Política

Sin libros de texto y con huerto: así es el colegio que seduce a Iglesias y Montero

Los dirigentes de Podemos se mudan a Galapagar, donde existe un centro escolar público que educa a sus alumnos a través de proyectos y no tiene exámenes. Así es el colegio La Navata

Irene Montero y Pablo Iglesias.
Irene Montero y Pablo Iglesias. Efe

Los dirigentes de Podemos Pablo Iglesias e Irene Montero, que serán padres a la vuelta del verano, han decidido mudarse a un chalet en La Navata, una zona residencial situada a tres kilómetros del municipio madrileño de Galapagar. Entre los motivos que les han llevado a tomar la decisión, según han reconocido los propios líderes de la formación morada, destacan queviven "muchos amigos suyos" y que, además, residir cerca del campo les permitirá desarrollar una vida privada sin la presión actual.

Pero estas no serían las únicas razones que les han empujado al noroeste de la Comunidad de Madrid. Según fuentes de Podemos, otra de las causas sería la cercanía de un colegio público conocido por un sistema pedagógico alternativo basado en el trabajo por proyectos en el que estarían interesados. Aunque Iglesias ni Montero se han puesto en contacto aún con los centros escolares de la zona, tal y como ha podido comprobar este diario, todo apunta a que se trata del colegio público La Navata, ya que es el único de los tres que existen alrededor de la pedanía y que utiliza un método de enseñanza innovador.

Proyectos educativos

"Educamos a través de proyectos, sin exámenes, no queremos que los alumnos lleven libros de texto en la mochila y, aunque disponemos de ellos en las aulas, solemos utilizar otros materiales complementarios", explican fuentes del centro. Con un total de 437 alumnos y unos 30 profesores, el colegio La Navata abrió en 1994, cuando un grupo de profesores que compartían principios educativos similares presentaron un proyecto pedagógico como respuesta a una propuesta del Ministerio de Educación y Ciencia para mejorar la calidad de la enseñanza.

Nos compromete con la educación de personas críticas, autónomas y cooperativas, fomentando su creatividad y la capacidad de adaptación a situaciones nuevas, desde la tolerancia y el respeto"

Hoy es un centro de línea dos (dos aulas por nivel) y, según su filosofía, enseñar y aprender por proyectos les permite poner en marcha el modelo educativo que defienden para sus alumnos y alumnas: "una educación integral en conocimientos, destrezas y valores en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social". "Nos compromete con la educación de personas críticas, autónomas y cooperativas, fomentando su creatividad y la capacidad de adaptación a situaciones nuevas, desde la tolerancia y el respeto", explican en su portal.

'Unidos por la música', 'Enciende tu bombilla, lúcete', 'Sana, sana, la tierra te llama, si la cuidas hoy, te salvarás mañana' o 'Juego limpio (Olimpiadas)' son solo algunos de los proyectos desarrollados por el centro a lo largo de los últimos cursos. "Enseñar y aprender por proyectos nos permite a llevar a la práctica, a la actividad cotidiana del aula, los principios que definen nuestro proyecto educativo desde sus inicios", señalan en el centro.

Diversidad y educación ambiental

Entre estos principios destacan la atención a la diversidad, la participación, la comunicación o la educación ambiental. De hecho, disponen de un huerto donde plantan ajos o tirabeques. Sin embargo, fuentes del colegio reconocen a 'Vozpópuli' que no es fácil que todo el profesorado, donde también hay personal interino, se amolde a este tipo de metodología, puesto que hay quienes no están de acuerdo con la idea de utilizar libros de texto de forma tradicional o de no hacer exámenes.

Otro de los factores a destacar del centro es el fomento de la participación de los padres y madres en el proceso educativo de los alumnos. "Las familias participan directamente en el aula y en el desarrollo de los proyectos acompañando cada mañana y recogiendo a sus hijos directamente en el aula o colaborando en las rutinas de fruta (cada niño o niña trae la fruta diariamente para todos los compañeros de la clase).

Además, las familias participan en el lavado de vasos, platos, toallas, sábanas o aportan materiales y propuestas para el desarrollo de los proyectos; acuden a charlas, exposiciones y conferencias, pero también se involucran en talleres, actividades complementarias y fiestas. La metodología de este colegio es similar a la empleada en el centro al que acudió Irene Montero en su infancia, el Siglo XXI, ubicado en el madrileño barrio de Moratalaz y cuya filosofía es estimular la curiosidad, permitir la autogestión, debatir o dar cauce a las inquietudes artísticas.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba