Elecciones municipales 2019 El PP presenta en seis pueblos a alcaldes que gobiernan desde el franquismo

Los regidores de estos pequeños municipios de Segovia, Guadalajara, Alicante y Ourense buscan la reelección por enémisa vez. El más veterano aspira a cumplir 59 años en el cargo

Ricardo Díaz, alcalde de Castillejo de Mesleón (Segovia) desde 1963.
Ricardo Díaz, alcalde de Castillejo de Mesleón (Segovia) desde 1963. Cipriano Pastrano (La Razón)

Si Franco levantara la cabeza tal día como hoy, se llevaría la sorpresa de ver aún a alcaldes que fueron nombrados durante su régimen. En concreto, a seis regidores incombustibles: Ricardo Díez (Castillejos de Mesleón, Segovia), Senén Pousa (Beade, Orense), José Luis Seguí (Almudaina, Alicante) y tres de localidades de Guadalajara -Mauricio Martínez (Valdarachas), Paulino Collada (El Recuenco) e Ignacio Gordón (Matillas)-.

Todos ellos han sido reelegidos por sus vecinos durante el período democrático y con mayorías absolutas, así que no lo han debido hacer del todo mal. Y todos ellos forman parte de la familia del PP, de modo que la tan cacareada renovación que pregona Pablo Casado no ha llegado a estos lugares ni se la espera.

Ninguno de ellos tiene asegurada la reelección el próximo 26-M ya que las candidaturas populares que encabezan deberán competir con las de otras formaciones políticas, pero el vértigo electoral no les afecta lo más mínimo. Ya tienen las posaderas peladas de tanto utilizar las sillas consistoriales, así que si sus vecinos les mandan a la oposición cederán el testigo gustosamente.

El alcalde que no quería serlo

El alcalde que lleva más tiempo en el cargo es el de Castillejos de Mesleón. Díez tiene sobre sus espaldas la friolera de 55 años empuñando la vara de mando y, pese a que en diciembre cumplirá 90 años de edad, sigue con el gusanillo de ayudar al pueblo en lo que pueda y mientras las fuerzas le acompañen.

Díez llegó a la Alcaldía de Castillejo de Mesleón en 1963, con 33 años. No se lo esperaba. Y tampoco quería, según relató a El Norte de Castilla. Trabajaba con su padre, de labrador, pero un tío suyo, que era concejal, pidió la excedencia por enfermedad, y le dejó haciendo las veces de alcalde.

Lejos de emocionarse, propuso al gobernador civil que eligiese a un amigo para el puesto, pero éste falleció a los pocos días y no tuvo más remedio que asumir el mando. Fue nombrado alcalde de forma definitiva en noviembre de 1964 con la liturgia del franquismo y así hasta hoy. El pueblo cuenta con 145 habitantes en la actualidad y si gobierna hasta 2023 habrá estado al frente del pueblo durante 59 años.

Senén Pouse, alcalde de Beade (Orense).
Senén Pouse, alcalde de Beade (Orense). EFE

El más polémico de estos alcaldes que provienen del franquismo es Senén Pousa, un caballero templario que gobierna en tierras gallegas desde 1974. Beade se acerca a los quinientos habitantes así que esta localidad de la comarca del Ribero requiere una gestión importante, de arremangarse de día y de noche. 

Senén Pousa es garantía de éxito electoral para el PP y, al mismo tiempo, un problema para la imagen del partido ya que nunca ha ocultado su admiración por Franco, al que conoció personalmente cuando le propuso ser alcalde y con el que coincidió en dos ocasiones.

Durante años organizó una misa en su memoria coincidiendo con el aniversario de su muerte y llevó el 'Cara al sol' de melodía en su teléfono. Su despacho está repleto de símbolos del anterior régimen y en la última legislatura ha tenido que enfrentarse al Ministerio de Justicia y a la Diputación, que le exigen que aplique la ley de la Memoria Histórica y cambie de nombre la calle del Caudillo, la más importante de Beade y en la que se encuentra la Casa Consistorial.

En ocasiones ha insinuado su intención de dejarlo, pero se resiste. Sobre todo después del atentado del 7 de octubre del 2013 que sufrió el Ayuntamiento y que fue atribuido a Resistencia Galega. Pouse se mantiene en sus trece y cualquier consejo para que dimita le parece ahora un acto de cobardía. Así que sólo los votos sacarán a Pousa del edificio municipal.

Se fue al PSOE y regresó al PP

José Luis Seguí lleva desde 1972 como alcalde de Almudaina, un pueblo alicantino de 104 vecinos en el que su lista se enfrentará a las de PSOE y Compromís. Ese mismo año llegaron al cargo por designación directa del franquismo Mauricio Martínez en Valdarachas (35 habitantes) y Paulino Collada en El Recuenco (60), mientras que Ignacio Gordón lo hizo en 1973 en Matillas (106).

Los tres competirán con listas del PSOE, partido por el que concurrió Gordón en varias convocatorias electorales antes de regresar al PP. En el caso de Collada, también lo hará con una candidatura del Partido Castellano-Tierra Comunera, según Público.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba