El Gobierno ha vendido la reunión entre Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, como el inicio de una nueva Transición en España. La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha comparado las dificultades del diálogo con el separatismo con las que vivieron dirigentes como Adolfo Suárez y Santiago Carrillo.

A pesar de que Torra preside solo una de las 17 comunidades de España y que dentro de Cataluña representa a una parte de la sociedad -independentista y pero no constitucionalista-, Montero ha precisado que el objetivo del Gobierno en su diálogo con Cataluña es como el de la Transición.

"Los padres constitucionales cuando se sentaron frente a la Constitución defendían modelos de España radicalmente distintos. Y evidentemente cuando se sentaron Suárez y Carrillo para hablar de temas tan trascendentes como la economía de mercado, los derechos sociales y el papel del Ejército o incluso el propio papel de la Corona se encontraban en las antípodas del pensamiento", ha dicho Montero al término del Consejo de Ministros de este martes.

"Pero fueron capaces de trazar puntos de encuentro en donde pudimos alumbrar 40 años de prosperidad. Esto es lo que queremos. En este sentido trabajamos", ha añadido.

Mesa de negociación

Montero ha anunciado que la ministra de Política Territorial, Carolina Darías, acompañará a Sánchez al encuentro del jueves en Barcelona. La portavoz ha precisado que las posiciones de ambas partes están en las antípodas y que el Gobierno no espera resultados a corto plazo. También ha dicho que se convocará la mesa de negociación Gobierno-Generalitat en las próximas semanas. 

"Las personas que participan en esa reunión nos encontramos en las antípodas de nuestra concepción del Estado", ha dicho Montero al término del Consejo de Ministros. "Por eso es importante el diálogo. Necesitamos hablar, escuchar, necesitamos acudir a la reunión con una vocación franca de encontrar puntos de acuerdo. Este Gobierno no espera frutos en el corto plazo porque son muy difíciles".

Sánchez ha mantenido el encuentro con Torra a pesar del anuncio de adelanto electoral en Cataluña. El Gobierno dijo en un primero momento que no reuniría la mesa de negociación hasta después de la cita con las urnas, pero reculó tras la presión de ERC.

Montero ha precisado que el objetivo de la entrevista con Torra es poner en marcha esa mesa y que no contempla otras cuestiones, como la figura del mediador que sigue reclamando el entorno de Carles Puigdemont.

Paso hacia los Presupuestos

La portavoz también ha convocado este viernes a las comunidades en el Consejo de Política Fiscal y Financiera a finales. Montero ha dicho que quiere compartir con ellos la nueva senda de déficit y las previsiones de techo de gasto, en un intento por ir dando pasos hacia la presentación de un proyecto de Presupuestos en el Congreso.

Montero ha dicho que no sabe si la Generalitat acudirá a la reunión, aunque ha confiado en que acuda algún representante. El Gobierno ha admitido recientemente que el escenario electoral complica la aprobación de unos Presupuestos. La coalición PSOE-Podemos suma 155 escaños y necesita el apoyo de separatistas, nacionalistas y grupos minoritarios para sacarlos adelante.

Sánchez ha sido incapaz de sacar adelante unos Presupuestos desde que asumió la presidencia del Gobierno en junio del 2018. Y gobierna desde entonces con las cuentas prorrogadas que heredó de Mariano Rajoy