Por más que Pedro Sánchez y la Ejecutiva Federal del PSOE se estén empleando a fondo para defender la candidatura de Pepu Hernández a la Alcaldía de Madrid, las aguas bajan muy revueltas en el PSM, donde todas las facciones dan por supuesto que el pasado fiscal del ex seleccionador nacional de baloncesto va a pasarle factura en las primarias del 9 de marzo.

Faltan 40 días para que la militancia decida entre él, el histórico dirigente de Izquierda Socialista Manuel de la Rocha, y el concejal madrileño y secretario de la Agrupación Centro, Chema Dávila -último en postularse, este jueves-, y nadie se atreve a formular un pronóstico; salvo que la revelación de que Hernández tributa a través de una sociedad, ahorrándose vía Impuesto de Sociedades (25%) lo que hubiera tenido que pagar vía IRPF (45%), va a convertir la votación en un plebiscito a favor o en contra.

Al favorito de Sánchez le va a resultar ciertamente difícil obtener el 50% de los votos en la primera vuelta, el 9 de marzo; con lo cual, lo más probable es que una semana más tarde, el 16 de marzo, haya una segunda vuelta entre los dos más votados, Hernández y De la Rocha o Dávila, aprovechándose cualquiera de estos últimos del posible voto de castigo al ex seleccionador por sus prácticas fiscales.

El presidente del Gobierno, de visita oficial en México, guardó silencio y evitó respaldar a su candidato

De momento, este jueves se produjo en México un hecho significativo: el presidente del Gobierno, de visita oficial, guardó silencio y evitó respaldar a su candidato a pesar de que los periodistas que le acompañan en la comitiva le preguntaron expresamente. Hay "enfado" y "estupor" en las agrupaciones socialistas madrileñas porque "lo que ha hecho Pepu es legal pero no es admisible para un candidato socialista a un cargo público como decía, por cierto, el propio Pedro Sánchez" en unas famosas declaraciones en Telecinco hace menos de un año que ayer volvieron a correr como la pólvora en las redes y entre los afiliados:

https://twitter.com/callobe5/status/1090942250815766528?ref_src=twsrc%5Etfw

En estas condiciones, el riesgo de plebiscito a sus prácticas fiscales está en la mente del equipo de Pepu Hernández, lo cual le perjudica objetivamente. Como perjudica a De la Rocha, por la división del voto, el anuncio de Dávila de que también quiere competir. La gran esperanza de ambos es ahora que Pepu Hernández no logre el 50% del voto el 9 de marzo.

Un escenario más que probable, en el que "puede pasar de todo" porque la victoria final, el día 16, dependerá de "unos cientos de votos", coinciden los más. Por eso, la Ejecutiva Federal decidió este jueves salir en tromba a defender la honorabilidad del campeón mundial de baloncesto (Japón 2016), en boca de la vicesecretaria general, Adriana Lastra, quien denunció que se ha puesto en marcha "la máquina de picar carne" para propagar "calumnias" y "difamaciones" contra el campeón del mundo de baloncesto.

"Acaparar" avales

De momento, la presentación de Pepu Hernández este domingo en el Teatro La Latina se mantiene y Pedro Sánchez y Ferraz van a poner toda la carne en el asador para que suponga un antes y un después; que no quepa duda sobre quien va a ganar la votación del 9 de marzo. Les va mucho en ello, se señala desde la candidatura de su rival, porque Pedro Sánchez no puede permitirse el ridículo que supondría la victoria de Manuel de la Rocha o Chema Dávila.

Por eso, se insiste desde el equipo del ex alcalde de Fuenlabrada, Ferraz va a hacer todo lo posible por  "acaparar" el mayor número de avales a partir del 19 de febrero, primer día hábil de recogida; se trata de superar con mucho el mínimo -250, un 5% del censo- y borrar así "cualquier sensación de victoria" de sus contrarios tres semanas después.

Mientras tanto, el secretario general de la federación, José Manuel Franco, contestaba a la información publicada por este periódico respecto a que diversos sectores le habían pedido el aplazamiento del acto en el Teatro de La Latina para no poner en duda la "neutralidad" de los órganos del partido. Según Franco, el PSM no organiza nada, es la plataforma que apoya al candidato con Pedro Sánchez a la cabeza: