Política

Planas, Campo y Marlaska: guerra de baja intensidad entre PSOE y Podemos en el Gobierno

La política migratoria, la revuelta de los agricultores y el choque por la ley de libertades sexuales abren las primeras grietas entre los socios de la coalición

Primera reunión del Consejo de Ministros
Primera reunión del Consejo de Ministros EFE

La política migratoria, la revuelta de los agricultores y el choque por la ley de libertades sexuales han abierto las primeras grietas entre el PSOE y Podemos en el seno de la coalición de Gobierno. Se trata de una guerra de baja intensidad, que no ha pasado a mayores de momento por la confianza que ahora mismo preside la relación entre el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

El incendio que sigue activo afecta al Ministerio de Agricultura (PSOE) y al de Trabajo (Podemos). Tanto la cartera de Luis Planas como la de Yolanda Díaz se han involucrado en la creciente ola de protestas de agricultores y ganaderos.

De puertas para fuera, el Ejecutivo asegura que actúa con una sola voz. Pero de puertas para dentro, los dos ministerios se acusan de torpedearse el uno al otro. Planas tomó el mando de la crisis ante el impacto de las primeras protestas del sector del campo. El titular de Agricultura anunció algunas reformas para tratar de cerrar la brecha en la cadena de precios, que fueron recibidas con cierta frialdad en el sector.

Planas contra Díaz

Díaz intervino después con Iglesias, lo que no gustó en Agricultura. Las asociaciones agrarias, especialmente la patronal, tomaron partido por Planas. En la reunión del pasado martes, los representantes del campo pidieron que fuera Planas el encargado de abordar la cuestión.

Iglesias, después de pedir "disculpas" por el plantón de la semana anterior, se solidarizó con los agricultores y les instó a "apretar". Algunos interpretaron esas palabras como una invitación a protestar contra Sánchez, lo que ha sorprendido a los socialistas.

El otro gran choque entre los socios de Gobierno se produjo entre Justicia e Igualdad. La ministra Irene Montero tiene previsto aprobar una ley integral de libertades sexuales que prevé una reforma del Código Penal sobre el consentimiento sexual por parte de las mujeres -el conocido como 'solo sí es sí'-. 

El PSOE, por su parte, pretendía incluir esta modificación en una reforma más amplia del Código Penal. El objetivo era diluir su propuesta de suavizar las condenas por delitos como el de sedición, que pueden beneficiar a presos independentistas condenados como Oriol Junqueras.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, alegó algunos defectos en el texto de Igualdad para intentar retrasarlo. Montero quiere llevar su proyecto al Consejo de Ministros del 3 de marzo, en la semana del Día de la Mujer (8-M).

Carmen Calvo y Pablo Iglesias.
Carmen Calvo y Pablo Iglesias. EFE

Calendario y pacto

En Podemos creen que Montero necesita sacar adelante medidas de calado como la del 'sí es sí'. El acuerdo con el PSOE se selló hace días, aseguran en la formación morada, donde algunos creen que Carmen Calvo está intentando diluir el impacto de la iniciativa de Montero. La reacción de Montero no se ha hecho esperar. Aunque para algunos en Podemos ha sido demasiado contundente: "Ha protagonizado la primera crisis de Gobierno", lamentan.

La política migratoria ha torcido también la relación PSOE-Podemos. La Moncloa desautorizó a Fernando Grande-Marlaska, que filtró sendas propuestas para endurecer la ley de asilo y elevar la altura de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla con Marruecos.

Los diputados de Podemos pidieron al ministro una rectificación, que en efecto llegó. Marlaska sostuvo que el documento que publicó El País era en realidad un "borrador", y tanto Podemos como el PSOE dieron por zanjada la polémica. 

Iglesias se siente reforzado tras la entrada en el Ejecutivo. Pero no puede ignorar que en el espacio político de los morados puede surgir otro actor, por ejemplo los anticapitalistas, que luche contra él señalando las incoherencias de Podemos tras el pacto con el PSOE. Por ello necesita que los socialistas mantengan su palabra sobre lo acordado en el 'pacto del abrazo': "Hace falta cultura de coalición", reflexionan algunos entre los morados.

De momento, todos se han apresurado a bajar la intensidad de la polémica. Y en el PSOE comentan: "Si de verdad hubiera un choque con Podemos, Iglesias habría criticado el nombramiento de Dolores Delgado o la salida de Garea de la agencia Efe".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba