Los gallegos y vascos que residen en el extranjero están viendo agravadas las dificultades para rogar el voto de cara a las elecciones autonómicas a causa de la pandemia.

La cita con las urnas en Galicia y País Vasco tendrá lugar el próximo 12 de julio en medio de una crisis sanitaria y económica con impacto directo en los desplazamientos, por lo que tanto el lehendakari Iñigo Urkullu como el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo han animado a utilizar el voto por correo.

Sin embargo, en el caso de los expatriados la falta de información y de planes para facilitarles los trámites están levantando ampollas. La plataforma Marea Granate, que agrupa a miles de emigrantes españoles -entre ellos vascos y gallegos que quieren ejercer su derecho al voto en los próximos comicios- denuncia "la ausencia total de medidas propuestas por los gobiernos autonómicos convocantes, así como por el Ministerio de Exteriores".

A falta de subsanaciones en el censo, 463.163 electores gallegos (17,2% del total) y 75.990 vascos (4,2% del total) están inscritos en el Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA).

Pocos o ninguno de ellos podrá votar debido a dos problemas añadidos por la crisis de la covid-19: la imposibilidad de desplazamientos a los consulados y las serias anomalías de funcionamiento en los servicios postales

"Pocos o ninguno de ellos podrá votar debido a dos problemas añadidos por la crisis de la covid-19 al ya de por sí difícil voto exterior: la imposibilidad de desplazamientos a los consulados y las serias anomalías de funcionamiento en los servicios postales en todo el mundo", explican desde la asociación.

Según los afectados, los servicios consulares se encuentran "bajo mínimos" y algunos, incluso, no están operativos. Además, dicen, los servicios postales dan "nulas garantías de recepción y envío de la documentación electoral".

"Comprendemos que el contexto de pandemia mundial dificulta todos los aspectos del proceso , incluso para los propios residentes en España. Sin embargo, asistimos atónitas a la ausencia total de medidas propuestas que pudieran aplacar la imposibilidad de facto del voto emigrante este próximo 12-J", critican.

Sin información sobre cómo abordar los trámites en pandemia

"Ni siquiera se ha facilitado información básica sobre cómo abordar los trámites en estas especiales circunstancias", añaden desde la plataforma.

Los afectados demandan que se permitan las inscripciones y solicitudes de voto a distancia para los emigrantes que quieran inscribirse por primera vez,a sí como para los residentes temporales en el exterior.

Además, piden que los ruegos de votos que ya se solicitaron en la anulada convocatoria del 5 de abril se sigan considerando efectivos o, en su defecto, que las anteriores claves telemáticas sigan siendo válidas.

"En general, tanto el ruego por vía telemática como el ruego por vía postal serán difícilmente ejecutables, dados los problemas de los envíos postales. Puesto que el fax es la última opción para poder rogar, ¿se facilitará su uso?", preguntan a las administraciones. Marea Granate pide información precisa, aumento del número de faxes disponibles para recepción y acuse de recibo oficial.

Las subsanaciones a las inscripciones y ruegos, explican, difícilmente podrán ejecutarse, ya que se mantiene como requisito la presencialidad de formularlas en el consulado. "Es necesario recordar que en muchos países siguen en pie las restricciones de desplazamiento en radios bastante pequeños fuera de la residencia o que directamente está prohibida la circulación", advierten. Quieren saber por qué no se ha barajado la subsanación telemática.

Ausencia de un protocolo sanitario para votar presencialmente

Los afectados denuncian que no se hayan ampliado todos los plazos para poder rogar el voto y hacer los correspondientes trámites, como el envío del voto al consulado. Además critican de la ausencia de un protocolo sanitario para poder ejercer el derecho al voto presencialmente en los consulados.

"Nos preocupa que a día de hoy sea imposible el envío de valijas diplomáticas, ya que el protocolo de estas exigen un vuelo directo, y las comunicaciones aéreas hacia y desde España están interrumpidas en su gran mayoría. Es difícil prever el estado de las comunicaciones aéreas en julio, y es por ello necesario contar con un plan de contigencia para un escenario muy plausible de vuelos directos escasos o inexistentes", añaden.

Marea Granate exige "transparencia" sobre el envío de votos hasta las Juntas Electorales correspondientes y el compromiso de que éstas podrán ser enviadas y recibidas a tiempo para el recuento. La asociación insiste en la necesidad de reformar la LOREG para garantizar el voto exterior.

"En el actual contexto, con una crisis sanitaria de persistencia posiblemente prolongada y que imposibilita enormemente las comunicaciones con el exterior, urge que dicha reforma se lleve a cabo cuanto antes", zanjan.