Política

El Gobierno estudia endurecer el confinamiento tras la avalancha de muertos

El Ejecutivo justifica las medidas con el argumento de que existe una cierta "relajación" en el uso del coche y en salidas a la calle. Interior frena a alcaldes que pretendían limitar la compra de alimentos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso el pasado miércoles
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso el pasado miércoles EFE

El Gobierno tiene sobre la mesa varios escenarios para "endurecer" en el Consejo de Ministros de este martes el confinamiento que viven los españoles desde el 15 de marzo, ante la elevada cifra de muertos sin una fecha clara del pico de contagio y, sobre todo, tras la constatación de cierta "relajación" en forma de uso injustificado del coche privado y aumento de atestados policiales y multas a viandantes por desobediencia al Estado de Alarma, aseguran a Vozpópuli fuentes de la seguridad del Estado.

De hecho, la Secretaría de Estado para la Seguridad ha tenido que enviar a las delegaciones del Gobierno una circular para frenar la proliferación de bandos por parte de alcaldes que intentan restringir el paseo con perros y limitar la compra de los vecinos en función del número del portal: los que viven en impar, lunes miércoles y viernes; y los pares, martes jueves y sábados. No pocos ediles se han visto obligados a dar marcha atrás en esta iniciativa con el argumento de que solo podría aprobarla la "autoridad competente", que ahora mismo es el Gobierno. 

Según las últimas cifras proporcionadas por Sanidad este sábado, España cuenta ya con 72.248 casos positivos de coronavirus, (8.189 nuevos infectados en las últimas 24 horas, un aumento del 12,8 %), y 5.690 fallecidos, que se incrementan un 17,12 % tras sumar 832 muertos más.

Pero, si en las próximas 48 horas España no nota una mejoría en la pandemia que haga verosímil la "luz al final del túnel" que viene anunciando, el propio Ejecutivo estudiará el martes medidas económicas, como la paralización de la construcción y otros sectores industriales que obligan a cinco millones de españoles a seguir desplazándose para ir a trabajar, y otras. Porque, como confesó públicamente el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el jueves pasado en el Congreso que "nadie, nadie, puede saber con exactitud cuanto puede durar esto".

Así, el borrador de Real Decreto que verá formalmente este lunes la Comisión de Subsecretarios, en su reunión previa a la cita habitual del Ejecutivo al día siguiente, adelantado por la Cadena SER, reduce la actividad solo a sectores muy esenciales, tales que agricultura y distribución, y empresas textiles exclusivamente para la fabricación de material sanitario:

Además de esa paralización casi total de la economía, el Gobierno de coalición PSOE/Podemos se plantea también otras medidas del ámbito de Interior, que restringirán aún más la circulación en vehículo privado y acabarán con desplazamientos a segundas residencias.

Porque queda un "mínimo" de dos semanas de confinamiento -hasta el 11 de abril-, recuerdan las fuentes consultadas, y lo que no puede permitirse el Estado es "perder el control de la calle" cuando no se ha llegado siquiera al ecuador del encierro y lo más probable es que el Consejo de Ministros se vea obligado a prorrogarlo hasta finales de abril.

La Moncloa esté combinando en las últimas horas mensajes de esperanza en que ya se ve "la luz al final del túnel", básicamente dirigido a tapar el fiasco de la compra a China de una partida de hasta 650.000 test defectuosos para detectar el Covid-19, con una advertencia clara de tolerancia cero frente a los irresponsables que desobedecen el Estado de alarma.    

Pedro Sánchez y el PSOE se están quedando solos en la idea de no endurecer más el confinamiento: desde su socio de gobierno, Podemos, hasta ERC, Torra, o el presidente de Murcia, Ruiz Miras lo exigen

La célula de crisis que conforman, además del presidente del Gobierno, los ministros de Sanidad, Salvador Illa; Defensa, Margarita Robles; Interior, Fernando Grande-Marlaska; y Transportes, José Luis Ábalos, asesorados en la parte técnica por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, y los directores operativos de Guardia Civil y Policía, vienen observando en las últimas reuniones diarias la necesidad de una mayor observancia del "distanciamiento social", fundamental para evitar la propagación del virus.

Sánchez y, sobre todo, la la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, han mantenido hasta ahora el discurso de que no es bueno dañar más una economía ya en coma, frente a quienes como el presidente de la Generalitat, Quim Torra, o el presidente de Murcia, el popular Fernando Ruiz Miras, han intentado forzar un confinamiento total para acabar con el contagio. 

Tercera videoconferencia

Pero en el Pleno del Congreso el pasado miércoles, Sánchez pudo observar como ha cambiado el viento político: hasta sus socios de gobierno, Unidas-Podemos, no solo Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), se abrían a la posibilidad de ese endurecimiento. No obstante, el presidente siguió defendiendo desde la tribuna de oradores que "hay que tener mucho cuidado" a la hora de ese endurecimiento porque el "bisturí" del Estado de Alarma no puede dañar más la economía del país y restringir mucho más las libertades ciudadanas.  

Este domingo, en la tercera videoconferencia con los presidentes autonómicos desde que se decretó el confinamiento el 14 de abril, el jefe del Ejecutivo tendrá oportunidad de compartir las reflexiones de la célula de crisis de La Moncloa al respecto, y escuchará, otra vez, la demanda de Torra y presidentes del PP, como el murciano Ruiz Miras, exigiendo ese endurecimiento. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba