socio soberanista criticó su discurso en la constitución de la Cámara autonómica, criticó abiertamente a Torrent por su blandura contra el Estado. ERC, no obstante, parece decidida a no retar más al TC y que comience cuanto antes la legislatura

¿Desde cuándo corre el reloj? 

Si mañana no hay Pleno y Torrent decide esperar, podrá llevar a cabo esa nueva ronda de consultas con los partidos dentro del plazo de diez días que ha fijado el TC, o esperar a que este se pronuncie y luego iniciar la ronda. En cualquier caso, cuando Torrent pueda presentar un candidato distinto de Puigdemont, éste necesitará los 66 diputados de JxCat y ERC (66 escaños entre las dos fuerzas) más los 4 diputados de la CUP. 

En caso negativo, se celebra un segundo debate de investidura en el plazo de dos días. Una sesión que suele ser más breve y en la que el candidato a la investidura necesita mayoría simple, más votos a favor que en contra. En el supuesto de un candidato independentista de JxCat o ERC, bastaría con la abstención de la CUP para proclamarlo nuevo presidente de la Generalitat.

¿Puede Puigdemont volver a ser candidato?

En teoría, sí, en la práctica va a depender de lo que diga LLarena. Supongamos que Torrent no vuelve a convocar pleno hasta dentro de diez días y el expresidente de la Generalitat se entrega a la Justicia. En ese caso, tendría que pedir autorización al juez LLarena para que le deje acudir al Pleno.

Si el magistrado se niega -como lo ha hecho en los casos de Jordi Sánchez u Oriol Junqueras- y Puigdemont recurre ante el TC, es probable que éste le dejara salir. Volvería así a ser presidente de la Generalitat pero sólo por un período de dos meses, lo que tarde el Supremo en dictar auto firme de procesamiento. En ese momento tendría que dejar de ejercer y el Parlamento de Cataluña elegir a su sustituto.

La actualidad al minuto en tu email

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba