Juicio del 'procés' Borrás sigue la fórmula de Forn: "La DUI fue una expresión política sin consecuencias legales"

Sobre el acuerdo de gobierno que fijaba la ley del referéndum, la exconsellera de Gobernación ha asegurado  que era un texto para una "imagen de compromiso"

Meritxell Borrás
Meritxell Borrás EFE

La exconsellera de Gobernación Meritxell Borrás se ha escudado en la tesis de que la declaración unilateral de independencia (DUI) fue una "expresión política sin consecuencias legales". Ante la insistencia de la Fiscalía, ha asegurado que el texto que se leyó en el Parlamento de Cataluña el 27 de octubre de 2017 fue un preámbulo que ni obligaba ni establecía "nada". La respuesta de Borràs sigue la hoja de ruta que la semana pasada marcó el exconseller de Interior Joaquim Forn, quien admitió que la DUI fue una mera "expresión política".

Borràs, una de los tres acusados que se encuentran en libertad provisional, ha comparado el documento con el preámbulo del Estatut en el que la mención a Cataluña como nación pasó del articulado al preámbulo, que es "una expresión política que no tiene consecuencias legales". Sobre el acuerdo de gobierno del día 6 de septiembre de 2017 en el que se fijaba la ley del referéndum, ha asegurado que también era "simbólico". 

"Hubo el acuerdo que usted hace mención, pero era más por dar esta imagen de compromiso que no en la voluntad de gastar dinero público", ha zanjado ante el tribunal que juzga la causa del procés.

En el marco de su defensa, la exconsellera se ha escudado en la cúpula del Govern integrada por Carles Puigdemont y Oriol Junqueras para librarse de algunas responsabilidades. "Las firmas necesarias para un decreto son las del presidente y el vicepresidente. Mi firma no era necesaria, pero la firma de todos era un símbolo de que íbamos a responder de esa voluntad", ha indicado.

Borràs ha seguido la estrategia de otros exconsellers y ha señalado a la CUP como la responsable empujar -con su reprobación a los Presupuestos en septiembre de 2016- a la celebración del referéndum independentista. También ha imitado al que fuera conseller de Territorialidad de la Generalitat Josep Rull: ha criticado la politización del Tribunal Constitucional y ha recurrido al debate de priorizar entre el mandato democrático y el imperio de la Ley.

Desobediencia y malversación

La exconseller ha aceptado contestar a las preguntas de la Fiscalía, que pide para ella siete años de cárcel por los delitos de desobediencia y malversación, y de la Abogacía del Estado, que requiere la misma pena. Al igual que el resto de exconsellers, ha rechazado el interrogatorio de la acusación popular ejercida por Vox, que solicita para ella hasta 24 años de prisión al acusarle también de un delito de organización criminal.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba