El PCE, la corriente más poderosa de Izquierda Unida, lo tiene claro. Apuesta por lograr “cohesión territorial” con Unidas Podemos, en el marco de una “convergencia” que sea social y política. El segmento liderado por Enrique Santiago confirma la voluntad de una parte importante de IU de avanzar hacia la fusión orgánica con Podemos. Hacen falta “espacios de coordinación política y organizativa” con Podemos, señala el PCE en su documento que someterá a la votación de sus bases después del congreso de Podemos de Vistalegre 3.

En la documentación interna del PCE, que desvela este miércoles en exclusiva Vozpópuli, el plan del partido de Alberto Garzón queda sellado sobre papel: “Tenemos la necesidad de ir concretando un mínimo de cohesión territorial que permita trascender el proyecto de unidad electoral que es Unidas Podemos”, afirma el documento en su página 23. Ese planteamiento busca la integración de facto de los militantes de la formación en un proyecto de “convergencia común”, con estructuras conjuntas con el partido de Pablo Iglesias.

Seis puntos

Para avanzar en la fusión, que según todos los pronósticos tiene el visto bueno de Iglesias que desea aprovecharse de la estructura territorial de IU para vertebrar el nuevo Podemos, el PCE subraya seis puntos: la búsqueda de “consenso”; espacios de coordinación “amplios” pero “flexibles (...) sobre todo a nivel de organización de base”; una “portavocía colegiada”; la incorporación de “personas no organizadas” en UP; la celebración de asambleas abiertas de forma periódica a nivel territorial, que puedan incidir en la definición de la propuesta programática, y la “unidad de acción”.

Los “espacios de coordinación política y organizativa” que pide el PCE deben “desarrollar democráticamente Unidas Podemos”, y debe inspirarse en el esquema ya presente en el Congreso de los diputados (donde cabe señalar que por mucho que se aborden varios temas, la voz cantante la lleva siempre Podemos).

“Esta propuesta organizativa debe contemplar la generación de unas mínimas estructuras de coordinación territorial de UP”, señala el documento que se votará el próximo 4 de abril en la conferencia política del PCE. El Congreso de Podemos tendrá lugar el 21 y 22 de marzo. 

Enrique Santiago en la sede de CCOO

Agitación y movilización

En definitiva, el PCE ve oportuno crear un “nuevo movimiento político y social más de base amplio a través del cual encauzar la unidad popular”. Así el PCE quiere seguir en el esquema de la moción de censura contra Mariano Rajoy en el entendimiento con el PSOE, pero también con los “movimientos nacionalistas con interés en la democratización del Estado y el avance de los derechos sociales”.

El nuevo partido, o Podemos de nuevo cuño, deberá actuar, según el PCE, de manera colegiada pero unitaria. Un “reagrupamiento” de unos movimientos que el PCE reconoce que no han sabido liderar el espacio de la izquierda contra el PSOE, pero que pretende rearmarse de cara a los próximos ciclos electorales. Así, el documento concluye en la importancia de la “agitación” y la “movilización” de todos los actores del nuevo partido “con campañas vinculadas a objetivos concretos”.

Con este documento de más de 20 páginas, el PCE demuestra con claridad su apuesta por la convergencia hacía un nuevo Podemos que absorba la militancia y estructura de IU. Para que esa estrategia salga adelante, no obstante, será necesario que el partido de Alberto Garzón avale la iniciativa. Fuentes de Podemos aseguran por otro lado que “la operación está en marcha” y que Garzón “está de salida”.

Las maniobras del ministro de Consumo para hacerse con una cartera ministerial le han alejado de Iglesias, y también de su número dos, Irene Montero, aseguran desde el cuartel general morado. Quedará por ver si Garzón logra mantenerse al mando de IU. Aunque fuentes de este partido sostienen que las relaciones internas son muy tensas, y que el propio Enrique Santiago, del PCE, se perfila como el dirigente de mayor peso de IU en el futuro. De ser así, para la fusión con Podemos solo faltará el anuncio.