Política

El independentismo pierde fuelle en el Parlamento Europeo

El aniversario del octubre independentista pone de manifiesto que, si bien el debate sobre Cataluña se ha europeizado, los apoyos en el Parlamento Europeo son cada vez más marginales

Vista de la sede de la Eurocámara en Estrasburgo.
Vista de la sede de la Eurocámara en Estrasburgo. Efe

Hace un par de días, el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aseguraba desde Ámsterdam que Europa debería premiar a los independentistas "por no optar por la vía de los Balcanes", pero, independientemente de saber si en algún momento se le pasó por la cabeza explorar una alternativa bélica para llevar a término el procés, lo cierto es que en la Unión Europea cada vez hay menos agentes dispuestos a "premiar" sus maniobras.

El independentismo ha perdido fuelle en el Parlamento Europeo en comparación con el octubre pasado. Acciones como la de los 30 eurodiputados que este miércoles se enfundaron en camisetas amarillas durante el turno de votación en el pleno para pedir la libertad de los políticos secesionistas que permanecen en prisión preventiva se quedan en poco más de una anécdota para el resto de eurogrupos.

Las cosas no estuvieron tan claras un año atrás y menos en otros grupos como el de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas o en ALDE

"Las instituciones europeas no apoyan la causa catalana", ha reconocido Puigdemont en una entrevista después de un año. Según fuentes del Partido Popular Europeo, mayor grupo político del parlamento, prueba de esta falta de apoyo es que en una asamblea con 751 diputados solo se han puesto la camiseta una treintena. "Es un porcentaje ínfimo que demuestra que el Parlamento Europeo en absoluto les respalda", dicen.

Sin embargo, las cosas no estuvieron tan claras un año atrás y menos en otros grupos como el de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas o el de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE). Incluso en Los Verdes. Si bien algunos de sus integrantes, a falta de información, se llegaron a solidarizar con la causa independentista el pasado 1-O, este año han cambiado el chip y se replantean cómo actuarían sus países si una parte de la población de una región quisiese independizarse a través de un referéndum ilegal

Confusión ante los heridos

"El 1 de octubre del año pasado, hubo personas en ALDE que llegaron a asumir como ciertas algunas fake news como el número de heridos, que es cuestionable. Por su parte, el Gobiernofue activo a la hora de desmentirlas, con lo cual, se creó una sombra de sospecha sobre el nivel de democracia en España", recuerda Teresa Giménez Barbat eurodiputada por Ciudadanos (ALDE). Pasó lo mismo en el grupo socialista.

Y reconoce que, a partir de ese momento, los europaralmentarios españoles defensores de la Constitución comenzaron a elaborar sus propias estrategias de comunicación más allá de la labor del Ministerio de Asuntos Exteriores. "La representación española en Bruselas se activó al final de la etapa de Rajoy", dice. 

De acuerdo al testimonio de Giménez Barbat, ahora hay más normalidad. "Los diputados de otros países entienden que el llamado procés es un proceso anticonstitucional y que, si bien han tocado teclas clave como la de la comunicación, se trata de un movimiento populista y nacionalista en el pero sentido de la palabra", considera. Y remata: "Los apoyos que les quedan están más polarizados, como los nacionalistas flamencos o la izquierda más radical, pero lo cierto es que las cosas no avanzan como a ellos les gustaría".

Los apoyos que les quedan están más polarizados, como los nacionalistas flamencos, pero lo cierto es que las cosas no avanzan como les gustaría"

Ejemplo de ello es también el varapalo a los organizadores del referéndum ilegal del 1-O por parte del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que este jueves rechazó la queja presentada contra España por una persona que fue miembro de la junta electoral formada en septiembre de 2017 para poner en marcha la consulta sobre la independencia de Cataluña.

Estos habían llevado hasta la Corte que vela por el respeto los derechos humanos en Europa las multas que el Tribunal Constitucional les había impuesto. "No violaron la convención" de derechos humanos, advierte Estrasburgo, que considera que varios de los argumentos presentandos son "manifiestamente infundados".

La pérdida de peso en la Eurocámara la vive en sus carnes el PDeCAT, que recientemente se ha ido de la alianza ALDE... antes de ser expulsado. Podría decirse que el aniversario del 1-O ha servido para poner de manifiesto una nueva realidad en Europa: si bien el debate sobre Cataluña se ha europeizado, los apoyos institucionales son cada vez más marginales. Pese a las victorias judiciales en Alemania y Bélgica.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba