Juicio al 'procés' Urkullu dice que Rajoy "no era muy dado al 155" y Puigdemont declaró la independencia por "presión"

El lehendakari empezó su mediación a petición de Puigdemont el 19 de junio de 2017 y un mes después se reunió con Rajoy en Moncloa

Iñigo Urkullu a su llegada al Supremo.
Iñigo Urkullu a su llegada al Supremo. EFE

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha detallado minuciosamente todos los trabajos de mediación que hizo entre el Gobierno de la Generalitat y el Ejecutivo central y ha relatado que el dirigente catalán, Carles Puigdemont, le admitió que se había comprometido a convocar elecciones y no declarar la independencia, pero se echó atrás por la presión de la calle y de su propio grupo parlamentario.

Sobre el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha afirmado que en ningún momento aceptó negociar ninguna cuestión que tuviese que ver con la autodeterminación y que, según su impresión, “no era muy dado” a aplicar el artículo 155. Urkullu ha hecho un repaso de todos sus trabajos de mediación aportando fechas concretas y reuniones para este fin con Rajoy incluso en el Palacio de la Moncloa.

Mediación entre gobiernos

"Comenzó el 19 de junio del 2017 con un encuentro con Puigdemont. Fue con motivo del aniversario del atentado de ETA en Hipercor. Me trasladó el bloqueo absoluto y me solicitó intervenir para una solución pactada entre ambos gobiernos", ha dicho Urkullu, quien ha añadido que ese mismo día se lo comunicó a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y al día siguiente ya le llamó el presidente del Gobierno Mariano Rajoy para concretar un encuentro en La Moncloa que se produjo un mes después.

Rajoy “en ningún caso” aceptó una negociación sobre la autodeterminación

Urkullu ha descrito las posturas de ambos dirigentes en aquellos días de tensión. “Por parte de Puigdemont siempre encontré una disposición al diálogo y encontré receptividad a mis planteamientos. El 26 de octubre me manifestó que las personas se estaban manifestando en la Plaza de Sant Jaume y tenía una presión, también por parte de su propio grupo parlamentario. Eso hacía imposible cumplir el acuerdo de convocar elecciones”.

Por su parte ha dejado claro en varias ocasiones que Rajoy “en ningún caso” aceptó una negociación sobre la autodeterminación. “Escuchaba con atención, daba respuesta a las cuestiones que yo le planteaba”, ha descrito, pero ha matizado que expresidente del Gobierno tenía “una actitud renuente a cualquier paso que de ese diálogo pudiese derivarse de una negociación que traspasase los límites de la Constitución”.

"Muchas conversaciones"

“Fueron muchas las conversaciones y los encuentros con diversas personas con diferentes responsabilidades, todas ellas vinculadas a la realidad de Cataluña”, ha recordado el dirigente vasco, que ha destacado como “relevante”, otra comunicación con Rajoy un día después de los hechos del 20 de septiembre donde decenas de miles de personas se concentraron ante la Consejería de Economía donde la Guardia Civil realizaba un registro relacionado con los preparativos del 1-O. Según ha desvelado, le transmitió que el Gibierno actuaría con “la máxima delicadeza posible”.  

“Se me solicita que intervenga”, ha declarado el lehendakari, quien ha insistido en que “lo hacen muchas personas. El 4 de octubre -un día después del discurso del Rey por el referéndum- y hasta el 27 -cuando finalmente se declaró la independencia- fue prolija toda la interlocución que mantuve con agentes sociales políticos y empresariales”.

Tras lo sucedido el 20 de septiembre, Urkullu le trasladó a Rajoy que “las cosas no debían seguir como estaban y que todo se estaba yendo de las manos”. “Le dije que había que medir mucho los pasos que se iban a dar para que no hubiese una fractura social y el me contestó que en lo posible haría lo mínimo y que cuidaría lo máximo en todo lo que se hiciera”.

Desde el 4 de octubre fui presentando propuestas, hasta cuatro o cinco

“El 4 de octubre recibí una llamada del presidente de mi partido, el PNV, y del PSE sobre un diálogo con otros presidentes de comunidades autónomas, del conseller Santi Vila solicitando intermediación y llamadas de ámbito social de Cataluña. Ese día, fue cuando recibí muchas solicitudes (...)

“Desde el 4 de octubre fui presentando propuestas, hasta cuatro o cinco que se basaban en un primer paso de diálogo negociación, otro paso de distensión, diálogo y acuerdo de una metodología por el que se llegaba a un espacio de tres meses de tiempo de distensión entre Gobierno y Generalitat representados por tres personas con una mesa y los pasos de lo que fuera ni una DUI ni la aplicación del 155. Que hubiera declaraciones concordantes y encadenadas”, ha detallado.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba