El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha lamentado que le pidan responsabilidades por las muertes de mayores en residencias, cuando fue el Ejecutivo madrileño, de Isabel Díaz Ayuso, el que dio la orden de no hospitalizar a pacientes de residencias.

Durante su intervención ante la Comisión de Derechos Sociales y Políticas Integrales de la Discapacidad, Iglesias ha señalado un documento "que demuestra que había órdenes del Gobierno de Madrid de rechazar el traslado de ancianos a los centros sanitarios cuando se produjo el pico de la pandemia".

"¿De quién es la responsabilidad?", ha preguntado Iglesias, quien ha insistido en que la competencia sobre residencias es de las comunidades autónomas y el Gobierno reforzó esas competencias durante el estado de alarma, y esas regiones podrían haber actuado para inspeccionar las residencias.

"El Gobierno madrileño prohibió el traslado de ancianos"

El vicepresidente se ha referido a unas declaraciones del consejero madrileño de Políticas Sociales, Alberto Reyero, que lamentó públicamente que la presidenta le había quitado la competencia de las residencias "y calificó de inmoral e ilegal la orden de Ayuso de no trasladar a ancianos a hospitales, lamentando que las órdenes se distribuyeran en contra de su consejería".

"El consejero de Ayuso se mostró a favor de crear una comisión que analizara la mortalidad durante la pandemia", ha añadido.

Para Iglesias esas decisiones del Gobierno popular madrileño son "un escándalo" y ha reprochado a la diputada popular Alicia García su "poca vergüenza" de pedirle explicaciones cuando "es el Gobierno madrileño el que prohibió el traslado de ancianos" y su consejero el que calificó esa actuación como "ilegal" que "ha costado muchas vidas".