Desafio secesionista

Tres investiduras en ocho días: El disparatado plan de Puigdemont

Agotar los plazos hasta lo imposible. Tres investiduras en ocho días: Puigdemont, Sánchez y un tercero a decidir. Otra vez el fantasma de elecciones

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont

Carles Puigdemont se resiste a que se forme un 'Govern' efectivo. Pretende mantener su protagonismo a toda costa. La reunión de este sábado en Berlín evidencia una obsesión egocéntrica 'casi enfermiza' por parte del expresidente, según comenta un dirigente del PDeCat. Los planes anunciados por Eduard Pujol, el portavoz de JxCat, en la que militan los leales del prófugo, diseñan un calendario intenso. Un descomunal juego de fichas a la espera de dar con el 'presidente títere' que se siente en el sillón de la Generalitat. 

Tres intentos de investidura en apenas ocho días. Estos son los pasos desvelados, en forma algo deslavazada e inconcreta tras el encuentro de Berlín. El primero, el de siempre, el bucle eterno, 'Puigdemont o Puigdemont'. El empeño del expresidente por no ser desplazado del vértice del secesionismo, por mantener su liderazgo con la excusa del 'resultado de las urnas'.  

La reforma de la ley de Presidencia, aprobada en forma heterodoxa por el Parlament esta semana, sería el marco para proceder a tal intento. Una vía condenada al fracaso. El Gobierno ha anunciado un recurso ante el Constitucional, que bloqueará su aplicación. Caso de que Roger Torrent proceda a convocar el pleno de investidura en esas condiciones y con ese candidato, incurriría en riesgos penales. Arriesga terminar como Carme Forcadell, su predecesora. Hasta el día 14 de este mes, se presionará sobre este eje. ERC desconocía tal escenario, con el que, evidentemente, no comulga. Oriol Junqueras quiere un Gobierno sin problemas para ya mismo.

Una vez sepultada esta vía, Pujol explicó, de pasada, que se ha "valorado" la candidatura de Jordi Sánchez, otro empeño baldío. El Supremo ya lo ha vetado dos veces. El exlíder de la ANC se encuentra en prisión y no podría personarse en el Hemiciclo para defender su candidatura. Finalmente, se "abrirá la puerta a otra alternativa", dijo Pujol. No concretó si se trata del famoso 'plan D', esto es, seleccionar a un aspirante efectivo, sin problemas con la Justicia. Dejó claro, eso sí, que no se ha puesto nombre alguno sobre la mesa.

Las quinielas que no cesan

Uno de los juegos más frecuentes en el mundo del secesionismo es el de aventar nombres de posibles postulantes. Antoni Morral, un personaje gris, de pasado polémico, figura ahora como favorito, una vez que Elsa Artadi, la número dos del fugitivo, se haya descartado, según se conoció mediante filtraciones diversas.

Nadie sabe nada a ciencia cierta. Tan sólo, que el esquema de intentar tres investiduras, para que dos naufraguen, se antoja un ejercicio de difícil ejecución. El plazo concluye el 22 de mayo. Si no se resuelve el puzzle, se va a elecciones, algo que Pujol rechazó con insistencia. Nadie se fía de que no sea éste el proyecto favorito del expresidente. Cree que volver a las urnas, con una candidatura de unidad independentista, sería idóneo para sus ambiciones, ya que obtendría una mayoría absoluta irrebatible.

En cualquier caso, entre el lunes 14, cuando se agote el tiempo de la candidatura de Puigdemont, y el martes 22, tan sólo distan ocho días para dar con la solución. "Lo que sea, será en el último minuto", dice la mencionada fuente. Así llegó Puigdemont a la Generalitat. En domingo y sobre la campana.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba