Política

Iglesias se agarra al clavo ardiendo de Villarejo para sobrevivir

El líder de Podemos convierte la investigación de la Audiencia Nacional en una baza electoral para desviar la atención de la caída en los sondeos. Relanza la idea del partido castigado por los poderes fácticos, favorecido por una coincidencia temporal que no podía ser mejor

Pablo Iglesias.
Pablo Iglesias. Europa Press

Pablo Iglesias subió a un escenario morado en el centro de la plaza del Museo Reina Sofía de Madrid el pasado 23 de marzo. “Os voy a decir la puñetera verdad”, dijo con voz baja y pausada. La plaza calló, e Iglesias entonó su ataque a bancos, empresarios y medios. No estaba previsto un ataque tan duro, sobre todo a los medios. Hubo incluso malestar interno. Hasta que el miércoles, cuando el líder de Podemos cruzó la puerta de la Audiencia Nacional para personarse en la investigación sobre el 'caso Villarejo', todo cambió. 

Fuentes de Podemos apuntan a que el discurso reivindicativo del sábado 23 de marzo no fue casual. Que Iglesias sabía que de ahí a cuatro días la Audiencia le habría convocado para hablar de la investigación sobre el espionaje del excomisario José Manuel Villarejo, en el que se investiga el robo de un móvil a una excolaboradora de Iglesias, Dina Bousselham, y las denuncias por la publicación de documentos contenidos en ese dispositivos. Y que el regreso anticipado de una semana, que adelantó Vozpópuli, también está vinculado a esa dinámica. 

La propuesta de la Audiencia no podía caer en momento mejor. El partido está en caída libre en los sondeos, sacudido por el golpe de Íñigo Errejón, pero Iglesias tiene ahora un discurso que le exculpa de muchos de sus errores, incluso el de no haber permitido en 2016 una salida del propio Mariano Rajoy, quien ahora culpa de estar detrás del supuesto caso de espionaje. 

Retórica victimista 

La retórica victimista abre inesperadas ventajas de cara a unos comicios que se celebrarán en 29 días. “Ahora ha pasado a ser víctima. Esto es importante”, señalan las cabezas más expertas del partido. Al salir de la Audiencia, de hecho, Iglesias lanzó el nuevo grito de campaña: “Se trata de una trama criminal que implica a policías corruptos, medios de comunicación y grandes empresarios. Vamos a limpiar nuestra democracia de basura”. 

En una entrevista en la Cadena Ser, Iglesias dijo ayer no haber hablado con el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, sobre su decisión de personarse en una de las piezas contra Villarejo. Con Sánchez, dijo Iglesias, solo ha comentado otros asuntos, que no ha detallado. Tanto Sánchez como Iglesias saben que si quieren sumar para gobernar es esencial que la formación morada repunte en los sondeos y en los votos. 

Podemos cree que la vuelta de Iglesias permitirá remontar. La cuestión es el relato, que ahora le sonríe a Iglesias y a Podemos como la formación que se ha enfrentado a los poderes fuertes y, por ello, han sido atacados. “Es una trama criminal que vincula a policías corruptos, medios de comunicación y empresarios”, repite Iglesias. La orden del secretario general a los suyos es clara: hay que tocar poder. Esa es la única vía para blindar su liderazgo y permitir un relevo a Irene Montero. De no lograrlo, Iglesias sabe que la crítica interna se hará implacable. 

Caída de Podemos y gobierno Sánchez

“Es un todo o nada”, dicen los que tratan con él. Otros añade: “Pablo cree que en España hay una situación de hartazgo y la quiere aprovechar”. Pero, ¿puede convertirse el asunto de Villarejo en un bumerán? En teoría sí, puesto que hay duda sobre quien robó el móvil. En Podemos aseguran que se trató de policías que trabajaron de manera oculta para atacar al partido de Iglesias. Pero otros sostienen que, en realidad, fue un miembro del partido que sustrajo el dispositivo por venganza interna. Sea como fuera, los detalles se conocerán solo después de las elecciones del 28 de abril. 

Lo único cierto es que el ataque a la supuesta colusión entre sectores desviados de la policía, espías, corruptos y medios de comunicación revalida la teoría del Iglesias damnificado y perjudicado por los poderes fuertes de la "cloaca del Estado". Poderes que, además, tienen una conexión con el tardofranquismo. Y desvía la atención mediática del problema de las peleas internas, que dejan la imagen de Podemos en el suelo. 

Entre los dirigentes más afines a Iglesias se mira al futuro de repente con más esperanza. La vuelta a las andadas “premiará”, afirman. “Podemos no saldrá mal parado el 28 de abril”, aseguran. De ello depende la continuidad de Iglesias y el Gobierno de Sánchez.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba