Política

El tenso chat de la cúpula de Podemos en la purga de Espinar: "Va contra Pablo; le suelto una ostia"

Los chats internos detallan el clima de tensión en el partido y cómo se fraguó el alejamiento de un dirigente crítico. Espinar señala a Iglesias como el responsable de la debacle del partido en las autonómicas del 12-J

Ramón Espinar en el Senado en diciembre de 2018
Ramón Espinar en el Senado en diciembre de 2018 Europa Press

En un clima de máxima tensión, la dirección de Podemos decidió hace un año alejar al exsenador Ramón Espinar acusándole de alimentar la tensión y ponerse “en contra de Pablo [Iglesias]”. En los chats internos, que desvela en exclusiva Vozpópuli, figuras destacadas de la dirección como Irene Montero, entonces portavoz parlamentaria de Podemos, y Juanma Del Olmo, jefe de campaña, reprochan a Espinar su actitud y llegan a afirmar: “Alguien tiene que pagar la fiesta. Voy a su casa y le suelto una ostia”.

Para la dirección de Podemos, Espinar era culpable de no desmarcarse del grupo de dirigentes que plantearon una vía estratégica diferente de la que ordenaba Iglesias tras la salida de Íñigo Errejón. Entonces, una decena de secretarios regionales se conjuraron en Toledo y pidieron buscar un entendimiento con Errejón. Creían que el enfrentamiento hubiera dinamitado el “espacio del cambio” y pedían centrar el proyecto de izquierda alternativa al PSOE.

Iglesias tenía otro planteamiento. Desde la célebre reunión con Oriol Junqueras y Jaume Roures, apoyado por relevantes periodistas catalanes, diseñaba un giro estratégico con el acercamiento a los nacionalistas. Esperaba atraer al PSOE de Pedro Sánchez ofreciendo una coalición con los votos de los independentistas. Los críticos advertían de que el precio era acabar como subalternos al PSOE, y lo interesante es que ambas cosas están ocurriendo en los últimos meses.

"Alguien tiene que pagar la fiesta"

En ese mes de enero de 2019, Irene Montero acusaba a Espinar de alinearse con Errejón. “Pablo está resolviendo un puto marrón mientras cuida de dos niños y emocionalmente al límite. Ramón tiene que ayudar, no poner problemas”, escribió el 22 de enero en los chats de la cúpula morada a los que ha tenido acceso este diario.

La número dos de Podemos dijo que Espinar estaba “participando de una reunión que sabe que nos perjudica y le da igual porque lo importante es que él está dolido”. Se abre un debate interno, y entonces interviene Del Olmo (que aparece en el chat con cuenta eliminada) para atacar a Espinar: “Niñato egocéntrico pijo”.

Chat de Podemos antes de la dimisión de Ramón Espinar
Chat de Podemos antes de la dimisión de Ramón Espinar Vozpópuli

“Es que igual voy a su casa y les suelto una ostia por niñato", insiste el actual miembro del gabinete del vicepresidente Iglesias. "Que está en Podemos por nosotros. Que no le querían ni dejar entrar”, agrega. El debate aumenta de intensidad. Espinar es señalado como culpable de ir “en contra de Pablo”. “Igual es la excusa, alguien tiene que pagar la fiesta. Yo de esta igual salgo con menos amigos, lo tengo claro, estoy haciendo política. Y me voy a llevar por delante lo que nos haga falta con tal de proteger a la gente que me trajo aquí”, zanja Del Olmo. 

Tres días después, el 25 de enero de 2019, Espinar anuncia su retirada de todos los cargos orgánicos y políticos. Se convierte en uno de los diez secretarios generales apartados a lo largo del último año por la cúpula morada y ahora, tras el batacazo electoral en Galicia y el País Vasco, ha vuelto con una dura crítica contra Iglesias y la dirección nacional

Endogamia y autoritarismo

La conversación que desvela Vozpópuli es el segundo acto de una operación que empieza en noviembre de 2018, con la primera purga de los dirigentes errejonistas, por su parte responsables de negociar en la sombra con Manuela Carmena. En esos chats, los líderes del partido hablaban de echar a los "socialtraidores" e ironizaban con actuar como el narcotraficante colombiano Pablo Escobar

Después de la purga de los barones regionales, el partido morado ha perdido fuelle en todos los ciclos electorales (dos generales y las autonómicas). El pasado domingo, Podemos perdió más de 300.000 votos en Galicia y el País Vasco con respecto a 2016. En la noche electoral del domingo, Espinar lanzó varios tuits señalando a la dirección nacional por esa debacle. Y contestó directamente a Iglesias, quien tras el fracaso “sin paliativos” apuntó a la necesidad de hacer “autocrítica”.

Endogamia, incapacidad para llegar a acuerdos, sectarismo, agresividad indiscriminada con los medios, expulsión sistemática de la disidencia y el talento, burocratización que impide desarrollar iniciativas locales, autoritarismo... La autocrítica es fácil de hacer”, escribió Espinar.

En el medio de la polémica de las primarias y a la espera de conocer cómo acabará el caso Dina, Podemos se encuentra en una situación paradójica. Ha logrado sentarse en el Consejo de Ministros, pero han explotado sus contradicciones internas. El proyecto que empezó en las calles ha acabado centrándose en las redes sociales y la televisión. Y la falta de estructuras y la escasa tolerancia hacia la disidencia han reducido el electorado de un partido que tan solo hace seis años aspiraba a dar el sorpasso al PSOE. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba