Podemos “de lucha” y Podemos “de gobierno”. Esta es la fórmula que el partido de Pablo Iglesias ha estrenado esta mañana durante el arranque de la XIV legislatura en el Congreso de los Diputados. Un modelo que Vozpópuli adelantó y que el equipo de gobierno de Podemos (ministros y Vicepresidente) ha escenificado aplaudiendo el discurso del Rey y Jefe del Estado, Felipe VI, mientras que los diputados del grupo parlamentario se han negado a hacerlo. En 2016, durante el último discurso del monarca en el arranque de la XIII legislatura, los diputados de Podemos tampoco aplaudieron.

Los cuatro ministros de Podemos y el vicepresidente del gobierno, Iglesias, han tomado asiento por primera vez en la bancada azul, destinada a los miembros del Ejecutivo. Iglesias, además de Irene Montero, Yolanda Díaz, Manuel Castells y Alberto Garzón, se han levantado ante el monarca para aplaudir su discurso. En él, el monarca ha afirmado que “vuelva la hora del Parlamento”, después de más de un año de parálisis y dos ciclos electorales.

Guiño a la oposición

Durante su intervención, el Rey ha recordado “la nueva realidad” parlamentaria después de la irrupción de Podemos y Ciudadanos, en 2015. “La esencia del parlamentarios es el acuerdo, como también lo es el ejercicio del control político por la oposición”. “Pactar y controlar, acordar nuevos asuntos y disentir en otros, son consustanciales a nuestro régimen parlamentario en el que la diversidad de ideas y opiniones va unida al común respeto a nuestros valores constitucionales”, ha añadido.

Felipe VI también ha reivindicado el papel de la Constitución: “Una Constitución que nació del diálogo y el acuerdo, y también para el diálogo y el acuerdo; que nació proyectándose hacia el futuro como un marco político pactado y compartido para el desarrollo de nuestra vida colectiva en plenitud democrática”. “Un Estado Social, un Estado Democrático y un Estado de Derecho”, ha aseverado.

No todos los ministros de Unidas Podemos han apluadido al Jefe del Estado con la misma intensidad. Garzón y Castells, por ejemplo, lo han hecho tibiamente. Iglesias, con más énfasis. Detrás de ellos, los diputados capitaneados por Pablo Echenique, han evitado aplaudir. Rafa Mayoral o Alberto Rodríguez, entre otros, se han levantado de sus asientos pero se han negado a manifestar su apoyo al discurso del Monarca. Tampoco Jaume Asens, líder de Podemos en Cataluña, ha aplaudido al Jefe del Estado.