Política

Rodrigo Rato, el ocaso del milagro

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia.
Rodrigo Rato, expresidente de Bankia. Efe

Cuatro años y seis meses de prisión. La condena en firme al exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, por las 'tarjetas black' supone la puntilla definitiva para un hombre que fue considerado como el autor del 'milagro económico' de España, mérito que le permitió ganarse el respeto internacional y ser el primer español en ascender a la dirección del Fondo Monetario Internacional(FMI).

No obstante, la luz del que fue calificado por Emilio Botín, expresidente de Santander, como "el mejor ministro de Economía que ha tenido la democracia" comenzó a apagarse a partir de 2008, poco después de su salida del FMI, cuando el estallido de la crisis puso en entredicho el modelo de las hasta entonces modélicas cajas de ahorros.

La decisión del Tribunal Supremo, que podría suponer el inminente ingreso en la cárcel de Rato, no pone fin, en cualquier caso, al periplo judicial del exministro, que aún tendrá que enfrentarse a los tribunales por dos procedimientos adicionales: el juicio oral por la salida a bolsa de Bankia -de cuya pieza separada proviene la sentencia de las black- y la investigación por el origen de su patrimonio, adelantada por este periódico a raíz de las investigaciones que estaba realizando el Sepblac después de que Rato se acogiera a la amnistía fiscal de Cristóbal Montoro en 2012.

Rato, nacido en Madrid hace 69 años, es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Administración de Empresas por la Universidad de California (Berkeley). Comenzó su andadura política en 1979 en Alianza Popular (AP), formación que le llevó al Congreso de los Diputados en 1982.

Vicepresidente, ministro y director del FMI

Tras la victoria en las elecciones generales de 1996 del ya refundado Partido Popular, Rato se erigió como ministro de Economía y Hacienda (1996-2000) y ministro de Economía (2000-2004) de los Gobiernos de José María Aznar, a quien le unía su larga amistad y una clara afinidad profesional.

De su gestión destaca el crecimiento del PIB, que llegó a alcanzar el 5,3% en el año 2000, por encima del resto de países de la eurozona. También llevan su firma operaciones como las privatizaciones de Endesa, Tabacalera, Repsol, Telefónica o Gas Natural, cuestionadas por los investigadores de la Guardia Civil años más tarde.

Estos méritos le llevaron a competir en septiembre de 2003 con Mariano Rajoy, a la postre vencedor, como el candidato del PP a la presidencia del Gobierno. Tras la victoria de Zapatero en las elecciones generales de 2004, Rato encontró apoyos para ser el primer español en ascender a la gerencia del FMI.

Su llegada a Caja Madrid

No obstante, renunció por sorpresa al cargo en octubre de 2007 alegando motivos personales, lo que le trajo de vuelta a España, donde se incorporó a la división internacional de Lazard y al consejo internacional de Banco Santander antes de recalar en 2010, impulsado por Rajoy, en la presidencia de Caja Madrid, relevando al frente de una de las entidades más afectadas por la burbuja inmobiliaria a Miguel Blesa.

Rodrigo Rato, en la salida a Bolsa de Bankia
Rodrigo Rato, en la salida a Bolsa de Bankia EFE

Al frente de la caja lideró la fusión fría de las siete cajas (Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja) que dieron origen a Bankia lanzada a bolsa el 20 de junio de 2011 a pesar de las reticencias de los analistas. "La solidez de este proyecto es suficiente para que todos estemos más ilusionados", se felicitaba este amante de la meditación ante unos medios que, sin saberlo, captaban una de las últimas imágenes más recurrentes de Rato libre de tachas judiciales.

Al cierre de ese año, no obtante, se detectó que las siete cajas de ahorros aglutinaban un agujero patrimonial de 3.500 millones de euros, lo que urgió al Gobierno a planificar una inyección de dinero público que supuso su relevo en la presidencia y el principio del fin del todopoderoso Rato, especialmente tras la reformulación de las cuentas de 2011.

A día de hoy, de los 22.424 millones inyectados finalmente en la nacionalizada Bankia tan solo se han recuperado unos 2.850 millones de euros. De este total, 2.122 millones se han obtenido vía privatización –1.304 millones de euros resultado una colocación del 7,5% del capital de Bankia, en enero de 2014 y 818,3 millones en la venta del 7% del pasado mes de diciembre-, y los 727 millones restantes se han ingresado mediante los dividendos de 2014, 2015, 2016 y 2017.

La participación del Estado en la entidad, del 60%, actualmente está valorada en algo más de 6.000 millones de euros, por lo que si el banco se privatizase a los actuales precios del mercado, no se recuperarían ni el 50% de las ayudas concedidas.

Denuncia de UPyD

Rodrigo Rato tras ser detenido
Rodrigo Rato tras ser detenido EFE

En 2012, tras una denuncia de UPyD por supuesta estafa y falsedad contable en Bankia, se inaugura la etapa judicial de Rato, que cambia las salas de reuniones por los despachos de la Audiencia Nacional, donde el próximo noviembre hará frente al juicio por la salida a bolsa de la entidad en la que la Fiscalía Anticorrupción pide para él cinco años de cárcel.

El caso más prolijo hasta la fecha, sin embargo, es el que instruye la justicia madrileña desde 2015 por presuntos delitos fiscales, corrupción y blanqueo de capitales con los que el exvicepresidente del Gobierno habría abultado su patrimonio y que provocaron que Rato fuera detenido en la puerta de su casa ante la atención de los medios de comunicación.

Estas pesquisas llevaron a Rato a ganarse el rechazo incluso de sus excompañeros en el Partido Popular, como cuando el portavoz Grupo Parlamentario Popular, Miguel Ángel Paniagua, expresó el pasado enero en el Congreso de los Diputados "su pena" porque "un gran ministro de Economía" se haya "desprestigiado a sí mismo" de tal forma.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba