Juicio del procés Un guardia civil tilda de “asedio” la concentración frente a la Consejería el 20-S

Denuncia que Junqueras apareció en el registro e hizo “caso omiso” a sus indicaciones y que su 'número dos' en Hacienda destruyó pruebas

Oriol Junqueras declara en el Supremo
Oriol Junqueras declara en el Supremo

El juicio del procés en el Tribunal Supremo ha comenzado este martes a escuchar los testimonios de los operativos de la Guardia Civil que participaron en los registros ante la Consejería de Economía y Hacienda el 20 de septiembre. El primero de ellos ha denunciado como un “asedio” la concentración de decenas de miles de personas ante el edificio. También ha denunciado la destrucción de pruebas de uno de los investigados o la irrupción en la diligencia del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, quien hizo “caso omiso” a sus indicaciones.

El primero en declarar ha sido el jefe de dispositivo policial encargado del arresto del secretario de Hacienda, Lluis Salvadó, y el registro tanto en su domicilio como en su despacho. Ha recordado que cuando el 20 de septiembre de 2017 -días antes del referéndum- fueron a casa del dirigente independentista, tardó varios minutos en abrir la puerta.

Los agentes le escucharon hablar por teléfono durante esa espera. “Dado que teníamos intervenido su teléfono procedimos a comprobar su llamada”, ha explicado el testigo, quien ha relatado una conversación con su secretaria a la que le pidió que eliminase pruebas: “Entra al despacho, coge la pila de papeles de reuniones y tiralas al patio”, ha recordado. Entre la documentación que se le intervino después había informes sobre la desconexión de Cataluña con respecto al resto de España.

“Escenario de guerra”

Ya en su despacho, en la Consellería de Hacienda, el guardia civil ha destacado el hallazgo de dos folios manuscritos con el título “Escenario de guerra y escenario de guerrillas”, que abordaba las medidas financieras que podía tomar el Estado y las medidas de subsistencia que podría tomar contra las mismas la Generalitat. Además, tenía documentos relativos sobre una Agencia Tributaria propia, la secesión en la UE, medidas para conseguir un reconocimiento internacional y para la confección de un Estado propio.

Ha declarado que encontraron en una papelera “unos folios que estaban rotos, eran 8 folios que se podía leer ‘escenarios posteriores al referéndum’ y que los dividía en cuatro fases: la noche electoral, el recuento y proclamación con actos simbólicos, transitoriedad jurídica y proceso constituyente”.

En torno a las 18.00 horas y cuando el registro aún estaba en marcha, compareció en el edificio el exvicepresidente hoy acusado Oriol Junqueras. Supieron de su presencia por los vítores de las miles de personas que estaban apostadas frente a la Consellería de Hacienda. El líder de ERC iba a acompañado de unas diez personas y alguna de ellas grababa la escena con un teléfono móvil.

“Le dijimos que Salvador estaba detenido y no podía tener contacto alguno. Hizo caso omiso, le dio un abrazo y mantuvieron una breve conversación en catalán. Les dijimos que no podían pasar, pero hicieron caso omiso, no hubo ningún enfrentamiento, pero bueno, un pequeño forcejeo, sí”, ha narrado. Minutos después, no ha sabido aclarar si se abrazaron o se saludaron.

Respecto a lo que sucedió fuera, este guardia civil ha recordado que la gente profería gritos como “votaremos”, “fuera las fuerzas de represión”, “golpistas”, “terroristas” o “fascistas”,  pero admite que en su caso no tuvieron mayores dificultades para abandonar el lugar. Apenas se ha referido a una "sentada". Luego se ha referido a "una multitud gritando contra toda persona que entrara y saliera que no estuviera identificada” y calificado de “asedio” la concentración, si bien ha explicado que el registro dentro se pudo hacer con normalidad.

Este agente también fue el encargado de hacer un informe sobre los hechos acaecidos en el exterior aquel 20 de septiembre, razón por la que le pidió a los medios de comunicación una cantidad “ingente” de imágenes. Ha relatado que los coches de la Guardia Civil quedaron “devastados”. En el interior apareció un bolso y una riñonera. Cuando identificaron y localizaron a sus dueños, ambos alegaron que les habían robado ese día, pero ha manifestado sus dudas respecto de la versión de uno de ellos . “El problema es que cuando visioné las imágenes era una de las personas que más hostigó”, ha comentado.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba