Política

Iglesias se da un mes para negociar con Errejón mientras monta otra candidatura en Madrid

Podemos mantiene el “rumbo” de una candidatura propia aunque vuelve a tender la mano al ex número dos para ganar tiempo

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, llega al Congreso.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, llega al Congreso. EFE/Zipi

El tic tac se acelera. El reloj marca el tiempo necesario para que se alcance un acuerdo entre Unidos Podemos y Más Madrid, la marca de Manuela Carmena a la que se ha sumado Íñigo Errejón. El plazo fijado es entre finales de febrero y primeros de marzo, cuando se celebrarán las primarias en ambas formaciones y se intentará reconstruir unos puentes que muchos ven “difícil” de recomponer. Pero más allá de los mensajes de conciliación, la dirección de Podemos ya trabaja en una opción que pasa por no ceder ante el pulso de Errejón. “No hay que ir de frente, esto está en el manual”, comentan algunos. De aquí la carta de Pablo Iglesias en la que pidió no llamar a Errejón “traidor”. 

Tras las invitaciones al diálogo del cónclave de ayer, toca volver a los asuntos terrenales. Es decir, a fijar una hoja de ruta que permita evitar de aquí a mayo la salida de dirigentes hacia la plataforma de Errejón. Los errejonistas salieron vivos de la cumbre. No hubo sangre, sino invitaciones a la reconciliación. Pero fue una victoria pírrica.

La dirección nacional dejó que los más decepcionados se desahogaran, y que los conciliadores fumaran la pipa de la paz. Pero la situación de calma aparente durará como mucho un mes. A partir de marzo, si Errejón rechaza la propuesta de Iglesias de sumarse a Unidos Podemos y aglutinar las fuerzas de izquierdas alternativas al PSOE, como es previsible, empezará la campaña electoral. 

Ejes programáticos y equipo de campaña

De hecho, ya empiezan a circular los primeros nombres de candidatos de Unidos Podemos para la Comunidad de Madrid. Se cruzan las filtraciones, pero nadie quiere asumir el riesgo de quemar una opción que muchos califican de “potente”. 

La gestora madrileña, elegida por la dirección nacional, se encargará de llevar adelante ese planteamiento. En ella trabaja el ex Jemad, Julio Rodríguez, además de otros dirigentes locales. Su plan será rebajar la llama de la polémica. Mientras, la gestora perfilará los ejes programáticos, las alianzas y el equipo de campaña. Sobre todo, deberá prepararse para una confrontación electoral que será clave para el futuro del pablismo y de Podemos tal y como lo conocemos ahora.

En la memoria de algunos dirigentes está el batacazo de IU en 2015, que no llegó a entrar en la Comunidad de Madrid. Para entrar hacen falta al menos 150.000 votos. Pero los más navegados líderes de Podemos no dudan de que el partido entrará y peleará fuerte. 

Ganar tiempo significa, en ese sentido, consolidar el control de Iglesias en el partido, y, sobre todo, hacer que la plataforma de Más Madrid “se queme”. El río Rubicón está a la vista y César sabe que lo va a cruzar. No hacerlo, sería asumir una derrota política ante el proyecto errejonista de superación de Podemos, tanto en las siglas como en la idea de partido. El planteamiento es ya “ganar o perder”. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba