PSOE La paz interna en el PSOE se altera en las redes sociales

La temperatura interna ha bajado en el PSOE, pero Twitter sigue siendo terreno de enfrentamiento entre los sectores del partido enfrentados a cara de perro en las primarias. Las marchas de Eduardo Madina y Antonio Trevín espolearon las críticas en agosto.

Militantes y simpatizantes del PSOE a las puertas de Ferraz
Militantes y simpatizantes del PSOE a las puertas de Ferraz EFE

Formalmente las hachas están enterradas después de la guerra abierta que fracturó al PSOE en el último año, con la marcha y regreso del secretario general, Pedro Sánchez, y en la que pocos socialistas se mantuvieron neutrales. En las últimas primarias, no hubo nadie que no tomara partido en una contienda que tuvo en las redes sociales uno de sus campos de batalla más embarrados. Ahora, aunque el nivel de enfrentamiento ha bajado considerablemente, los ánimos permanecen encendidos entre partidarios y detractores del líder restituido, y el relevo de Alfonso Guerra y el adiós de Eduardo Madina y Antonio Trevín han servido para avivar los roces. Twitter ha sido testigo.

Aunque todos parecen empeñados en calmar las aguas del partido, estos tres momentos han mostrado queno va a ser tan fácil hacer tabla rasa. El silencio en redes del sector del partido que perdió las primarias no ha aguantado y no sólo lo rompieron militantes de base, muy implicados y conocidos por todo aquel que bucee en las redes socialistas, sino por dirigentes significativos, cuyas palabras animaron aún más el debate entre tuiteros de las dos sensibilidades.

Mientras la dirección del PSOE restaba importancia al relevo del exvicepresidente del Gobierno al frente de la Fundación Pablo Iglesias, muchos socialistas criticaron duramente una decisión que vinculaban al apoyo que había dado el veterano dirigente a Susana Díaz en las primarias. Así lo hacían muchos en privado, pero hubo quien también cargó contra esta decisión en las redes sociales.

Así se expresó en Twitter la 'tomasista' Matarín, miembro de la primera Ejecutiva de Pedro Sánchez. Otros dirigentes socialistas no dirigieron sus críticas a Ferraz, pero sí dejaban claro que consideran que el exvicepresidente merece un reconocimiento del que creen que Sánchez le está privando: "Será la historia la que coloque a Alfonso Guerra en el lugar de honor que merece... se reconocerá su papel clave en la democracia española", escribió en su cuenta la exnúmero dos del partido Elena Valenciano.

El proceso fue similar cuando, días después, Eduardo Madinaanunció su marcha del Congreso de los Diputados. Llovieron los mensajes de pesar por su decisión, entre ellos los de aquellos socialistas que han formado parte siempre de su entorno y que le apoyaron muy activamente en las primarias de 2014.

También expresaron su pena por esta marcha en la federación que lidera Susana Díaz, a quien se unió en las últimas primarias contra Pedro Sánchez, tres años después de que el PSOE andaluz apostara por el madrileño frente a Madina. Mientras tanto, otros militantes restaron importancia a su pérdida o incluso lo celebraron, para indignación de sus próximos. 

Más peleas entre 'pedristas' y 'susanistas'

Las circunstancias de esta marcha avivaron también los enfrentamientos dialécticos tan habituales entre militantes en la etapa reciente del partido. Defensores de unos y otros se enzarzan con frecuencia y así ocurrió, por ejemplo, cuando el exalcalde sevillano Jerónimo Guerrero (@jeronimoGJ), 'susanista' con más de 7.600 seguidores en una red que usa con frecuencia, tildó de "indecentes" las palabras de la 'número cuatro' del PSOE, Carmen Calvo, asegurando que cuando alguien deja la política "en un partido se pierden cosas y se ganan". "En tu caso, ganaríamos, y ganaríamos mucho", le espetó Guerrero en su cuenta. 

Y una tuitera 'pedrista', Carmen Iglesia (@carmeniglesia2), le reprochó sus palabras: "No veo nada malo en las palabras de Carmen Calvo, la política no puede ni debe ser una profesión vitalicia". "Vale, se ve que no das para más", le respondió el 'susanista'. "Siempre descalifican, tienen un rencor que no les deja vivir", replicó ella.

Con la renuncia a su escaño de Antonio Trevín, hubo más de lo mismo. Una cuenta muy activa en el 'pedrismo', @reneperle, con más de 3.000 seguidores, cargó duramente contra el diputado asturiano, al que acusó de "irse matando", por explicar su marcha en el cambio de rumbo del partido, que dice no compartir. Para esta 'pedrista', Trevín se marcha "por ser partidario de abstenerse para que gobierne Rajoy y no ser leal a su secretario general". 

Esta cuenta fue una de los que compartió, criticándolo, la información sobre la entrada del que fuera presidente de Asturias en una empresa privada, un fichaje que fue muy cuestionado por militantes del mismo sector. Hasta el punto que Trevín llegó a publicar en las redes sociales un mensaje en el que lamentaba que "algunos compañeros socialistas" se dediquen a propagar "calumnias". El asturiano defendió que su contratación no tiene "ninguna incompatibilidad legal" y tildó de "panfletos" las críticas que circulaban por las redes. 

Pero estas marchas no han sido los únicos motivos de enfrentamientos en las redes. Las polémicas abiertas en torno a declaraciones de miembros de la dirección socialista también han servido para calentar los ánimos. Muy comentadas fueron las declaraciones del portavoz, Óscar Puente, sobre Venezuela y la atención que genera en España y las palabras del secretario de Organización, José Luis Ábalos, sobre el recurso a la Guardia Civil en la huelga de seguridad en El Prat (Barcelona).

El exministro Jordi Sevilla terció con una recomendación que no gustó nada a algunos en la sede que pisó mucho hasta hace unos meses:

Muy compartido, su tuit generó también muchas respuestas. "Pues tú, estimado Jordi acabas de meternos en un barrizal. Mejor estabas callado, o ¿sabes?, en privado quedabas como un buen señor", le afeó una militante gallega.

Los miembros de la Ejecutiva de Pedro Sánchez se mantienen al margen de estas discusiones en la red social. Puente, que fue uno de los dirigentes más activos y polémicos en la campaña de las primarias, ahora tiene un papel mucho más moderado en Twitter. Pero abundan las quejas de quienes se dicen bloqueados por él. "No sólo bloquea a periodistas, a los propios compañeros y compañeras de nuestro partido nos bloquea sólo por no pensar como él. Dictatorial", escribió el pasado 16 de agosto Laura Rojas (@laura_89s), una militante andaluza que apoyó activamente a Susana Díaz en las primarias. 

Al quite estuvo una 'pedrista' (@noefr86), que le reprochó que no lo criticara cuando eran "Madina, Lambán y un largo etcétera" los que bloqueaban a compañeros. Las dos se enzarzaron hasta que dieron por cerrada la discusión con un vídeo de la canción del 'Olvídame y pega la vuelta' de Pimpinela, una, y un gif viral de Pocahontas y el veraniego 'Hasta luego, Maricarmen'.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba