"Si con mi dimisión acabara el problema, dimitiría ahora mismo". El presidente del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) del que dependen las menores tuteladas víctimas de explotación sexual en Baleares ha esquivado este viernes la depuración de responsabilidades que exigen PP, Vox y Ciudadanos. 

El socialista Javier de Juan ha destacado que los casos no son provocados por el Consell de Mallorca y, aunque se ha mostrado partidario de "asumir nuestra parte de responsabilidad" en el escándalo, pero ha señalado que su dimisión no serviría para resolver el problema.

El PSOE evitó que el responsable del instituto compareciese en el Parlamento Balear a petición de la oposición, pero este viernes se ha visto obligado a hacerlo en un pleno extraordinario en el Consell de Mallorca. 

De Juan ha dicho que "aunque en la mayoría de casos tenemos éxito, debemos ser autocríticos y hacer mayores esfuerzos, ya que algunos casos no los hemos conseguido salvar". "No es un problema sólo de Mallorca", ha insistido para después destacar que la institución ha sido "muy valiente" al comunicar los casos.

De Juan asume que el IMAS "podría hacer más" y apela a Fiscalía y Policía a "poner más intensidad para parar esta lacra"

De Juan ha relatado como fue a finales de 2015 cuando se empezó a detectar un aumento de estos casos y ha defendido que siempre se denunció a Fiscalía, Policía Nacional o Guardia Civil: "En los últimos años ha habido hasta diez operaciones de detención de agresores gracias a denuncias del IMAS", ha apuntado.

De Juan asume que el IMAS "podría hacer más" y apela a Fiscalía y Policía a "poner más intensidad para parar esta lacra".

Según el compareciente, la institución insular "podría hacer algo más" ante los casos de explotación sexual de menores tutelados, pero a la misma vez ha apelado "a todos", a la Fiscalía, la Policía y la Guardia Civil "a asumir la responsabilidad y poner más intensidad para parar esta lacra".

Sin embargo, De Juan no ha respondido a la batería de preguntas de la oposición sobre desde cuándo se conocían los 16 casos de prostitución que han salido a la luz y cuándo se pusieron en conocimiento de la Fiscalía.

Tras recordarle que no ha comparecido por voluntad propia ni porque el PSOE le obligue, desde las filas de Vox le han pedido explicar por qué no convocó de urgencia el Consejo Rector del IMAS ante "un hecho gravísimo como el de explotación sexual de al menos 16 menores tutelados".

Elude las preguntas de la oposición

"¿Por qué no llamó a todos los representantes políticos del citado consejo al conocer los hechos como ha hecho en otras ocasiones? ¿Puede detallar en qué fecha se tuvo constancia de cada uno de los 16 casos de
menores prostituidos y cuándo se puso en conocimiento de la Fiscalía cada una de esas denuncias? ¿Puede asegurar que los 16 casos fueron denunciados en la Fiscalía por el IMAS? ¿Puede explicar por qué la Fiscalía abre diligencias el 15 de enero, una vez que el escándalo ha trascendido en los medios de comunicación y no antes?  ¿Conoce también usted la ubicación de esos pisos? ¿Ha informado a la Fiscalía de ello? [...]"

Estas son solo algunas de las preguntas planteadas por los de Santiago Abascal que no han recibido respuestas en detalle.

Desde el PP le ha acusado de "haber perdido toda la credibilidad" tras el escándalo en la explotación de menores tutelados y después de que tuviera lugar una violación en la residencia de ancianos de la Bonanova. "No se puede excusar en Fiscalía y Policía", le ha espetado.

Ciudadanos ha recordado que todas las formaciones salvo el PSOE rechazaron pedir auditar el instituto, por lo que le ha vuelto a exigir una auditoría del órgano. "No queremos una caza de brujas, pero sí que se depuren responsabilidades", ha pedido la portavoz de Cs. "Ha empezado haciendo autocrítica, sigan", ha pronunciado. 

Las entidades sociales cierran filas con el instituto

La primera intervención de la sesión ha sido a cargo de las entidades sociales, que han exigido apartar "el foco" a las administraciones y las organizaciones que defienden a los menores. "Podemos cometer errores, el diseño de algún protocolo o servicio puede tener fallos, pero les aseguramos que trabajamos incansablemente para rectificarlos y evitarlos", han defendido.

Las cuatro entidades que han comparecido han cerrado filas con el IMAS, que la culpa no es de la institución y han pedido evitar la "estigmatización" de los menores. El representante de la asociación de antiguos menores tutelados, Juan Carlos López, ha lamentado que "se esté generalizando a todo el colectivo" y ha asegurado que cuando él era tutelado se sentía "protegido" por los centros.

"¿Cómo deben ir estas menores al instituto? ¿Cómo las miran los profesores? ¿Y los compañeros?", se ha preguntado desde las entidades Joan Ferrer, que ha relatado como alguna de las menores ya ha sufrido comentarios por parte de compañeros como "'¿Ya has hecho de puta?'".

El PSOE y los partidos de izquierdas que forman el Pacto en el Gobierno en Baleares votaron hasta en dos ocasiones en contra de llevar a cabo dos auditorías en el IMAS, que tiene bajo su tutela a un millar de menores que no pueden vivir con sus familias, de los que unos 700 residen con familias de acogida y 359 en 30 centros, 6 públicos y 24 privados.

El Parlament como el Consell de Mallorca tumbaron en los dos últimos años una iniciativa presentada por el grupo mixto y otra presentada por Vox para conocer las cuentas y funciones de una institución maneja un presupuesto superior a los 200 millones de euros.