El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ha pedido al presidente del Gobierno que no acepte condiciones de otra índole que no sea la sanitaria para conseguir los apoyos para alargar el estado de alarma

"Me gustaría que no hubiera que prolongarlo, pero de tener que ser así otros 15 días, que fuera incondicional. Cuando se pone en un lado de la balanza salvar vidas, lo verdaderamente dramático es tener que aguantar que se pongan condiciones o circunstancias que no tienen nada que ver con lo incómodo de la situación", ha señalado en referencia al pacto del PSOE y Unidas Podemos con los independentistas vascos de EH Bildu para sacar adelante la última prórroga del estado de alarma a cambio de derogar la reforma laboral del PP. 

Page le ha mostrado su "apoyo" a Sánchez durante la undécima conferencia de presidentes desde que se aprobó el estado excepcional. "No creo que a nadie se le pase por la cabeza pensar que meter a la gente en su casa e impedirle salir sea una ecuación de ninguna receta electoral", ha trasladado. En este sentido, ha dicho "que el 90% de la ciudadanía española sabe que es lo que tenemos que hacer. Hay que anteponer la situación sanitaria a todas las demás". 

El presidente castellano-manchego también ha dicho "los datos van bien porque se ha cortocircuitado la expansión del virus" y que "la gente sigue siendo mayoritariamente muy responsable". “Vamos a entrar en julio en un escenario de reencuentro. Va a haber movilidad entre provincias. No desecharía los planteamientos sobre la posibilidad de flexibilizar un poco la conexión entre provincias en junio", ha añadido.

Asimismo, también ha recalcado que parte de la recuperación económica provendrá necesariamente del "turismo nacional". "Hay que asumir un cierto discurso global positivo para que no se estigmatice ninguna comunidad. Veo difícil promocionar una zona donde se establezcan barreras psicológicas de la enfermedad", ha manifestado. 

También ha dicho que "sería positivo que el ministro de Sanidad, la vicepresidenta Teresa Ribera, estudiaran las distintas hipótesis o escenarios y cómo responder a ellos después del estado de alarma. Si nos ponemos en la tesitura de que desaparece el estado de alarma, hay que pensar en qué instrumentos y protocolos nos transmitan cierta tranquilidad", ha agregado en referencia a los servicios y a "avanzar en fortalecer el sistema sanitario nacional". 

Sobre el sistema educativo ha dicho que hay que "intentar" que se reincorpore en "las condiciones más cercanas a la realidad de siempre". "Si algo nos une y socializa a los niños es verse. Yo no trabajaría en medida de meter miedo a la comunidad educativa sino confiar en las comunidades educativas", ha añadido.