Política

La ministra Delgado se burló de Marlaska por su condición sexual

En una comida con el excomisario Villarejo y el exjuez Garzón, Delgado llama "maricón" a uno de sus actuales compañeros de Gobierno, el ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska

Dolores Delgado, ministra de Justicia
Dolores Delgado, ministra de Justicia Efe

A la ministra de Justicia, Dolores Delgado, la situación se le complica cada vez más. Tras asegurar en varias ocasiones que no había tenido "ningún tipo de relación personal, profesional, oficial o no oficial" con el excomisario José Villarejo, actualmente en prisión, ayer reconocía que se ha visto "tres" veces con él después de que la web Moncloa.com publicara unos audios de una comida de 2009 entre éstos y el exjuez Baltasar Garzón.

Pero aún quedaba material por destapar. En esa comida, además de tratar asuntos personales y barajar el despido de policías que no les caían bien, también hubo tiempo para las críticas y los insultos. El mismo digital publica este martes unos nuevos audios en los que la ministra Delgado llama "maricón" a uno de sus actuales compañeros de Gobierno, el ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska.

De forma distendida, habla del entonces magistrado de la Audiencia Nacional con Villarejo, Garzón y otros miembros de la cúpula policial. "¿Puedo contar lo que es este?", preguntaba Delgado. Garzón le daba permiso. "Un maricón", decía la actual ministra. "¿Quién es maricón?", preguntaba Villarejo. "Marlaska", afirmaba ella. El actual ministro había hecho pública su condición sexual tres años antes en una entrevista con Rosa Montero en El País.

Un tribunal "de hombres"

Delgado también tuvo palabras para las mujeres de su gremio. En esa misma conversación aseguraba que prefería estar en "un tribunal de hombres": "De tías no quiero. No me llevo mal con las tías, pero los tíos sé perfectamente por dónde van. Y cada gesto, cada cosa... por dónde va la historia", decía.

Además, el director de la Policía Miguel Ángel Fernández Chico comentaba que "no hay igualdad entre el hombre y la mujer", a lo que la ministra respondía: "No, no la hay. Tenemos una ventaja indiscutible".

Finalmente, cuando Villarejo hablaba de que algunas mujeres son como "muñecas hinchables", Delgado empatizaba: "A mi me pasa lo mismo, a mi los tíos me gustan igual, tontitos nada. Ha venido un tío a la Audiencia monísimo, para que lo vamos a negar, parece George Clooney, pero le pasa lo mismo, es una nenaza".

Delgado ha pedido comparecer en el Congreso por este tema; pero, además, será previsiblemente reprobada este martes por el Senado, donde el PP la acusará de haber pretendido abandonar al poder judicial y al juez instructor del caso del "procés", Pablo Llarena, ante la demanda civil presentada contra él en Bélgica.



Volver arriba