Política

Garicano se aleja de Igea al apoyar las coaliciones que pide Arrimadas con el PP

El eurodiputado sí participó en esta ocasión en la delicada votación y se unió al visto bueno del resto de miembros de la gestora. Hasta ahora había guardado un calculado silencio en la batalla dialéctica entre los posibles rivales a la sucesión de Rivera

Luis Garicano, Inés Arrimadas y Edmundo Bal en un acto oficial en diciembre.
Luis Garicano, Inés Arrimadas y Edmundo Bal en un acto oficial en diciembre. Cs

El jefe de la delegación de Ciudadanos en Bruselas, Luis Garicano, votó ayer a favor de las coaliciones con el PP en Cataluña, País Vasco y Galicia que defendió Inés Arrimadas ante la gestora naranja, en lo que supone el primer gesto de alejamiento del primero con el sector crítico que encabeza Francisco Igea.

Garicano no estuvo físicamente en la reunión de ayer en la gestora, sino que lo hizo mediante videoconferencia. En el momento de la votación se sumó al resto de miembros de la gestora, de ahí que el punto se adoptase por unanimidad tal y como resaltó en rueda de prensa Melisa Rodríguez, la portavoz del órgano provisional de Cs desde la dimisión de Albert Rivera.

El que fuera la voz de mayor peso entre los críticos cuando Ciudadanos se enrocó el año pasado en el veto al PSOE ha guardado en las últimas semanas un calculado silencio en la guerra dialéctica en la que se han embarcado Arrimadas e Igea de cara a la próxima Asamblea General del 15 de marzo, de la que saldrá una nueva Ejecutiva naranja.

Reunión de la gestora de Ciudadanos.
Reunión de la gestora de Ciudadanos. Cs

El propio Igea cuestionó ayer que la gestora de su partido decida sobre posibles coaliciones en elecciones autonómicas mientras los afiliados se encuentran en la fase de elaboración de enmiendas a las ponencias de Estatutos y Estrategia para el congreso extraordinario.

Igea ya indicó la víspera que, además de considerarlo un "error estratégico", le parecía "una falta de respeto a los militantes del partido en pleno proceso precongresual". Ayer recordó en un mensaje en Twitter lo que establece el reglamento de la gestora, en el que se subraya que las competencias de este órgano interino "se limitarán a los asuntos de dirección y administración ordinarias, salvo que razones de urgencia aconsejen, de manera debidamente justificadas, resolver sobre cualquier otro asunto que, formando parte del ámbito de las competencias estatutarias" del Comité Ejecutivo, "demande una decisión o acción inmediatas del partido".

El precedente de enero

Hace tres semanas, hubo otra controvertida decisión de la gestora de Ciudadanos, la de cesar a Ignacio Prendes y Orlena de Miguel de sus cargos orgánicos y se adoptó también por unanimidad... pero con una salvedad: en el momento de la votación, Luis Garicano no estaba presente, según reconocieron a Vozpópuli varios miembros de la dirección provisional naranja.

La gestora cuenta con 16 miembros y, precisamente, la presencia de Garicano en ella se vendió en diciembre, tras la dimisión de Rivera, como un gesto de integración y la prueba de que los llamados críticos con la línea oficial tenían voz y voto en las decisiones que se adoptasen hasta el congreso naranja del mes de marzo.

Sin embargo, aquel día el jefe de la delegación de Cs en la Eurocámara no pudo intervenir en el momento en el que se debatieron los ceses e incorporaciones en los comités autonómicos ya que tuvo que tomar un vuelo a Estrasburgo (Francia) esa misma mañana para estar presente en la sesión monopolizada por la presencia de Carles Puigdemont y Toni Comín en el hemiciclo.

Así que Garicano entró con retraso en la reunión de la gestora y lo hizo mediante videoconferencia desde su despacho en la Eurocámara. Cuando se incorporó al debate ya había pasado el punto del día en el que se había fulminado a los dirigentes regionales críticos con la anterior Ejecutiva de Rivera.

La lista con los relevos fue presentada en aquella reunión por el secretario de Organización en funciones, Fran Hervías, y aceptada sin reparos por el resto de miembros de la gestora. El propio Garicano desconocía que se hubiera cesado a Prendes y De Miguel cuando se incorporó a la reunión y, al enterarse al día siguiente de la purga, lanzó un tuit de apoyo a los cesados para subrayar que debían jugar "un papel importante" en el futuro de Ciudadanos.

Desde entonces, Garicano no ha terciado en el debate entre los dirigentes que apoyan a Arrimadas y los miembros más destacados del sector crítico. El eurodiputado sí que apoyó a Igea en las primarias a la presidencia de Castilla y León del año pasado contra Silvia Clemente, pero en las filas del vicepresidente autonómico se reconoce ahora que la situación no es la misma.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba